Sombras sin decir adiós

Jesús Medina García habla sobre la representación de la obra de su autoría “Sombras sin decir adiós”, que trata sobre experiencias vividas antes, durante y después de la o demos.

Por Jesús D. Medina García | Simpatía por el débil

Autlán de Navarro, Jalisco. Noviembre 2022. (Letra Fría) La representación de la obra “Sombras sin decir adiós” , es una selección de textos de mi poemario de reciente edición “ La Verdad es lo único que no cambia”, que inicialmente el maestro Mauricio Allera conoció e inició a trabajar la estructura musical, por lo que ambos decidimos llevar más allá esta expresión estética que aborda de manera respetuosa y hasta melancólica algunos pasajes de la pandemia que recién hemos enfrentado.

Paulatinamente se fueron incorporando estudiantes y profesoras de la licenciatura en artes de las diversas disciplinas que la integran.

El proyecto fue creciendo de una manera libre y colectiva hasta llegar al estreno que presenciaremos este lunes 14 a las 19:00 horas en el Aula Magna del CUCSUR.( entrada libre, todos invitados). Cabe hacer mención que es una obra con carácter experimental acorde a la sociedad líquida en la cual vivimos. Se divide en tres partes: antes, durante y después del COVID.

Es una obra que arriesga y que aborda un tema difícil, doloroso que todos de distintas maneras hemos padecido.

Los tiempos de mayor incertidumbre generaron afectaciones económicas, fallecimientos y algo invisible, pero de grandes efectos: la salud mental.

Recordemos que, en la edad media, la epidemia llamada “peste negra” acaecida a mediados del siglo XIV (1350) mató aproximadamente a 50 millones de personas, de una población calculada de 80 millones.

Aproximadamente el promedio de vida en los hombres era de 40 años y 34 en las mujeres. Pensemos también que en la edad media no había vacunas y las ciencias de la salud no existían como tales, el pensamiento de esa época atribuía las enfermedades a los demonios, a castigos divinos, a la hechicería. Prevalecía la ignorancia y el miedo.

Pero aún en este siglo digital el miedo y los desatinos nos demuestran la fragilidad de la naturaleza humana.

Recuerdo que en la etapa difícil de la pandemia escribí los siguientes párrafos que traigo al presente:

Para el filósofo y sociólogo esloveno Zizek Slavoj,“estamos en un momento de crisis global donde la humanidad no volverá a ser la misma como sucedió después de la Revolución Industrial o de la Segunda Guerra Mundial”.

“Estamos ante una guerra contra un virus que cambiará al capitalismo, se propagará y con suerte nos infectará: (esperemos sea) el virus de pensar en una sociedad alternativa, una sociedad más allá de las naciones …una sociedad que se actualiza a sí misma en las formas de solidaridad global”

Sin embargo, para el filósofo y ensayista Sudcoreano Byung – Chul cuya principal obra se titula “La sociedad del Cansancio”, (2010) “El virus no vencerá al capitalismo, la revolución viral no llegará a producirse. Ningún virus es capaz de hacer la revolución… aunque es posible que el virus sea la pequeña gota que derramó el vaso… somos nosotros las personas dotadas de razón quienes tenemos que repensar y restringir radicalmente al capitalismo destructivo… salvar al clima, a nuestro planeta…”

¿ Qué conclusiones podemos rescatar en estos momentos?, ¿ quién tenía razón?

Nuestras reflexiones y respuestas las mostraremos a través del arte en esta representación escénica que no deja de tener algo de alternativo, emotivo, reflexión y locura.

Historiador y escritor. Ha publicado en diversas revistas, medios y modalidades. Es profesor investigador titular de la Universidad de Guadalajara.

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad