El caminante | ¿Turistas o viajeros en la era digital?

Jorge Martínez retoma su columna El Caminante y ofrece su perspectiva acerca de las facilidades turísticas de las que gozan los viajeros del siglo XXI.

Por: Jorge Arturo Martínez Ibarra

Autlán de Navarro, Jalisco. 23 de diciembre de 2019. (Letra Fría)

“Viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente”

 Mark Twain

Actualmente, la accesibilidad del costo de los medios de transporte, la diversificación de rutas (terrestres, ferroviarios y aéreas), la apertura de nuevos destinos y las alternativas de hospedaje económicas son algunas de las circunstancias que han permitido a cada vez más personas viajar y conocer el mundo.

A ello se le suma el auge de las tecnologías de la información y los medios de comunicación que nos permiten conocer lugares, personas y fenómenos que hace cincuenta años resultaba imposible. Repentinamente, es posible encontrar en diferentes medios electrónicos una diversidad de información sobre los destinos  que nos interesan a través de imágenes, sonidos, videos, comentarios o estadísticas.

Este proceso ha permitido a miles de personas programar viajes, estancias y traslados de manera remota, con mucha anticipación y con la posibilidad de acceder a diversas opciones, muchas de ellas mucho más económicas que a las que se tenía acceso anteriormente. Además, múltiples portales permiten conocer opiniones de otros visitantes a los lugares, sobre ofertas de hospedaje gratuito o compartido en los destinos y de innumerables opciones para hacer más económico, placentero, emocionante o cómodo el viaje.

La facilidad contemporánea de conocer previamente un lugar, de trasladarse rápidamente de un sitio a otro, de permanecer un corto tiempo en él y de posteriormente desplazarse nuevamente, le otorga otro sentido a los viajes.  Por otro lado, una vez realizado, las redes sociales comparten tales experiencias: Instagram, Facebook,  selfies, memes, videos y gifs que dan cuenta de las andanzas de estos nuevos turistas.

 “Los turistas no saben dónde han estado, los viajeros no saben hacia dónde están yendo”.

Paul Theroux

Súbitamente, empezamos a viajar, a recorrer el mundo, a visitar infinidad de lugares, a compartir nuestras experiencias… no obstante, la contradicción es latente. El turista, generalmente, cuenta con una agenda previamente planeada y muy saturada debido a los horarios de las actividades que va a realizar y a su prioridad de conocer la mayor cantidad de lugares en el menor tiempo posible; por ello, es probable que programe solo algunas horas para recorrer una zona, acompañado de un guía que le informe las generalidades del lugar.

Así, el turista, por falta de tiempo, frecuentemente admira la cultura regional por las artesanías, obras de arte, gastronomía o sitios emblemáticos disfrutados fugazmente con la esperanza de obtener una revelación cuando comparta sus experiencias en las redes sociales y los usuarios realicen comentarios sobre esta experiencia.

Quizás la mayor diferencia radica en que el viajero realmente está interesado a sumergirse en la cultura, tradiciones y bellezas de los lugares que visita, a dedicarle tiempo a actividades, fenómenos o lugares que no están previamente programados, como una charla con un lugareño, una comida, un recorrido o una estancia que se extendió del tiempo considerado originalmente y que permitió obtener experiencias extraodinarias, a veces ni siquiera consideradas.

En este sentido, viajar se convierte en una posibilidad de descubrir mundos desconocidos a través de la optimización de las prácticas realizadas. La espontaneidad, lo inesperado, las emociones, las vivencias y en ocasiones el azar y la aventura propician que para los viajeros, cada salida se transforme en una experiencia personal que nos marcará para toda la vida.

“Hay mucha diferencia entre viajar para ver países y para ver pueblos…”

Jean Jacques Rousseau

LL/LL

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Licenciado en Biología, Diplomado en Conservación de Recursos Naturales, Diplomado en Manejo Integral de Microcuencas, Maestro en Ciencias en Recursos Naturales y Desarrollo Rural, Doctorado en Recursos Bióticos.

Profesor e Investigador del Centro Universitario del Sur de la Universidad de Guadalajara. Coordinador de diversos proyectos de investigación sobre conservación de recursos naturales, educación ambiental, turismo rural, desarrollo comunitario y medios audiovisuales. Coordinador de dos libros y coautor de seis capítulos de libros. Autor de diversos artículos científicos.

Columnista en Letra Fría.

Deja una respuesta