/

El gabrielense don Porfirio Corona Covarrubias, protagonista en la vida de El Grullo, Jalisco

José de Jesús Guzmán Mora, cronista de San Gabriel, en su columna "Desde el llano rulfiano", escribe acerca de la vida y obra de don Porfirio Corona Covarrubias, un personaje gabrielense que se convirtió en líder protagonista de la municipalización de El Grullo. Hoy le recordamos a 153 años de su nacimiento.

Por José de Jesús Guzmán Mora, Cronista de San Gabriel, Jalisco.

Autlán de Navarro, Jalisco, 25 de septiembre de 2022. (Letra Fría).- A lo largo de la historia del pueblo de San Gabriel, Jalisco, han destacado numerosos personajes en la vida política de otros pueblos, ciudades o estados; uno de ellos, que destacó fuera de su terruño, fue don Porfirio Corona Covarrubias, quien a la postre se convertiría en el líder protagonista de la municipalización de El Grullo, Jalisco, ocurrida en el año de 1912.

Anuncios

Porfirio Corona Covarrubias,
 1869-1940. (Foto Cortesía).

Este singular personaje nació en la Villa de San Gabriel, Jalisco, el 15 de septiembre de 1869; y fue registrado dos días después, tal como lo asienta el acta número 320 del libro de nacimientos de ese año. Fue el segundo hijo del señor Ángel Corona Michel y de doña Simona Covarrubias Madrigal.

Los abuelos paternos del pequeño Porfirio eran don Luis Corona y doña Fermina Michel; por el lado materno lo eran don Hermenegildo Covarrubias y doña Guadalupe Madrigal, ambos ya fallecidos cuando nació el pequeño Porfirio.

Fue bautizado con el nombre de J. Porfirio el 17 de septiembre del mismo año de su nacimiento en la parroquia de su pueblo natal por el Padre don Leonardo Cervantes; fueron sus padrinos don Ignacio Corona, y su abuela paterna doña Fermina Michel.

Acta de nacimiento, Porfirio Corona Covarrubias, de 1869.
Archivo del registro civil de San Gabriel, Jal.

Don Porfirio Corona tuvo como hermanos a María Herculana, Hermenegildo (Alberto), Eliseo, Francisco, José de Jesús, Ma. Dolores, Fernanda, Severiana, Altagracia, Ramón, Guadalupe, Aurelia, Toribia y Simona.

Tres hijos de don Ángel Corona Michel, nacieron, se registraron y fueron bautizados en San Gabriel:

  • María Herculana, el 7 de noviembre de 1867.
  • Porfirio, el 15 de septiembre de 1869.
  • Hermenegildo, el 23 de abril de 1871, muere al siguiente día y lo llama “Alberto”.

El pequeño J. Porfirio emigró con sus padres al rancho de San Lorenzo municipio de Ejutla, Jalisco aproximadamente en 1872 después del nacimiento de Hermenegildo, allí nacieron algunos de sus hermanos pues se afirma en el acta de matrimonio de Porfirio -en 1892- que su padre don Ángel tiene veinte años radicando en San Lorenzo. Estudió allí los primeros años y adquirió una primera preparación, además recibió de sus padres los valores morales y religiosos propios de una familia cimentada en el respeto a sus mayores, la responsabilidad, el valor de la palabra empeñada y el temor de Dios.

Terminó la primaria a los trece años de edad. De San Lorenzo partió a Colima e ingresó al Seminario, estando a punto de ordenarse sacerdote ya que recibió las primeras órdenes, amén de una esmerada educación y preparación, aprendió a dominar perfectamente el latín, entendía el italiano, sin embargo, por diversas razones (entre ellas por no poder cumplir fielmente el voto de castidad) abandonó los estudios; en ese Seminario fue compañero del Presbítero don Jerónimo Pérez Llamas, con quien le unió una gran amistad.

Regresó a San Lorenzo y continuamente viajaba a Ejutla en donde conoció a Fernanda García de Alba Corona, quien posiblemente nació en 1875; y de quien se enamora  y le propone matrimonio. Don Porfirio emigró a Amacuautitlán, municipio de Tonaya y ahí radicó entre 1891 y 1892.

Su nieta doña Conchita Corona Pelayo, hija de don Alberto Corona García de Alba, residente en El Grullo, entrevistada en su casa en diciembre de 2011, me dijo… “mi abuelo Porfirio se casó con la señorita Fernanda García de Alba Corona de aproximadamente diecisiete años de edad, nativa de Ejutla, en donde vivieron una corta temporada”.

Efectivamente, don Porfirio formalizó su noviazgo con la señorita Fernanda García de Alba Corona y en febrero de 1892, se presentan ante el oficial del Registro Civil de Ejutla, acompañados de sus padres, y piden ser presentados para que corran los trámites que les lleve enseguida a unirse civilmente como esposos.

Pasados los rigurosos quince días y después de los exhortos y demás requisitos que debían de cumplir los contrayentes, se unen en matrimonio civil el día 21 de febrero de 1892.

Después de vivir un corto tiempo en Ejutla, emigraron a San Lorenzo donde nacieron sus primeros hijos: Ma. Dolores, Daniel y Clementina.  Se establecen enseguida en El Limón donde ven nacer y crecer a:

  • María Josefina (20 de enero de 1903).
  • Elvira (27 de septiembre de 1904).
  • María Carmen (12 de julio de 1906).
  • José (21 de noviembre de 1907).
  • María del Carmen (19 de noviembre de 1908).
  • Alberto (28 de enero de 1913).
  • Alfonso (¿?).
  • Abel (28 de mayo de 1919) de quien dijo era el 15° décimo quinto hijo, los dos últimos nacieron en El Grullo; por ese tiempo declaró ser comerciante.

Alfonso moriría en la ciudad de México a los 22 años de edad y Abel fenecería muy pequeño.

Cuando registró a su hijo Abel declaró que su profesión era la de amanuense, es decir, escribiente de un despacho u oficina.

Cuando vivió en El Limón, Jalisco, en el año de 1904 en su casa estaba instalado el teléfono público; allí junto con su hermano Eliseo se involucró en la administración pública, llegando a ocupar el puesto de Comisario Político y el encargado del Registro Civil, haciendo mejoras en esa localidad; firmaba entonces como Porfirio N. Corona.

Según la información de su nieta Conchita Corona Pelayo, entrevistada en su domicilio, “… por diferencias con algún personaje de esa localidad estuvo a punto de ser asesinado, ya que recibió un disparo cerca de su ojo izquierdo que le hizo perder temporalmente la memoria, recobrándola poco tiempo después, motivo por el cual se retira de esa comunidad”.

Don Porfirio, se destacaba por ser una persona muy activa y de facilidad de palabra, siempre ayudando a las personas que más lo necesitaban, elaboraba escrituras  por lo cual obtenía buenos ingresos económicos.

Ya instalado en la población de El Grullo en el año 1909, estableció su domicilio en Hidalgo No. 7, en este lugar desarrolló una labor importantísima. Don Porfirio Corona Covarrubias, dejó escritas sus memorias en un libro empastado, usando tinta indeleble; se nota por la caligrafía de su letra y su estilo de redactar que era una persona ampliamente preparada, que conocía de leyes, de correspondencia, de religión, de gestiones ante las autoridades, pues su paso por el Seminario de Colima, le había dotado de gran preparación e inteligencia y un bien esmerado don de gentes.

Esas narraciones las conserva la señora María Concepción Corona Pelayo que vive en la calle de Hidalgo No. 37 “A” en El Grullo, también conserva fotografías y un sinfín de publicaciones y artículos relacionados con sus ancestros. Al gabrielense don Porfirio Corona Covarrubias se le puede considerar el primer cronista de El Grullo, pues heredó un magnífico manuscrito.

En esas crónicas describió hechos, lugares, fechas, personajes, acontecimientos, vida y costumbres del feraz Valle de El Grullo, siendo Congregación de Autlán, también narró su paso a la categoría de Comisaría Política y su decisivo paso para constituirse en municipalidad, narrando tanto los trámites legales de la separación de Autlán, así como los principales acontecimientos y la edificación de lo que es hoy esa progresista ciudad.

Como ejemplo citaremos lo siguiente: describe cómo fue que el Vicario y Presbítero Febronio Rodríguez intervino para la construcción del Curato y una escuela particular en 1894-1896.

Cita a don Valentín Velasco como la persona que realizó en 1899, junto con Felipe Valencia, Cesáreo Velasco, Mariano Velasco, Miguel Velasco, Albino Velasco, Claudio Curiel, Gabino Pérez, Amador González, Martín Nava, Santiago Rivera, Magdaleno  López, Leandro Pérez, Ricardo Pimienta, Pablo Pimienta, Benito Pimienta, Agapito Pérez, Urbano Rosales Covarrubias y José Rosales, los trámites para que la Congregación de El Grullo fuera ascendida a Comisaría Política y Judicial, y en consecuencia que se decretara el ascenso de tal categoría el 29 de septiembre de 1900.

Como primer Comisario Municipal actuó don Urbano Rosales Covarrubias, “… en vista de que don Valentín Velasco, propuesto por el Jefe Político de Autlán no quiso aceptar dicha Comisaría”.  Se señala como primer tesorero a don Rafael G. Villaseñor.

Actuando en calidad de “cronista” don Porfirio Corona sigue describiendo quiénes desempeñaron cargos en la Agencia de Correos, y cómo se instaló el servicio telefónico, la construcción de la primera cárcel y de la Plaza de Armas dedicada a la memoria del General don Ramón Corona, la puesta en servicio del alumbrado público, etc., etc.

Respecto del servicio telefónico, tan importante mejora en 1910, señala que en esta fecha don Vicente Manzano, quien residía en El Limón, instaló una línea telefónica que comunicaba a los pueblos de Autlán, El Grullo, Ejutla, Unión de Tula, Tonaya, Apulco, San Gabriel, Sayula y Ciudad Guzmán. A él se debe, junto con su paisano el también gabrielense don Valeriano Zamora Villalvazo, que se iniciaran todas las gestiones ante el Congreso del Estado para elevar a esta comunidad en cabecera de municipio en su calidad de Secretario del Comité.

Por lo tanto, Porfirio Corona Covarrubias fue, junto con otros prohombres, quien trabajó incansablemente para la consecución del municipio de El Grullo.  Fue su primer Secretario una vez constituido el Primer Honorable Ayuntamiento.

Por su carácter afable, extrovertido y servicial, tenía una gran amistad con el Dr. José María Casillas, diputado por el Distrito de Autlán, con quien más de una vez comentó sus deseos de que El Grullo se erigiera en municipio libre independizándose de Autlán. Así en marzo de 1912, le escribe una carta, (la que se transcribe respetando la ortografía) en los siguientes términos:

El Grullo, Jal., marzo 31 de 1912.

Señor doctor José María Casillas

Guadalajara. Muy señor nuestro y fino amigo:

Recordando la iniciativa de Ud. con la cual se despertó el vecindario de éste lugar la entusiasta idea de hacer Municipio este pueblo, nos permitimos por medio de la presente, pedir la valiosa opinión de Usted; y tomando en cuenta, no solo el interés que mostró sobre el particular, sino también que Ud. se encuentra rodeado de un círculo de personas ilustradas, pedimos su ayuda para orientarnos en el asunto indicado y por eso desearíamos que nos dijera Ud. Cuáles son los primeros pasos, que debemos dar para poner la primera piedra, a una empresa de tanta importancia, como es el proyecto indicado.

Al hacer a Usted ésta consulta en lo privado, con la esperanza de ser atendidos, nos es grato reiterarle nuestro reconocimiento anticipado; y en espera de sus gratas letras, nos suscribimos de Usted atentos amigos y S. S.

FIRMADOS: Amador González, Juan Vargas, Miguel R. Zepeda, Pablo Gómez, Francisco Rosas, Valeriano Zamora, Pedro Gómez, Porfirio Corona.

Porfirio Corona (Rúbrica).

De  izquierda a derecha: Porfirio Corona Covarrubias,  Alberto y Elvira Corona García de Alba, Fernanda García de Alba, Abelito Corona García de Alba y Otilia García de Alba,  cerca de 1920. Foto: Archivo de doña Conchita Corona P.

Enterados los vecinos más caracterizados de los trámites que debían de hacerse y con la idea fija de “independizarse” de Autlán, se dieron cita en la calle de Hidalgo número 7 y allí se dio la…

Primera sesión en la casa de Porfirio Corona

En El Grullo, a las nueve de la noche del día veintitrés de abril de 1912, mil novecientos doce, reunidos previa citación, en la casa habitación del señor Porfirio Corona los ciudadanos: Urbano Rosales, Francisco Rosas, Valeriano Zamora, Pedro y Pablo Gómez, José Andrade, Amador González, Epigmenio C. Fregoso, Joaquín Ynclán, Ambrocio Espinosa, Maclovio García, J. Guadalupe Velázquez, Jesús Corona, Jesús Madera y el mismo Porfirio Corona; éste último a quien se le concedió el uso de la palabra expuso:

Que el objeto de esta reunión, ha sido promover la erección de esta Comisaría, en Municipalidad, como lo tienen sabido la mayoría de los presentes: Que los elementos generales con que cuenta ésta localidad, para fundar la solicitud a quien corresponda, son demaciado competentes para sostener los gastos de un Municipio; que habrá que exponer en la solicitud las razones siguientes:

La distancia entre ésta población y la de Autlán que es la cabecera; la difícil comunicación de ésta con aquella en el temporal de aguas, por el río que la interrumpe; La necesidad de una Autoridad, que por ser el apoyo del pueblo representado por el Ayuntamiento, sea competente para atender las necesidades de sus habitantes, de cuyo número, que según el Censo de 1910, fue de 3123; resulta la necesidad de que las Escuelas Oficiales sean de tercera clase o de segunda si fuere posible.

Que siendo municipio, podrán ser debidamente atendidos por los miembros del Ayuntamiento, los diversos ramos o comisiones que se refieran respectivamente; a la higiene, a la salubridad, al aseo y  alumbrado público, al ornato y demás.

La proposición indicada con las razones manifestadas, se aprobó por unanimidad  de votos.

En tal virtud se hicieron los siguientes acuerdos: Que a la mayor brevedad se haga el ocurso dirigiéndolo al H. Congreso del Estado salvando todo conducto de la cabecera de este Municipio para evitar oposiciones anticipadas; Que en el ocurso se pida para esta población las Comisarías de El Limón y El Chante; Que todos los presentes firmarán la presente solicitud y procuraremos que la firmen la mayoría de los vecinos; Que dada la necesidad de activar los diversos trámites, que se relaciona con este proyecto, debe nombrarse una Junta Directiva o Comisión Permanente, que tome a su cargo todas las promociones.

Discutido y aprobado este punto, se acordó que los miembros de la referida Comisión, se nombren por escrutinio secreto, como se hizo desde luego; habiendo resultado electos por mayoría de votos los siguientes:

Presidente                                         Valeriano Zamora

Vice-presidente                                Francisco Rosas

Tesorero                                            Amador González

Sub-tesorero                                    Pedro Gómez

Secretario                                         Porfirio Corona

Pro-secretario                                 Joaquín Ynclán

Terminada la votación y puesto en conocimiento el resultado, aceptaron respectivamente sus nombramientos, ofreciendo cumplir debidamente sus cargos.

En esta forma quedó instalada la Mesa Directiva, considerándose como vocales los demás ciudadanos presentes y los que sin estar presentes sean conformes en apoyar el proyecto de referencia. Se acordó además, que el Secretario se encargue de hacer el ocurso, recoger las firmas y dar cuenta en la siguiente sesión que se verificará el día veintiocho del corriente a fin de que se reúnan mas personas.

Se dio por terminada esta sesión que desde luego fue aprobada por unanimidad  y firmaron.- Firmados los que siguen: Urbano Rosales, Pablo Gómez, Francisco Rosas, Joaquín Ynclán, V. Zamora, J. G. Velázquez, José Andrade, E. C. Fregoso, Amador González, Porfirio Corona, J. Jesús Corona, Ambrocio Espinosa, Pedro Gómez, Jesús Madera.

Siguen otras firmas de los que apoyan este proyecto y que no estuvieron presentes en la sesión: Severiano Preciado, Rafael G. Villaseñor, M. Monroy,  Ygnacio V. Uribe, Francisco Salazar, J. E. Cisneros, J. Lorenzo G. Rosales, Sabino Barragán, Juan Naranjo, Félix Morán, Eutimio D. Covarrubias, Juan Pelayo, Zacarías Y. Barbosa, Gregorio N. Camacho, Juan Q. Flores, Cesario Vázquez, Marcos R. González, Pedro Vázquez, Silvestre González, Honorato González, Eduardo García, Felipe Flores, Brígido Rosas, Agustín Rivera, J. Jesús M. González, José C. González, Manuel Villaseñor, Graciano Pimienta, Francisco R. Contreras,  J. Daniel Cedeño, Melquiades Corona, Carlos Ramírez, Prudencio Pérez, J. L. G. Rosales, Andrés Villaseñor, Salvador Covarrubias, Abundio Pérez, Ascención Díaz, Francisco Figueroa, Josafat Gómez, Helidoro Barragán, Virgen Zepeda y Felipe Mojica.

Porfirio Corona (Rúbrica).

Se pedía, pues, que El Grullo fuera la cabecera municipal y se le anexaran El Limón y El Chante. Esta proposición, como ya quedó asentado, fue aprobada por unanimidad de los presentes en la reunión.

A don Porfirio Corona, en calidad de Secretario, le tocó elaborar el oficio con fecha 28 de abril y presentarlo, junto con sus compañeros integrantes de la Comisión Francisco Rojas, Pedro Gómez y Brígido Rosas, el 3 de mayo de 1912, en la Secretaría del Congreso de Jalisco en Guadalajara. La multicitada solicitud presentada fue redactada de la forma siguiente:

Al H. Congreso del Estado.

Guadalajara.

Los que suscribimos, mayores de edad, y vecinos de esta Congregación haciendo uso del derecho que nos concede el Artículo 8 de la Constitución General, con el respeto debido a esa Superioridad exponemos:

Animados por un verdadero espíritu de progreso y patriotismo, que nos hace consentir en el adelanto intelectual y material hemos tomado la firme resolución de pedir la erección de ésta Comisaría, en Municipalidad; permitiéndonos anotar a continuación las razones en que fundamos nuestra solicitud.

El número de 3123 habitantes que comprende ésta Comisaría, según el censo practicado en 1910, nos parece de gran significación; resultando de dicha cantidad, más de 300 niños de ambos sexos en edad escolar, que requieren establecimientos de una categoría propia de un Municipio, por ser imposible que en las escuelas de cuarta clase, como los que hay aquí, se impartan los conocimientos que proporcionan las de tercera o segunda clase.

Los elementos pecuniarios con que cuenta la Comisaría, son competentes para sufragar los gastos de Municipio una vez erigido, cuyo ingreso durante los seis meses posteriores fue de $ 1,046.00 sin comprender cantidades que directamente ingresan a la cabecera. El egreso del mismo período fue de         $ 550.00.

La distancia entre esta población y Autlán, que es la cabecera del Municipio, y del 6° Cantón, es de veinticinco kilómetros aproximadamente, motivo por el cual, aquella cabecera no siempre atiende debidamente nuestras necesidades, principalmente en el tiempo de aguas, que por las fuertes avenidas del río se interrumpe la comunicación con graves perjuicios de nuestros intereses. Este río pasa dos kilómetros retirado de esta localidad.

Además, siendo esta Congregación de mucho movimiento por ser el punto indispensable que tocan los pasajeros del 9° al 6° Cantón, y por ser igualmente el centro de varias fincas o Haciendas de ésta misma comprensión, se registran frecuentemente acontecimientos que alteran el orden público y la paz de las familias, resurgiendo de esto, la necesidad de una Autoridad competente que, contando con el apoyo del Ayuntamiento y la fuerza pública sea suficiente para atender todas las necesidades y sofocar todo movimiento de desorden; elementos de que siempre carecen las Comisarías; pues los simples Comisarios tienen atribuciones y facultades muy limitadas, tanto en el orden administrativo, como en el orden judicial, ya sea del orden civil o del penal.

Erigiéndose en Municipalidad esta Comisaría, se podría organizar con elementos propios, un servicio de policía como lo requieren las circunstancias; y se tendría la dotación suficiente de alumbrado en la población, de lo cual carece completamente, porque la partida de tres pesos mensuales que el Honorable Ayuntamiento de Autlán ha destinado en su Presupuesto para ese objeto, es insignificante, comparada con que verdaderamente debería gastarse para tener medianamente servido ese ramo.

No es de menos importancia el ornato público. Hace algún tiempo, que muchos de los vecinos avivando la idea del progreso, se preocupan por mejorar sus fincas, y debido a ello se cuenta con algunos empedrados en las calles; más como la posibilidad de llevar a efecto tales mejoras no la tiene la mayoría, se hace necesaria una cantidad destinada a mejoras públicas; así podrían quedar empedradas todas las calles, para evitar esa inmensidad de polvo, que por el tráfico  se producen en este tiempo, así como los fangos y lodazales en el temporal de aguas; resultando como consecuencia legítima de tales defectos, las enfermedades palúdicas, que precipitan al sepulcro a tantas víctimas.

Hace algún tiempo se estableció una Junta particular de Mejoras que trabajó con tenacidad para construir la Cárcel pública que está en servicio con tres departamentos. Ygualmente se inició la construcción de una Plaza de Armas, que después de grandes sacrificios por lo excesivo del gasto  pues se invirtió en ella más de un mil pesos y quedó a medio construir con un embanquetado de ladrillo por el lado exterior y otro al interior en forma de círculo. No se terminaron las mejoras de referencia porque faltó el apoyo de un Gobierno que ayude a moralizarse a los particulares con su dinero.

Por lo expuesto, suplicamos a esa Honorable Asamblea, se sirva tomar en cuenta las razones manifestadas y concedernos si a bien lo tiene, que previos los trámites legales, se erija en Municipalidad, ésta Comisaría. Ygualmente nos permitimos indicar a esa Superioridad que, ésta población por tener los elementos necesarios, podrá ser la cabecera del Municipio, anexándole como lo pedimos, las Comisarías de El Limón y El Chante, cuyas poblaciones cuentan con 2710 y 2315 habitantes respectivamente según el censo general de 1910. La primera de éstas se encuentra a una distancia de ocho kilómetros de ésta población y de unos veinte la segunda.

Es justicia que pedimos protestando lo necesario.

El Grullo, abril 28 de 1912.

Están firmados los siguientes; Valeriano Zamora, Ygnacio M. Aguilar, Epigmenio C. Fregoso, Agapito Pérez, Plutarco Flores, Francisco Contreras, Ynocencio R. Preciado, José Carbajal, Francisco M. Naranjo, Antonio Villaseñor, J. Jesús Corona, J. Guadalupe Velázquez, Francisco R. Contreras, Merced González, Severiano Preciado, Margarito Morán, José M. Santana, Manuel Villaseñor, Juan Pelayo, Gregorio N. Camacho, Zacarías Y. Barbosa, Porfirio Corona, Ramón Pérez, Silvestre González, Emigdio Curiel, Amador González, Melquiades Corona, Juan Vargas, Regino González, Felipe Flores, Manuel Monroy, Miguel R. Zepeda, Eustaquio Rentería, Urbano Rosales, Florencio Mancilla, José E. Cisneros, Rafael G. Villaseñor, José C. González, Pedro Quintero, Jacinto García, Eduardo García, Pablo Pimienta, Apolonio Enríquez, Félix Morán, Gumecindo Mojica, Santiago Barragán, Marcos González, Joaquín Ynclán, Daniel Corona, Daniel Cedeño, Efrén Ramos, Pedro Vázquez, Pablo Gómez, J. Jesús M. González, J. Lorenzo G. Rosales, Pedro Mojica, Guillermo A. Velasco, Juan A. Velasco, Norberto Lima, J. Ascensión Díaz, Maclovio García, Abundio Pérez, Abrahán Águila, José González, Graciano Pimienta, Teófilo Pimienta, Francisco Salazar, Espiridión Preciado, Francisco Rosas, Albino Corona, Bríjido Rosas, Primo F. Pérez, Salvador Pérez, Pedro Gómez, Ygnacio M. Pérez.

Aprobado y sin discusión alguna, se acordó por todos los presentes, que el anterior escrito será presentado en Guadalajara por una Comisión compuesta de: los señores Francisco Rosas, Pedro Gómez, Brígido Rosas y Porfirio Corona, quienes darán cuenta en su regreso del resultado y se citarán de nuevo a los vecinos. No habiendo otro asunto de qué tratar se levantó la sesión. Firmados. V. Zamora, Francisco Rosas, Amador González, Joaquín Ynclán, Porfirio Corona.

La Comisión arriba indicada presentó el ocurso el día 3 de mayo de 1912 en la Secretaría del Congreso.

Una vez que se entregó al Lic. Manuel Martiniano Tortolero, representante del Congreso Estatal, la comisión grullense rindió informe de los gestiones, para lo cual celebraron una segunda reunión que se desarrolló -como la anterior y subsiguientes- en la casa de don Porfirio.

Sesión celebrada el 7 siete de mayo de 1912

A las nueve de la noche se abrió la sesión con asistencia de la Mesa Directiva y veinticinco ciudadanos.

Leída y aprobada el acta de la sesión anterior, la Comisión que fue a Guadalajara dio cuenta circunstanciadamente de su encargo. Expuso: Que el ocurso fue presentado al Doctor Casillas Diputado por el 6° Cantón; que este señor lo presentó el día tres del corriente, habiendo quedado a cargo del Licenciado Manuel M. Tortolero, quien recibió de los Comisionados la ampliación necesaria sobre los puntos en él contenidos, para rendir el dictamen respectivo al Honorable Congreso; que el referido señor Casillas, así como el señor Tortolero manifestaron buena voluntad para ayudar en lo posible al éxito a que se refiere el ocurso y que ya se pedirán al Ayuntamiento de Autlán los informes correspondientes a la solicitud, a cuya indicación, la Comisión antes dicha, suplicó al señor Tortolero, que dichos informes fueran pedidos por conducto del Señor Jefe Político, en cuyo acuerdo quedó conforme. Enterados todos los presentes del resultado que dio a conocer la Comisión, el Presidente de la Mesa Directiva, expuso que sería oportuno nombrar otra Comisión de otros cuatro vecinos, que se presentarán ante el Jefe Político, dándole a conocer todo lo tramitado, con objeto de prepararlo, para obtener mejor éxito en el informe, que de por sí tubiere  que rendir aquel funcionario. Esta Comisión, previa su aprobación, recayó en los CC. Juan Vargas, Pablo Gómez, J. Guadalupe Velázquez  y Porfirio Corona, quienes aceptaron dicho encargo y se obligaron a verificar el viaje el día nueve del corriente mes.

No habiendo otro asunto de que tratar, se levantó la sesión.

Firmados: V. Zamora, Francisco Rosas, Amador González, Pedro Gómez, Joaquín Ynclán y Porfirio Corona.

Hubo una serie de sesiones en el H. Congreso del Estado en el que se debatieron puntos a favor y puntos en contra de la erección en municipio, finalmente ese cuerpo legislativo declaró, el 13 de diciembre de 1912, que El Grullo se había hecho Municipio, para surtir efecto a partir del día 1° de enero de 1913, publicando el siguiente…

Decreto 1528 que eleva a El Grullo a municipalidad, 1912

José López Portillo y Rojas,  Gobernador Constitucional del Estado Libre y Soberano de Jalisco, á los habitantes del mismo Estado, hago saber:

Que por la Secretaría del H. Congreso del Estado, se me ha comunicado el decreto siguiente:

“Número 1528.- El Congreso del Estado decreta:

Artículo primero.- Se erige en Municipalidad la Comisaría de El Grullo, juntamente con la de El Limón y la ranchería de El Ahuacate que se segrega de la Comisaría de El Chante, anexándose a El Grullo, que será la Cabecera de la Municipalidad.

Artículo segundo.- El Ayuntamiento se formará de 5 Munícipes propietarios y 5 suplentes.

Artículo tercero.-  Habrá un Alcalde propietario y un suplente.

Artículo cuarto.-  Se convoca á elecciones de Munícipes y Alcaldes para el domingo 29 del actual, á fin de que los nuevos funcionarios entren á desempeñar sus cargos el día 1° de enero de 1913.

Artículo transitorio. Mientras el nuevo Ayuntamiento presenta su presupuesto y éste se aprueba, se recaudarán en el territorio de la Municipalidad los impuestos que corresponden á las actuales Comisarías de El Grullo y El Limón y la ranchería del Ahuacate, según el presupuesto Municipal de Autlán. Salón de Sesiones del Congreso del Estado.- Guadalajara, 13 de diciembre de 1912.

Firmados: M. M. Tortolero. D.P.-    L. C. Robles. D.S.-     J.  Verea. D.P.S.-“

Por tanto, mando se imprima, publique, circule y se le dé el debido cumplimiento.

Palacio del Gobierno del Estado. Guadalajara, 14 de diciembre de 1912.

José López Portillo y Rojas.

L. Mendoza. Sub-Srio.

El mismo día de la sesión del H. Congreso, don Porfirio Corona mediante mensaje telegráfico, informó a don Manuel Monroy que El Grullo se había convertido en municipio libre de Jalisco, y que por lo tanto, se prepararan los festejos para celebrar tan magno acontecimiento.

Una vez informada la ciudadanía del triunfo tan grande que representaba para los grullenses la erección en cabecera municipal, se debían de dar otros acontecimientos especiales, tales como organizar las elecciones para el Primer Ayuntamiento y luego los festejos, programas e invitaciones para celebrar lo que tanto habían deseado.

“El municipio nace en un marco nacional cargado de novedades revolucionarias, aunque aquí parecía que no pasaba nada…”. “La alegría y la fiesta fue en grande, ya que esta nueva época libraba al pueblo de El Grullo de mucho lastre, y removía contrapesos y rémoras, que enfermaban y exacerbaban su dependencia con Autlán”, escribía en 1999 a don Jesús Negrete Naranjo.

Uno de esos grandes festejos fue el que la Comisión Organizadora implementó por tan fausto acontecimiento. Esta convivencia en donde se ofreció un té a las familias distinguidas estuvo amenizada por la Orquesta del Profesor Onofre Pérez y fue ofrecido en la casa de la señora Juana Rosas viuda de Gómez.

La feligresía católica, dirigida por el Párroco don Simón Pedro Cobián, también se unió a los festejos por lo que se celebró una misa de acción de gracias, en la que se pidió fervorosamente por el éxito del Primer Ayuntamiento, (como dato curioso es necesario destacar que estuvo como Vicario de Apango, Parroquia de San Gabriel, desde el 24 de abril de 1924 hasta el 28 de febrero de 1925 en donde administró 64 bautizos legítimos, uno reservado y unió en matrimonio a 16 parejas, permaneciendo en la comunidad durante más de diez meses).

Para organizar las elecciones a munícipes y proponer candidatos se realizó una Convención, misma que se desarrolló del modo siguiente:

Convención

En El Grullo, a las nueve de la noche del día 17 de diciembre de 1912, estando presentes en el salón de la Escuela Oficial de niños, los ciudadanos que al final suscriben, se le concedió la palabra al señor Porfirio Corona Covarrubias quien expuso: Que el objeto de esta reunión es para formar una Convención y apoyar una candidatura de Munícipes propietarios y suplentes, que deban funcionar en el próximo 1913.

A moción de la Mesa Directiva del “Partido Aquiles Serdán” se dio lectura a la expresada candidatura formada por las personas que figuran a continuación:

Munícipes

Propietarios                                                    Suplentes

Valeriano Zamora                                         Amador González

Pedro Gómez                                                   Manuel Monroy

Urbano Rosales                                              Abundio Pérez

José Andrade                                                   J. Guadalupe Velázquez

Silvestre González                                         Eugenio Espinoza

Alcaldes

Propietario                                                     Suplente

Bartolo C. Rivera                                            Epigmenio Espinosa

Sin mayores discusiones fue aprobada, tomando en consideración que nada significaban las pequeñas modificaciones hechas por el “Partido Aquiles Serdán”, si se considera la ventaja que resulta de unirse dicho Partido con el Católico, a fin de apoyar una sola candidatura, en la cual el pueblo independiente también está conforme con ella. En tal virtud se hicieron los siguientes acuerdos:

Que será apoyada esta candidatura, procurando por todos los medios obtener su triunfo; Que se lanzará un Manifiesto en el cual se haga constar la Convención que se ha celebrado; Que se mandarán imprimir las boletas correspondientes erogando los gastos por ambos partidos.

Igualmente se acordó por mayoría de votos, que una Comisión integrada por los señores Bartolo Rivera, Porfirio Corona, Manuel Monroy, Pablo Gómez, Silvestre González, Severiano Preciado, Amador González y Jesús Corona, pasaran cuando lo crean oportuno al pueblo de El Limón, presentándoles la candidatura que se ha formado, a fin de saber en lo particular si es de su aprobación.

Los señores Eduardo García y Porfirio Corona, se acordó, redactarán el Manifiesto y las boletas para mandarlas imprimir.

No habiendo otro asunto que discutir se levantó la presente acta que firmaron para constancia:

Eduardo García, Valeriano Zamora, Manuel Monroy, Esteban Velasco, Francisco Salazar, Pablo Gómez, E. C. Fregoso, Norberto Lima, Amador González, J. G. Velázquez, Leopoldo López, Eugenio C. Espinoza, B. C. Rivera, Francisco M. Naranjo, Andrés Villaseñor, Ignacio V. Uribe, J. Jesús Corona, Silvestre González, Francisco Figueroa, Felipe Mojica, Romualdo Zavalza, Porfirio Corona, Delfino Ávalos, José E. Cisneros, J. Jesús M. González, Pedro Gómez, José Andrade.

Una vez concluida esta animada Convención, los encargados de redactar tanto el Manifiesto como el texto de las boletas para las elecciones, los señores García y Corona, cumplieron puntualmente su comisión, y en fecha oportuna dieron a conocer el siguiente…

Manifiesto a la sociedad de El Grullo

Al público. Convención de los Partidos “Católico Nacional”  y  “Aquiles Serdán”.

“Conciudadanos: Es llegado el día en que podemos dar una prueba manifiesta del adelanto en la marcha del progreso, ideal sublime que desde tiempos lejanos vivifican las nobles aspiraciones de los vecinos que forman esta Congregación. Si damos una mirada retrospectiva, encontraremos en la historia de los hechos, algunas gestiones que se hicieron para obtener la erección de esta Comisaría en Municipalidad.

Fracasaron en otros tiempos esas tendencias de justa ambición por el engrandecimiento del pueblo porque faltó la constancia, elemento indispensable, que ayuda moralmente a la consecución de un fin, o porque en los tiempos dictatoriales la justicia solo de nombre era conocida y se concedía a quien mejor la pagaba.

Hoy, que gracias al buen criterio y conducta honrada del H. Cuerpo Legislativo del Estado, se ha obtenido la erección de esta Municipalidad bajo el Decreto 1528 de fecha 13 del actual, justo es el entusiasmo en los vecinos de este humilde pueblo, por acercarse a las urnas electorales del 29 del corriente a depositar su voto a favor de la candidatura que ha nacido al calor de un fuego intenso de patriotismo y progreso.

El “Partido Católico” y el Club “Aquiles Serdán”, celebraron una Convención, para sostener y propagar esa candidatura, que tenemos la honra de presentar a continuación para conocimiento del público, permitiéndonos invitar sinceramente a los honorables vecinos de El Limón y El Ahuacate a trabajar por la referidas candidatura para el Primer Ayuntamiento, que deberá tomar posesión el día primero del entrante enero.

Munícipes

Propietarios                                                           Suplentes

  1. C. Valeriano Zamora                                    C. Amador González
  2. C. Pedro Gómez                                              C. Manuel Monroy
  3. C. Urbano Rosales                                         C. Abundio Pérez
  4. C. José Andrade                                              C. J. Guadalupe Velázquez
  5. C. Silvestre González                                    C. Eugenio Espinoza

Alcaldes

Propietario                                                        Suplente

C. Bartolo C. Rivera                                       C. Epigmenio Espinosa

Al presentar al público los partidos convencionados esta candidatura para Ayuntamiento y Alcaldes, tienen la plena seguridad de que será bien recibida por todas las clases sociales, puesto que todas ellas han tenido sus representantes al discutirse la personalidad de los ciudadanos que la forman; y debió ser así en realidad toda vez que lograron unificarse, en el presente caso, aún elementos antagónicos que otros juzgaban irreconciliables.

El Grullo, Jal., diciembre de 1912.

El Presidente del “Partido Católico”: Pedro Gómez.

Por el Club “Aquiles Serdán”: Eduardo García.

Secretario                     Secretario

Manuel Monroy               J. G. Velásquez

Una vez realizadas las elecciones municipales en las que el pueblo participó de manera entusiasta, resultaron con el compromiso de dirigir los destinos de El Grullo -tomada la protesta y puestos de acuerdo internamente- las personalidades que en el acta respectiva se consignan. El acto de entrega-recepción realizado el 1° de enero, estuvo a cargo del último Comisario Político don Miguel R. Zepeda, quién además tomó protesta al nuevo Ayuntamiento Constitucional.

Este acto se verificó en un salón de la Escuela Particular de Niñas del Presbítero don Jerónimo Pérez Llamas, en lo que es actualmente la esquina de Obregón y Niños Héroes.

Acta de toma de protesta de Ayuntamiento 1913

En El Grullo, a las diez de la mañana del día primero de enero de mil novecientos trece, estando presentes en el Salón destinado para Sesiones de Ayuntamiento los ciudadanos Valeriano Zamora, Pedro Gómez, Urbano Rosales, José Andrade y Silvestre González, Munícipes propietarios y los señores Amador González, Manuel Monroy, Abundio Pérez, J. Guadalupe Velázquez y Eugenio Espinoza,  suplentes, así como también los ciudadanos Bartolo C. Rivera y Epigmenio C. Fregoso, Alcaldes propietario y suplente respectivamente; ante el C. Miguel R. Zepeda, Comisario Político, todos con el fin de rendir ante este funcionario la protesta de ley para tomar posesión de sus respectivos cargos; fueron interrogados en la forma siguiente:

¿Protestáis, sin reserva alguna, cumplir y hacer cumplir la Constitución General de la República, la Particular del Estado, Las Leyes de Reforma y las que de unas y otras emanen, así como las del empleo que entráis a desempeñar?

Los interrogados contestaron separadamente: Sí, protesto.

El Comisario añadió: Si así lo hiciereis, La Nación, El Estado y El Municipio, os lo premien, y si no, os lo demanden.

Y estando conformes firmaron para continuar la sesión Los Munícipes Propietarios.

Valeriano Zamora, Urbano Rosales, Pedro Gómez, Manuel Monroy,  Silvestre González, José Andrade, Eugenio C. Espinoza, Abundio Pérez, J. Guadalupe Velázquez, Amador González, Bartolo C. Rivera y Miguel R. Zepeda. (Rúbricas)

Porfirio Corona. (Rúbrica).

En seguida, instalado el Ayuntamiento, se procedió al nombramiento  de Presidente y Vicepresidente en cumplimiento con el Decreto del Ejecutivo del Estado, de fecha 31 de octubre de 1911, habiendo resultado electo Presidente con cuatro votos el C. Urbano Rosales, y con tres votos para Vicepresidente el C. Valeriano Zamora.

Declarados los nombramientos en forma indicada y bajo la presidencia del mismo señor Rosales, se hicieron los siguientes nombramientos: para Secretario el C. Porfirio Corona, para Tesorero el C. Manuel Monroy, para Síndico el C. Francisco Rosas, siendo aprobados dichos nombramientos por unanimidad de votos.

En seguida, repartió el presidente las Comisiones, en la forma siguiente: Ynstrucción y mejoras materiales a cargo del C. Pedro Gómez; Ornato y Aseo público el C. Silvestre González; Alumbrado, Caminos y Cementerio el C. José Andrade; Sanidad, Rastro y Jardines el C. Valeriano Zamora; Hacienda y Policía el mismo Presidente. Para terminar designó la Corporación el Jueves a las cuatro de la tarde para celebrar sus sesiones, dándose por terminada esta.

Urbano Rosales.              Valeriano Zamora.              Pedro Gómez.

José Andrade.                         Silvestre González.

Porfirio Corona. (Rúbricas).

                                                                                    Srio.

Primer Ayuntamiento y discurso 1913

PRESIDENTE MUNICIPAL:                                       Urbano Rosales.

VICEPRESIDENTE MUNICIPAL:                             Valeriano Zamora Villalvazo.

REGIDORES:                                                                   Urbano Rosales, Valeriano Zamora Villalvazo, Pedro Gómez, José Andrade, Silvestre González.

SÍNDICO MUNICIPAL:                                                Francisco Rosas.

SECRETARIO GENERAL:                                           Porfirio Corona Covarrubias.

TESORERO MUNICIPAL:                                           Manuel Monroy C.

“Terminada la sesión, en la cual se tomó posesión los Munícipes, solo se pudo copiar la siguiente alocución:

Señores:

Enero primero de mil novecientos trece; grandiosa fecha, que los habitantes de este lugar sabrán guardar en la memoria como la más notable de su autonomía política.

Han tomado posesión los primeros regidores del pueblo. Esta Corporación Municipal, pondrá la primera (piedra) en el gran edificio de su administración política. El pueblo representado por su Ayuntamiento, ha llegado al segundo peldaño de la civilización. Ha dado un paso en la historia del progreso y comienza la nueva era de su independencia.

Una población, que por los medios legales adquiere su elevación a la categoría de Municipalidad, es una población, que sintiendo la plétora de su vida y la conciencia de su vigor, es impulsada por la mayor edad a procurar su emancipación y autonomía relativa, sí, pero de gran significación política y social para avanzar con paso firme a la mirada al progreso, que es el eterno idealismo de la humanidad y por eso corre incesantemente en pos de los mirajes y espejismos que le deja vislumbrar el porvenir entre sus nebulosidades.

Más independencia en el orden administrativo, mejor impartimiento en la justicia, elevación de las Escuelas de instrucción primaria, a la categoría de tercera o segunda clase, facilidad para vigilar dichos establecimientos, injerencia más directa en su propio bienestar, por tener ya el derecho de nombrar sus autoridades y cuidar especialmente los diversos ramos de la administración municipal, como son: el aseo, la higiene, el alumbrado, los caminos, los cementerios y la moral pública por la buena organización de la Policía.

Hé, aquí las grandes ventajas de una Municipalidad, sobre la simple Comisaría. Por (eso) es tan justificado  el regocijo que anima a los habitantes de esta patria chiquita, que hoy cumple doce años en su estado categórico de Comisaría, para celebrar su nuevo ascenso en el orden civil.

Conciudadanos: Si hemos comprendido las ventajas que nos resultan por este acontecimiento, debemos cumplir nuestros deberes sociales, manifestándonos respetuosos a las Autoridades constituidas y reconociendo la Ley por norma y de esta manera estaremos compensando de buena voluntad el engrandecimiento del pueblo. Sabido es, que la unión es la base del progreso; porque la unión identifica las aspiraciones de los padres de familia; en esta localidad también debe considerarse como base del progreso el aseo y la higiene; sin ellos no se tiene la salud, y no habiendo salud, no hay animación para nada, porque las fuerzas (se) debilitan y perjudican al individuo y lo imposivilitan para todo; en una palabra, no habiendo unión y salud, no hay progreso.

Por esto es que el Ayuntamiento, al fijar su mirada en la higiene, tendrá indudablemente que obrar con energía, y esa energía podríamos llamarla exigencia o modestia; más no sucederá tal cosa si atendemos a sus veneficos resultados en favor de la sociedad. Ygualmente podríamos decir de las demás Comisiones; entre las cuales se con(si)deran: el alumbrado público, el blanqueo esterior de las fincas y los empedrados y embanquetados de las calles; todas ellas demandan gastos de consideración, que deben salir de la misma sociedad mediante Impuestos que todos tendremos que erogar de una manera equitativa.

Reconozcamos pues, que si tenemos derecho a disfrutar de servicios públicos, atendidas que sean las Comisiones, también estamos obligados a prestar la ayuda que nos corresponde en la forma en que las leyes y reglamentos nos designen.

Honorables miembros del Ayuntamiento: Aquí tenéis un pueblo que sabrá estimar las arduas labores que váis a comenzar; un pueblo que aspira por el orden y tiene sed de que la justicia siembre sus reales entre nosotros.

En nombre de este pueblo os doy el parabién y os presento la más cordial felicitación y las más sinceras manifestaciones de adhesión y respeto.

Dije. Porfirio Corona.

Una vez que tomó posesión del gobierno municipal, éste despachó los asuntos más urgentes en un salón de la casa habitación de don Urbano Rosales, la que convertida en Oficina Municipal fue prestada de manera gratuita durante todo el año de 1913. Al siguiente año cobraría $ 3.00 mensualmente por concepto de renta. Del registro cronológico de las autoridades que gobernaron el municipio de 1913 a 1947, se toma solo el registro del año de 1913.

Presidentes municipales que estuvieron en el año de 1913…

Año y fechas.         1913.

Urbano Rosales, de enero hasta abril.

Valeriano Zamora Villalvazo, todo mayo.

José Andrade, todo junio.           

Urbano Rosales, julio, agosto y septiembre.

Pedro Gómez, todo noviembre.

Urbano Rosales, todo diciembre.

El 20 de enero de 1913, se registró la mayor erupción del Volcán de Colima, la ceniza oscureció el día en el Valle de Zapotlán, en el llano de San Gabriel, pueblo que se encontraba en plenas fiestas taurinas; llegando hasta el Valle de El Grullo, los relámpagos y truenos fueron incesantes lo que presagiaba algo terrible, los pobladores de la extensa región estaban aterrados,  los reportes señalan que el material volcánico fue arrastrado por el viento hasta Saltillo, Coahuila, después vino una fuerte tormenta y la vida siguió su curso. Los acontecimientos duraron hasta el día 24. Las fiestas patrias de 1913 en El Grullo, revistieron un acto especial, pues el primer Ayuntamiento puso todo su énfasis en que lucieran lo mejor posible.

En otro orden de ideas, a felicidad completa para don Porfirio llegaría el día 28 de enero de este año, ya que ese día nació su hijo Alberto. Porfirio tuvo la dicha de conservar a sus padres durante muchos años, ya que en enero de 1917, organizaron y celebraron junto a sus hermanos las bodas de oro de sus progenitores por cincuenta años de vida matrimonial. Circularon elegantes invitaciones entre sus amistades para participarles tan significativo acontecimiento, que se llevó a cabo en El Limón, Jalisco. Sus padres habían celebrado su matrimonio canónico en San Gabriel, el 30 de enero de 1867, recibiendo la bendición del señor Cura don Manuel Echeverría y Castillo.

En 1917 don Porfirio Corona propuso a don Margarito Serratos que era dueño de una dínamo, la idea  de instalar la energía eléctrica en el jardín principal con la idea de que fuese estrenada durante las fiestas patrias y la kermesse del día 16; colocaron focos de 25 bujías, esta mejora duró apenas un mes pues la iluminación era insuficiente.

“En octubre de 1920 y por acuerdo del H. Ayuntamiento, fue Porfirio Corona a Guadalajara con objeto de conseguir el 5° Año en las Escuelas de este lugar. El Director Miguel Ayala, concedió que ese año dieran el 5° año los Directores de estas Escuelas, lo cual se llevó a efecto. Para este asunto no hubo ningún escrito y después se suspendió este asunto.

Porfirio Corona”.

En los apuntes inéditos de Porfirio Corona, se narra brevemente cómo fue que se formó una Banda de Música a iniciativa de personajes distinguidos del laborioso municipio de El Grullo.

Asienta que en marzo de 1928, don José M. González, escribe una carta a don Ricardo Preciado que residía en San Gabriel (en 1920 vivía en El Grullo y era el director de una incipiente Orquesta), con la idea de que le consiguiera los instrumentos musicales para la creación de la citada organización musical, pues se sabía que los músicos de la Hacienda del Rincón querían venderlos. Finalmente la operación de compra-venta se realizó y el mismo señor Preciado factura la venta con un precio de $527.96, los instrumentos  fueron puestos en San Gabriel.

En El Grullo se recibieron los instrumentos el día 5 de mayo y comenzaron los ensayos, las primeras melodías en ritmo de Fox trot fueron “Damasco” y “Lola” partituras obsequiadas por don José M. González. Finalmente, la Banda de Música, hizo su debut el 15 de septiembre de 1928, engalanando las fiestas patrias, tocando en el kiosco del Jardín “Ramón Corona“.

Don Porfirio –según palabras de su hermano Eliseo- “… era amante de coleccionar dichos y refranes populares y toda clase de decires breves, los anotaba o los subrayaba, porque tenía mucha afición a esas figuras de pensamiento, en alguna ocasión externó su deseo de publicarlas. Fernanda su esposa era muy afín a Porfirio en eso de los dichos y refranes, dicho que oía o refrán que escuchaba, luego se lo guardaba anotándolo; Alberto su hijo, aprendió muchísimos y heredó esa vena, cuando platica siempre cierras sus conversaciones con esos refranes o dichos, bien dicen que lo que se hereda, no se hurta”.

Don Porfirio Corona Covarrubias falleció en El Grullo, Jalisco, el 17 de febrero de 1940, en su persona se percibían varios estragos a causa de la lesión que sufrió (por el balazo); entre lo que perdió, fue su buen juicio y parte de su buena conducta.

En 1963, al cumplirse el 50 aniversario de la creación de El Grullo como municipio, se organizaron varios festejos por parte del H. Ayuntamiento, de la Junta de Mejoramiento Moral, Cívico y Material, así como la Junta de Festejos; las actividades se desarrollaron del 13 al 21 de enero, coincidiendo prácticamente con las fiestas patronales. Hubo conciertos, desfiles y juegos florales, serenatas, corridas de toros, charreadas, bailes, juegos deportivos y castillos.

Con ese mismo motivo el Congreso del Estado emitió el Decreto estatal número 7780, publicado el 27 de diciembre de 1962, en el que se le otorga el título de Ciudad a la población, esto como reconocimiento al patriotismo, laboriosidad y civismo de sus habitantes. Era Presidente Municipal el C. Lino Hernández Preciado.

En 1987 y para celebrar el 75° aniversario de la creación de municipio, el pueblo de El Grullo organizaría un selecto programa de actividades.

Entre ellas, el Maestro Manuel Moreno Castañeda, escribió y publicó “1912 El Grullo lucha por su autonomía” basado en las crónicas de Porfirio Corona, en esa publicación describe de manera clara que esta población se erige en municipalidad, bajo la tutela de Porfirio Corona Covarrubias y Valeriano Zamora Villalvazo.

En esta misma fecha, el pintor local Ramón Zamora, realizó un mural en el Salón de Sesiones de Ayuntamiento, esta obra plasmada en tres muros, sintetiza la historia de El Grullo, el tercer muro está dedicado al momento histórico en que el primer Ayuntamiento rinde protesta y toma posesión de su encargo, en la parte central destaca la efigie de Porfirio Corona Covarrubias.

También se diseñó y aprobó el Escudo de Armas del municipio, obra del C. Octavio Ramos Gutiérrez,  el H. Ayuntamiento Constitucional 1986-1988 lo aprobó como escudo oficial.

REFERENCIAS

  • GUZMÁN MORA, José de Jesús. Cuatro personajes de San Gabriel en la vida de El Grullo, inédito, San Gabriel, Jalisco, 2012.
  • MICHEL VELASCO, Leonel y coautores. Crónicas de Porfirio Corona, 1877-1938 a 100 años de la municipalidad de El Grullo, Jalisco, primera edición 2013. Grafisma Editores, S. A. de C. V. Guad. Jal.

RUBIO SÁNCHEZ, Pedro. El Grullo, Jal., 100 años de Municipio, 1912-2012. H. Ayuntamiento de El Grullo, 2010-2012. Temacilli Editorial, Guadalajara, Jalisco. Diciembre de 2011, primera edición.

MV

Profesor, músico y cronista municipal, originario de San Gabriel, Jalisco.

El 1° de septiembre de 1994, recibió el nombramiento de “Cronista de la ciudad”, de manos de la autoridad municipal.

Es miembro Cofundador de la Asociación de Cronistas Municipales del Estado de Jalisco, A. C., desde el 19 de octubre de 1996.

Primer cronista vitalicio de San Gabriel, desde el 28 de julio de 2010.

En noviembre de 2011 se integró a la Asociación de Cronistas Municipales del Occidente de México, formada por Jalisco, Colima, Michoacán y Nayarit.

Con treinta y cinco años de servicio en el magisterio estatal en primaria y secundaria, es maestro jubilado desde el 1° de junio de 2011.

Ingresó como consocio a la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco, Capítulo Sur, el 15 de octubre de 2016 con el tema: “La hacienda de Nuestra Señora de Guadalupe del Salto del Agua”.

De 2009 a 2021 fue el responsable del Archivo Histórico Municipal de San Gabriel, Jalisco.

Ha publicado una treintena de libros con temas históricos, genealógicos y monográficos. Ha participado en la prensa jalisciense, en revistas locales y en programas de radio y televisión estatal, nacional y del extranjero.

Correo: cronistademipueblo1994@hotmail.com

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad