[Imagen: Letra Fría]

Realidad Alterna | La política del espectáculo

en Plumas

Por: Lourdes Cano Vázquez

Guadalajara, Jalisco. 21 de marzo de 2018. (Letra Fría). – Gael García habla ante las Naciones Unidas sobre la crisis de seguridad en México y la problemática que lleva consigo; en las próximas semanas el cantante Pitbull hablará en el mismo recinto sobre la crisis mundial del agua. No es que tenga nada de malo que la ONU brinde el espacio para escuchar a todos, lo que si me pregunto es si no existe alguien dedicado enteramente a asuntos de seguridad interior en México, para externar esas mismas inquietudes o algún estudioso en temas de abastecimiento de agua que pueda expresar con mayor conocimiento la problemática que un cantante.

Hace algunas semanas describía en este espacio, la invasión de personajes de la farándula que vive la clase política actual, esto en cierta manera se replica en los casos comentados, lo cual me hace recordar ese principio democrático que deja al alcance de todos la posibilidad de ser electo en un cargo de elección popular, sin importar su preparación académica, sí, es un principio incluyente, pero por otro lado no da lugar al perfeccionamiento de un sistema democrático si dejamos nuestro gobierno en manos de actores, cantantes o celebridades.

La aristocracia entendida como el gobierno de los sabios, establecía que las ciudades-estado debían ser gobernadas sólo por aquellos que poseían los conocimientos apropiados para ejercer el poder, que en la época de la antigua Grecia no podían ser otros más que los adinerados, sólo que, estos gobernarían sin recibir un salario a cambio y por el interés de aportar sus conocimientos al progreso de su sociedad.

Hoy en día, practicar la aristocracia en su sentido más puro, resulta por lo menos improcedente; los adinerados viven en la búsqueda constante de aumentar su capital, no son todos ellos poderosos gracias a su intelecto y serían pocos los dispuestos a prestar el servicio a su comunidad, por otro lado, la desigualdad tan radical que vivimos nos hace saber que puede existir una mente brillante para la administración pública, que probablemente esté vendiendo zapatos en Oaxaca o manejando un taxi en una calle de Chihuahua, porque antes de explicarle al país su plan, tenía que conseguir el dinero para pagar la renta.

Es así que hoy la clase política, está nutrida con los que de alguna u otra manera llegan a los reflectores y a los electores, sin importar que un día hagan una escena en una mala telenovela o al día siguiente tengan que votar en el Congreso una reforma constitucional; la democracia brinda muchas libertades, pero en ese camino deja muchos baches y se desvía de sus objetivos primordiales. Ahora, esa línea entre gobierno y fama está difuminada, casi desdibujada, eso hasta el día en que los que votamos, dejemos de elegir payasos.

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio