[Imagen: Letra Fría]

Realidad alterna | La epidemia como moneda de cambio

en Plumas

Este miércoles, Lulú Cano habla de las luchas políticas desatadas por la pandemia y reprueba a aquellos que utilizan la crisis para su beneficio.

Por: Lourdes Cano Vázquez

Autlán de Navarro, Jalisco. 3 de junio de 2020. (Letra Fría) La pandemia que vivimos en nuestros días es sin duda alguna un acontecimiento histórico para recordar; el momento en que la especie humana moderna cayó en cuenta de su estado vulnerable y no hubo poder tecnológico o intelectual que haya evitado tantas muertes ante una amenaza tan simple y compleja al mismo tiempo.

Hay también personas que serán recordadas por la manera en que desde sus espacios actuaron frente a este acontecimiento, y serán juzgados para bien o para mal. En todo el mundo, el manejo de la epidemia ha sido una herramienta que inevitablemente ha sido utilizada políticamente. Cuando es la población la que está en juego, no hay forma de evitar que el tema se politice; el problema viene cuando ciertos personajes detectan la manera de jugar con la tragedia y lo usan en su favor o en contra de otros.

Obviamente México no es la excepción. Desde hace algunos años que vivimos una polarización social dolorosa, expresada con violencia por partidarios de un régimen y otro. No ha habido tregua bajo ninguna circunstancia, hemos sido parte de uno y enemigo del otro inevitablemente, una dinámica que ha sido alimentada todos estos años por quien ahora es nuestro presidente, y quien por obvias razones ha sido el mayor beneficiado de ello.

Hoy con una epidemia que ha sido particularmente letal con los mexicanos, esa polarización se ha recrudecido y se observa con más frecuencia la tendencia de esos personajes, que a toda costa han buscado la manera de sacarle provecho en lo político a la tragedia de muchos; desde los que han hecho promoción personal repartiendo despensas —no sin antes posar para sus redes sociales—, o los que en franca confrontación con el gobierno federal increpan e imponen sus propias reglas, como el gobernador Alfaro, pasando por el mismo Subsecretario de Salud, que ha sido sobreexpuesto y explotado como figura mediática entre la población para sumar positivos y al mismo tiempo utilizado por la oposición para golpear a partir de una situación fuera de control como lo es el contagio masivo de una enfermedad infecciosa.

Desde el punto donde se vea, es vil.  En medio de todo, lo que hay es la vida de mucha gente, una enfermedad dolorosa, solitaria y desconocida; lucrar políticamente con esto significa que la clase política está mucho más interesada en sus posicionamientos al poder que en la sociedad que representa, pero por qué debería de sorprender, ya sabemos de qué están hechos la gran mayoría de ellos.

LL/LL

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio