Agenda Ciudadana |La libertad y el tedio

en Plumas

Por: David Chávez Camacho

Autlán, Jalisco; 04 de junio de 2019. (Letra Fría) El domingo antepasado, se realizó el denominado Foro Internacional “Desafíos a la libertad en el siglo XXI”, en el Paraninfo Enrique Díaz de León, de la Universidad de Guadalajara, organizado por las dos FIL, la Feria Internacional del Libro y una llamada Fundación Internacional para la Libertad que dirige el novelista Mario Vargas Llosa.

Participaron los intelectuales –así se presentan- Enrique Krauze, Héctor Aguilar Camín, Federico Reyes Heroles, Jorge Castañeda, Álvaro Vargas Llosa, José Woldenberg, Guillermo Sheridan, Ana Laura Magaloni, Valeria Moy, Héctor de Mauleón, Cristopher Domínguez Michael, Jaime Sánchez Susarrey, Roger Bartra, José Ramón Cossío y Lisa Sánchez, apadrinados por Mario Vargas Llosa.

Al respecto de tal foro, habría que destacar primero el lugar, el Paraninfo de la Universidad de Guadalajara. Vargas Llosa pudo haber rentado algún salón de eventos, que los hay y muchos por toda la Zona Metropolitana de Guadalajara, pero entonces su foro se habría desnudado como un show, sin el aura de lo intelectual que la Universidad añade.

El asunto a tratar fue uno muy interesante, y es que la libertad es una de esas “palabras talismán”; en nombre de la libertad se puede decir lo que se guste y casi siempre parecerá que se tiene la razón y que se es bien intencionado.

Sin embargo, los intelectuales, que dicen serlo –y no lo dudo ni por un momento-, mostraron un nivel más bien de youtubers y dedicaron su exposición intrascendente a denostar a Andrés Manuel López Obrador, presidente al que calificaron como enemigo de la libertad. No caeré en el facilismo de adjetivarlos como “fifís”, pero creo que la Universidad está para ejercicios intelectuales y de  libertad mucho menos simplones.

A los académicos suelen incomodarles las personas de acción y nadie dudará que López Obrador lo es. AMLO ha perdido varias elecciones, pero ha ganado otras. En contra de todas las predicciones desde hace décadas, hoy es presidente de la República. En cambio, Jorge Castañeda y Mario Vargas Llosa las han perdido todas. El hombre de acción es el hombre libre. A los académicos lo que les queda es la administración de las palabras, casi nada literalmente.

Pero reflexionar sobre la libertad siempre es necesario, y si tal reflexión se sustenta en la acción, mucho mejor. La política es acción y, entonces, es libertad. Los retos que enfrenta la libertad, no son los de los académicos, sino los de los ciudadanos todos. Queda claro ya, creo yo, que la política debe ahondarse en las personas, cambiarse uno para cambiar al mundo.

Por supuesto, como se dijo en el foro referido, los partidos políticos y las instituciones son necesarios para el funcionamiento de la democracia, pero parece muy claro que los ciudadanos somos ingenuos e indolentes cuando todo lo esperamos de los partidos y del aparato institucional. Se les debe exigir cumplir con lo que la Ley les atribuye, pero no con brazos caídos. Con instituciones funcionales o no, uno mismo es el mundo. Como dijo Ana Laura Magaloni, ella sí escuchable, cuando las instituciones no funcionan son muy poco defendibles.

Los ciudadanos siempre debemos estar alertas, siempre organizándonos, siempre actuando, o dejamos la libertad y la política en manos de otros. El fundamento de la libertad y de la política no está en los partidos ni en las instituciones, sino en las personas.

Es en nosotros que el mundo es peor o mejor.

AC

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio