Encuentros | El presupuesto federal y las prioridades para 2020 – segunda parte

en Plumas

Oswaldo Ramos López y Javier Medina continúan con la reflexión en torno al presupuesto federal y los recortes al sector ambienta.

Por: Oswaldo Ramos y Javier Medina

Autlán de Navarro, Jalisco. 15 de octubre de 2019. (Letra Fría) En la entrega pasada hablamos sobre los presupuestos que el gobierno federal tiene previsto destinar para el siguiente año y por lo que hemos podido ver, parecen tan cuestionables las prioridades como los asuntos que perfilan para quedar de lado.

El sector salud, aún con los retos tan grandes que tiene, se encuentra en un panorama en el que tiene proyectado una reducción del 0.1% respecto a su presupuesto asignado para este año; la Secretaría de Educación Pública apenas ve un incremento del 1.8% para 2020 y a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales difícilmente le saldrán las cuentas, pues parece que verá una nueva reducción en su presupuesto que ahora será de del 7.7 por ciennto .  

Sin duda, no hay tema libre de escrutinio en cuanto a cómo el gobierno federal afrontará las necesidades de su población. Más allá de las cantidades asignadas, lo que debe imperar es una adecuada utilización de los recursos públicos, esquemas de planeación que permitan emplearlo de manera efectiva al margen del despilfarro, la corrupción y las prácticas clientelares. Pero algo que tampoco puede dejarse de lado es el límite entre la austeridad y el debilitamiento institucional.

En este panorama, Medio Ambiente es uno de los sectores que ve seriamente limitada su operatividad y alcances. El horizonte apunta nuevamente hacia una agenda nacional que no ve una prioridad en la protección de ecosistemas y recursos naturales, los cuales deberán ser atendidos desde lo local.

Para bien o para mal, el tiempo pasa rápido y en poco más de 5 meses nos acercaremos a la víspera de una nueva primavera, con la que seguramente la voracidad en forma de llamas se abalanzará sobre nuestros bosques. Los incendios forestales rápidamente han ido mutando su origen del descuido al oportunismo, y las medidas que permitan hacer frente a esta realidad se seguirán trazando desde la reacción. La pregunta parece que ya no es si tendremos declaratorias de contingencias ambientales, sino cuántas. Si esto sucede así, en un corto plazo terminaremos de recorrer un circuito que incluyó bosques en llamas, lluvias torrenciales, inundaciones frecuentes y crisis por epidemia de dengue. Hemos visto de todo y parece que poco se hace.

La lucha debe concentrase en entender que queda poco tiempo. En 1992 una niña de nombre Severn Suzuki habló ante las Naciones Unidas en la cumbre de Río y dijo lo que ahora se demanda en voz de Greta Thunberg. La principal palanca de desarrollo debe estar en el gasto en Medio Ambiente y energías renovables.

El concepto de bien común es fácil encontrarlo dentro de discursos políticos, más allá del tema que se aborde o la ideología de quien vocifera. Pero el reto reside en la capacidad de entender lo que se dice y hacer que las palabras tomen forma en la vida diaria de las personas. Difícilmente podremos abatir condiciones de pobreza y desigualdad si tenemos ecosistemas enfermos. Medio Ambiente tiene profundas implicaciones en lo político y lo social y desde ahí podemos hacer viable nuestra subsistencia y la de las generaciones futuras.

Estaba en la preparatoria cuando en la materia de ciencias naturales nos hablaban de unos tales recorridos o tour del horror. Se trataba de visitas guiadas a vertederos de residuos y ahí podíamos ver lo que sucedía con nuestros desechos una vez que emprendían su viaje desde nuestras casas en el camión recolector. Zopilotes, lixiviados y olores desagradables dominaban el paisaje y lo lamentable es que el panorama no es tan distinto en estos días.

En nuestro estado, tenemos también un ejemplo de esos tours cuyo escenario está en el río Santiago y ojalá el siguiente escenario no esté en nuestros bosques que se ven más desolados a cada año.

Cambiemos esa realidad y construyamos escenarios en los que podamos tener aire más limpio, agua corriente limpia, bosques sanos y comunidades prósperas.

LL/LL

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio