/

Jornaleros agrícolas de Autlán, entre discriminación y marginación escolar

Foto: (Especial)

En el marco del “Día nacional del jornalero agrícola migrante”, expertos y funcionarios hablaron sobre el desplazamiento de hombres y mujeres a los campos agrícolas de Autlán y la región, así como la discriminación social y la marginación escolar de quienes dejan su lugar de origen para buscar una mejor calidad de vida en una tierra que no es suya.

El valle de Autlán es conocido por la fertilidad de sus tierras, característica gestora de empleos agrícolas a nivel nacional, sin embargo, el impacto laboral de cultivos como la caña y el mango, ha provocado la discriminación social y escolar de quienes dejan sus lugares de origen para trabajar los campos de las regiones Sierra de Amula y Costa Sur.

En el marco del “Día nacional del jornalero agrícola migrante”, funcionarios públicos y actores políticos de Autlán de Navarro, se congregaron este miércoles con la finalidad de compartir el panorama local de los trabajadores agrícolas que convergen en la ciudad.

Al respecto, la académica del Centro Universitario de la Costa Sur de la Universidad de Guadalajara y panelista del evento, Verónica Guerrero Aranda, señaló que estos grupos son considerados vulnerables por la discriminación que sufren durante el desplazamiento de su lugar de origen hacia su meta laboral.

“Hay mucha discriminación hacia este sector de la población y una discriminación de género más alta que lo que presentan las zonas urbanas de nuestro país, lo anterior influye en los movimientos migratorios de los pueblos en México, si vemos las corrientes de migración interna en nuestro país la mayoría va del sur hacia el norte y muchas de las razones que tienen las personas para emigrar en primer lugar, están los bajos ingresos y desocupación en el empleo”, dijo.  

Guerrero Aranda también explicó que en Autlán, los jornaleros pertenecen a dos grupos:  migrantes temporales que trabajan agricultura intensiva para productos de exportación y migrantes asentados en lugares de agricultura intensiva.

Algunas movilizaciones suceden en lo individual, otras obligan el traslado de familias enteras que sobreponen los ingresos económicos por arriba de la educación escolar de sus integrantes, según argumentó la asesora en el programa estatal “Educación Migrante”, Alejandra Jiménez Solórzano,

“Los migrantes son el grupo más golpeado, llámese en todos los sentidos, para más en educación. Enfrentan una doble problemática porque muchos de ellos son indígenas y llegan a las escuelas de nuestras regiones pero muchas veces no saben hablar español, entonces el maestro tiene que buscar  las mejores estrategias para que estos niños puedan acceder a la educación”, compartió.

Para evitar el rezago educativo en el sector, se encuentra activo el programa estatal PAEPEM, que brinda educación básica a hijos de jornaleros migrantes, sin embargo, es probable que este proyecto desaparezca el próximo año.

De acuerdo con el Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y Soberanía Alimentaria, la participación de mujeres jornaleras sobresale en cultivos de hortalizas, mientras la labor de varones predomina en siembras intensivas como la caña de azúcar y cítricos.

Cultivar la tierra permite la participación de hombres y mujeres, sin distinción aparente de género, las oportunidades laborales son iguales, sin embargo, la carga laboral en las mujeres es otro factor importante al hablar de discriminación de jornaleros migrantes, según relató la regidora de Autlán, Daniela Hernández.

“Las mujeres sufren sin duda de desigualdades, realizan doble jornada laboral ya que el integrarse a una actividad económica no la deslinda de su papel en el hogar y tenemos experiencias como las que nos han contado Ceferina y  Maribel de El Mentidero, en las cuales comienzan una jornada a las 5 de la mañana y terminan entre 11 y 12 de la noche para iniciar la día siguiente”, declaró.

En el panel organizado por el gobierno municipal de Autlán, también participaron la visitadora adjunta de la CEDHJ en Autlán, Ana Lilia Santana Villa y el coordinador de Consejos Municipales de Salud, Roberto Rangel Cobián.

Para consultar el conversatorio, visite el siguiente enlace: https://www.facebook.com/GobiernodeAutlan/videos/1055331048260048

MA/EA

Periodista egresada de la Licenciatura en Periodismo en el Centro Universitario del Sur de la Universidad de Guadalajara. Tiene afinidad al periodismo narrativo. Colaboradora en Letra Fría desde 2017 y reportera a partir de mayo del 2019.

Deja una respuesta