-Realidad Alterna- Ascenso y caída del Frente por México

by Lourdes Cano Vázquez 11

 

Lulu1Por: Lourdes Cano Vázquez

13/diciembre/2017 (LF) Este viernes llegaron juntos Alejandra Barrales, Dante Delgado y Ricardo Anaya, sonrientes, rodeados de militantes importantes, estaba ahí Santiago Creel, Federico Doring, Jesús Zambrano y Jesús Ortega caminando juntos, intentando demostrar unidad y amistad; registraron juntos Por México al Frente intentando dar las señales correctas, sin embargo se han equivocado.

Están apostando mal y van a volver a perder. Aunque se consolidó el Frente por el que nadie daba un centavo, lo que se consumó en el INE el viernes pasado es un acto grotesco de simulación, que al igual que hace seis años alimenta las ambiciones desmedidas de un megalómano vanidoso que no concibe la idea de que exista una mejor posibilidad que él para gobernar.

Lo que sucedió en el INE esa noche fue la entrega de la candidatura a Ricardo Anaya; el presidente del PAN decidió destruir a su partido con tal de cumplir la obsesión de estar en la boleta electoral en 2018; Alejandra Barrales por su parte, cedió sin refutar, porque es la única vía para conseguir la candidatura por la Ciudad de México, un acto grotesco y vergonzoso.

La democracia de la que tanto hablan les importa un carajo, de nada valen sus críticas al PRI cuando ellos realizan las mismas prácticas, el destape de Anaya no es tan distinto al de Meade, al igual que la autoproclamación de AMLO por  Morena. Definieron sus opciones por caprichos, sin importar si son competitivas o no.

Hace seis años cuando AMLO terminó siendo candidato por la alianza de PRD, PT y Movimiento Ciudadano pasó algo muy parecido, los partidos se equivocaron dejando que López Obrador cumpliera su capricho, a un lado se quedó Marcelo Ebrard, que a todas luces parecía una opción mucho más sensata. Terminaron perdiendo porque con tal de no dividirse, permitieron que su candidato impusiera las condiciones del juego

Lo mismo está pasando hoy con el Frente; Ricardo Anaya no es un candidato competitivo, llegará a las elecciones porque de no ser el candidato, se iba a llevar los 15 o 20 puntos porcentuales que vale hoy su partido y se la iba a jugar él solo; quien se quedó a un lado esta vez fue Miguel Ángel Mancera, el jefe de gobierno de la Ciudad de México, quien parecía una opción más adecuada y prefirió retirarse, pues permanecer en una contienda jugando con las reglas del oponente era no sólo un suicidio político, también era prestarse al juego de simulación para que Anaya se legitimara como candidato.

Entonces ¿en qué son diferentes ellos del PRI? Con qué argumentos y con qué calidad moral van a debatir que son la mejor opción para ganar si también saben elegir por dedazo e incluso se alían con el adversario, con tal de eliminar al partido hegemónico; es en realidad grotesco el espectáculo, esperan resultados distintos a los del pasado pero no actúan en consecuencia a ello. Lo que queda más en evidencia, es que en México no existe la verdadera izquierda, lo que hay es un antipriismo añejado y será en torno a ese sentimiento que gire el proceso electoral que dicho sea de paso, recién comienza.

Comments are closed.