Realidad Alterna | Hawking y la importancia de una mente brillante.

in Lourdes Cano Vázquez/PlumasLF

Por: Lourdes Cano Vázquez.

Hay de aportaciones a aportaciones, el mundo es lo que es hoy, gracias a quienes apostaron a su curiosidad y dotados de buena dosis de talento lograron hacer descubrimientos o inventar las cosas sin las que no podríamos vivir hoy en día; es tan sencilla nuestra vida, que no la podemos imaginar sin un baño con drenaje, sin tener agua limpia con solo abrir la llave o pedir un medio de transporte con un solo dedo.Se lo debemos a quienes descubrieron que hervir el agua evitaba el cólera o que las vacunas son un método de prevención de enfermedades que ahora parecen inofensivas, pero que en su momento fueron  graves epidemias. Lo que nos detenemos poco a pensar, es a quiénes les debemos las certezas que se tienen sobre el universo en que habitamos y nos permitan comprender el curso natural de cosas tan complejas como el tiempo y el espacio.

A lo largo de los años, me han intrigado cosas como el por qué existimos como raza humana, el origen de nuestro planeta y las condiciones que permiten nuestra supervivencia, si es posible viajar en el tiempo, qué sucede si mi cuerpo queda expuesto en el espacio, qué es un agujero negro, qué son en realidad las estrellas y por qué las vemos millones de años luz después de que hayan desaparecido o incluso pensar en la inmensidad que habitamos y todo lo que pueda llegar a contener; ahí es donde me detengo a pensar en las aportaciones relevantes a nuestra posición como especie.

La física es quizás una de las ciencias más incomprendidas por la sociedad y es probablemente la más fascinante de todas; busca la solución a las preguntas más complejas y al origen de todo. Quien domine la física es considerado un genio, por lo que implica su estudio, y porque un avance en cualquiera de sus disciplinas es muy relevante, aunque poco perceptible para el común de la población.

En este siglo XXI vivimos en una época decadente para la humanidad, por su contexto actual y la carencia que tenemos de mentes valiosas que hagan posible la constante evolución de la especie, el día de ayer falleció Stephen Hawking, uno de esos genios en extinción que más luz ha dado a la inmensidad del universo y lo puso al alcance de la mano a las personas que como yo, curiosas pero que no logramos dominar la ciencia compleja que lo explica.

El aporte de Hawking es más que material para la ciencia, es un legado para toda la humanidad; sus estudios sobre física trascenderán mucho más que su vida terrenal, significan más que los de cualquier otro científico o estudioso moderno, porque fue además un ejemplo de templanza y sobrevivencia, prevaleció en él la voluntad de conocer, más que todos los obstáculos que la vida le puso para impedir que continuara; lamentablemente con su pérdida, queda un espacio vacío en una sociedad consumida por lo superfluo y que regresa cada vez a su estado más primitivo, necesitamos más como él y muchos menos como los que abundan en cada calle, los que lejos de aportar, nos arrebatan lo poco bueno que nos queda.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Latest from Lourdes Cano Vázquez

inicio letra fria