Encuentros | El nuevo coronavirus: La enfermedad que nos cambió la vida

en Plumas

En esta ocasión, Oswi Ramos reflexiona en torno a las políticas que los gobiernos federal y estatal han tomado a propósito de la llegada del coronavirus al país.

Por: Oswaldo Ramos López

Autlán de Navarro, Jalisco. 24 de marzo de 2020. (Letra Fría) A finales de diciembre del año pasado, desde aquel primer anuncio de que en China ocurrió una mutación del coronavirus, rápidamente la enfermedad se ha propagado y ahora es casi imposible no abordar este tema en nuestras charlas cotidianas o en la información que nos comparten los medios. En nuestro país las conversaciones en torno a este tema se han intensificado y paulatinamente vivimos las medidas de adopción para prevenir el contagio, hasta llegar a los escenarios de hoy en día, en donde un silencio y una calma inusual se hacen presentes en nuestras calles.

En este contexto, se han presentado dos escenarios en cuanto al actuar gubernamental. El primero de ellos es el que corresponde al gobierno federal, en donde las opiniones se han dividido respecto a la manera en que se ha afrontado la situación y en donde (salvo en algunos momentos) las declaraciones y posturas más lúcidas han estado a cargo del Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell. Aunque también hay que decirlo, la propagación del virus a nivel nacional ha sido porcentual, más no exponencial, lo cual indica que aunque los casos se han incrementado, aún nos encontramos dentro de los parámetros previstos, no obstante las medidas de prevención deberán orientarse hacia una visión de mayor seriedad en la contención, pues el entorno de este fenómeno así lo demanda.

Y por otro lado, el escenario de los gobiernos locales (estatales y municipales), en donde desde luego, sobresale el caso del estado de Jalisco. En nuestra entidad las medidas de prevención no se han hecho esperar y se anticiparon incluso a las que se estaban implementando en lo nacional, dando el primer gran paso desde el 17 de marzo, cuando fue decretada la suspensión de clases presenciales en instituciones de educación superior, seguido de las restricciones para la operación de bares, restaurantes, cines y cafés, hasta la vigente consigna de permanecer en nuestros hogares por 5 días. Los datos indican que en nuestro estado amanecimos el día de ayer, 23 de marzo, con 45 casos confirmados, de los cuales 4 de ellos al momento no han presentado síntomas, con la lamentable noticia de un deceso cuya causa se encuentra relacionada con el nuevo coronavirus.

Sin duda el fenómeno al que nos enfrentamos debe tomarse con toda seriedad, pues de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, los casos a escala global superan ya los 330 mil; la gran amenaza radica en que, de seguirse incrementando los casos, los servicios de salud y la capacidad atención se verán colapsados. Tal es la situación de Italia, donde ante la desesperación que vive aquella nación, ven esperanza en un noble gesto de fraternidad por la ayuda que en manos de médicos cubanos ha llegado.

La omisión a lo que sucede no es una alternativa, las dependencias gubernamentales competentes deben enfocar sus esfuerzos en atender lo que en esencia les compete, la política debe estar del lado de la salud y del bien común, mientras la sociedad asuma un rol protagónico al acatar medidas de seguridad e higiene personal. Esperemos que esta situación pase y que un abrazo o un apretón de manos dejen de ser un peligro.

Dicen que “de lo malo se aprende”, y una de las lecciones que esto nos está dejando es la necesidad de explorar alternativas que desde lo local nos permitan generar un desarrollo más equitativo, nuestros hábitos de consumo en verdad son relevantes, pues tienen la capacidad de inclinar la balanza a favor del sistema capitalista o de nivelarla un poco más hacia las pequeñas y medianas empresas y hacia pequeñas y pequeños productores.

En este momento, la situación nos demanda distancia. Cuando todo esté bien, toquemos a la puerta de nuestras vecinas y vecinos y no dudemos en ver en qué nos podemos ayudar.

LL/LL

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio