Hogares autlenses, con violencia y carencias en la atención preventiva | EspecialLF

En 2019 Autlán de Navarro se ubicó en el cuarto lugar a nivel estatal por violencia familiar; según cifras del IIEG, hubo 14 reportes por cada 10 mil viviendas. La colonia Echeverría registró el mayor número de reportes, enseguida Colinas del Sur y Valle del Vergel. La violencia que más se ejerce en los hogares es la psicológica.

La UAVI no cuenta recursos humanos y físicos suficientes para atender la demanda provocada por la violencia familiar. 

Por: Esther Armenta

Autlán de Navarro, Jalisco. 18 de abril de 2020. (Letra Fría) Con 14 reportes por cada 10 mil viviendas, en 2019 Autlán de Navarro se ubicó en el cuarto lugar a nivel estatal por violencia familiar, según cifras del Instituto de Información Estadística y Geográfica de Jalisco (IIEG). 

En total, en 2019 hubo 114 reportes de violencia familiar en la cabecera municipal. La colonia que registró el mayor número de reportes fue la Echeverría, con 12.

De acuerdo con información obtenida por esta redacción -vía transparencia- en el mismo periodo, destacaron tres colonias más: Colinas del Sur con 10 reportes, y Valle del Vergel y Centro con 9 cada una.

Estos casos informados a la Comisaría Municipal de Seguridad Pública, institución que -durante los últimos dos años, 2018 y 2019- ha atendido 263 llamadas referentes a agresiones en casa.

En 2018 el número de reportes por violencia en el hogar fueron menores: recibió 149 llamadas por violencia familiar, de las cuales 15 provinieron de la colonia Centro, 9 de Camichines y 8 de las colonias Ejidal y Valle del Vergel, territorios que encabezaron los tres primeros lugares en ese momento.  

«El panorama en Autlán es violento»: UAVI

Dentro del municipio existen dependencias que se dedican a la atención de personas violentadas por algún miembro de su familia, tal es el caso del Sistema DIF Municipal, instancia que cuenta con la Unidad de Atención a la Violencia Intrafamiliar (UAVI), que es coordinada por Natalia García Hernández. 

García Hernández, quien además es responsable del área jurídica dentro de la Unidad de Atención, compartió a Letra Fría el panorama de violencia familiar que experimenta el municipio, al cual definió como evidente:

“El panorama en Autlán es violento, la violencia también está en otras áreas del DIF Municipal, desde los adultos mayores que son abandonados por sus hijos. La violencia familiar se manifiesta de diferentes maneras y en distintos miembros de la familia, pero sí una gran cantidad de la población de Autlán es violenta y eso no es favorecedor porque es poca la población autlense que vive en un entorno de paz. Recordemos que la violencia no es física y aquí predomina la psicológica”, explicó en entrevista.

Los principales tipos de violencia en las familias, registrados por el DIF Municipal son: física, psicológica, económica y sexual, las cuales son mayormente hechas hacia las mujeres autlenses. 

“En 2020 tenemos 10 casos con expediente abierto por violencia de los cuales 9 son mujeres y 1 es un hombre, eso habla de 90 por ciento son mujeres (…) y en general del 80 al 90 por ciento de víctimas son mujeres”, apuntó.

De acuerdo con García Hernández, la mayoría de las mujeres que reportan ser víctimas de violencia pertenece al rango de 35 a 45 años, que corresponde al 60 por ciento de las denunciantes. Enseguida se encuentran las adolescentes y personas de la tercera edad.

En estos dos últimos grupos –adolescentes y personas de la tercera edad-, existe un factor común:  la convivencia con consumidores de alcohol y estupefacientes, según declaró la coordinadora del área de atención.

“El 60 por ciento de las mujeres que viene se encuentra entre los 35 y 45 años, no quiere decir que no vengan más jóvenes o adultas, pero ellas son la mayoría y hay un factor determinante en la población que tiene que ver con el uso de sustancias enervantes porque es un problema social presente y su consumo ha intensificado el comportamiento violento que de manera histórica hemos registrado. El 80 por ciento del factor generador de violencia de hombres tiene que ver con el uso de drogas y alcoholismo.”

Seguridad Pública no deriva reportes de violencia

La coordinadora de la Unidad de Atención a la Violencia Intrafamiliar (UAVI), Natalia García Hernández, señala que en los últimos tres años se han abierto 120 expedientes para atender a personas afectadas por el entorno violento, pero de esos casos, ninguno ha sido derivado por los reportes recibidos en la Comisaría Municipal de Seguridad Pública.

Natalia García asegura que la Comisaría ha omitido derivar los reportes a las instancias correspondientes para que éstas identifiquen y atiendan los casos de abuso. Esto ha impedido que intervengan y les den seguimiento a los reportes. 

Del total de expedientes registrados en 2018 y lo que va de 2020, solo el 10 por ciento han finalizado, es decir, que se dieron de baja.

Para eliminar del sistema el registro existen dos causas: culminación exitosa del programa o fallecimiento de la paciente. La responsable indica que el 90 por ciento de casos aún abiertos permanecen porque es difícil que una víctima decide salir del entorno violento, además, asegura que muchas de las pacientes no son constantes en sus citas:

“Algunos casos que se dan de baja es porque fallecen, es muy difícil que un caso o expediente se de baja porque es difícil que las personas salgan del núcleo de la violencia y no todos los casos son satisfactorios. Entonces, sí tenemos un círculo en donde se abren expedientes que no se cierran, -por ejemplo- hay expedientes que abrimos entre 2014 y 2015 (y no han cerrado) porque hablamos de lazos de dependencia complicados de romper”, explicó la coordinadora.

La UAVI trabaja con poco personal y espacio limitado

La UAVI ofrece tres servicios: jurídico, psicológico y trabajo social, a través de estos espacios se busca lograr la reconciliación de las familias con la eliminación de la violencia, pero, cuando este objetivo no es logrado, su intención es desprender a las víctimas de ese círculo con el respaldo ofrecido por las tres áreas que hasta ahora, son insuficientes para brindar la atención que el municipio necesita.

De acuerdo con la responsable del área, los espacios físicos y el número de empleados no son suficientes para atender la demanda provocada por la violencia familiar. 

“No es suficiente el espacio y el personal, requerimos más de todas las áreas: psicólogo, jurídico, trabajo social. Sobre todo, trabajo social es escaso y el espacio incluso es insuficiente hasta para atender a las personas en mi oficina.

Necesitamos espacios y personal porque las citas las damos cada semana y media o hasta tres semanas, a menos de que sea muy urgente hacemos tiempo extra para poder atender. Además, nuestro programa es de 25 sesiones y ese número de sesiones de 1 hora nos compite contra 10 años de un estilo de vida. No es suficiente para que la persona salga (del ciclo de violencia.”

Los esfuerzos del personal no han bastado para erradicar las agresiones en Autlán de Navarro incluidas la cabecera municipal, agencias y delegaciones. Sin embargo, en estos dos últimos entornos es más evidente la violencia. 

“El detonante es la cultura en las agencias y delegaciones porque están arrastrando costumbres tradicionalistas en donde predomina la situación machista con arraigamiento de comportamiento violento y denigrante hacia el género femenino.

Se cree que debe soportarse la situación por la familia y su pareja (…) cuando alguien de alguna comunidad se atreve a venir es porque de verdad ya no aguanta la situación y las pacientes de agencias y delegaciones son minoría de pacientes en DIF Municipal”, señala la coordinadora.

Natalia García Hernández invita a la población a utilizar los servicios brindados por el área que dirige, para hacerlo basta con que se presenten en sus instalaciones, “no necesitan demostrar que sufren violencia”, aseguró.

En la UAVI todas las personas son tratadas con respeto y dignidad. 

MA/MA

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Periodista egresada de la Licenciatura en Periodismo en el Centro Universitario del Sur de la Universidad de Guadalajara. Tiene afinidad al periodismo narrativo. Colaboradora en Letra Fría desde 2017 y reportera a partir de mayo del 2019.

Deja una respuesta