Agenda ciudadana | Dar no duele

en Plumas

Esta semana, David recuerda las labores humanitarias de la Cruz Roja en nuestro estado y en el resto del país.

Por: David Chávez Camacho

Autlán de Navarro, Jalisco. 25 de noviembre de 2019. (Letra Fría) #DarNoDuele es un eslogan y hashtag con el que la Cruz Roja Jalisco comunica una gran verdad que se revela cuando uno se pregunta, ¿qué es lo que sí duele cuando no se da? Es obvio; lo que duele es necesitar apoyo y que nadie te lo dé.

Hay que darle a la Cruz Roja, porque esta institución da mucho, especialmente en la mayoría de los municipios de Jalisco, en los que es la única que brinda atención a urgencias médicas por accidentes o tragedias de todo tipo.

La Cruz Roja es un caso raro entre la mezquindad y el violento egoísmo, pues se trata de una organización humanitaria, cuyos colaboradores son en su gran mayoría voluntarios. Hay gente que cree que la Cruz Roja es una institución del gobierno, pero no es así; es una institución de asistencia privada y no cuenta con presupuesto público.

Por lo anterior, la Cruz Roja requiere de donativos. De otra forma, se queda sin capacidad de atender urgencias, accidentes, tragedias o desastres naturales, lo que hace de manera gratuita. Por supuesto, en cualquier Cruz Roja solicitan una cuota de recuperación cuando se trata de atenciones en casos que no son de riesgo para la vida de las personas, como curaciones menores, radiografías, etcétera. Pero se debe observar que lo más costoso, como la atención a un accidente carretero o labores de salvamento, por ejemplo, lo hace gratuitamente.

Ojo, en muchos municipios de Jalisco no hay Cruz Verde —que sí es de gobiernos municipales y con presupuesto público—, así que es la Cruz Roja la que atiende todo tipo de urgencias. Sería plausible que los gobiernos municipales, las empresas locales y la población en general tomaran nota de ello y actuaran en consecuencia, apoyando a esta organización humanitaria que tiene como su objetivo prevenir y aliviar el sufrimiento humano.

La historia de la Cruz Roja es muy interesante y ejemplar. La inspiró y creó un suizo llamado Henry Dunant, quien viajó a Italia en 1859 el mismo día en que se registraba una batalla cerca de Solferino. El asunto es que vio a decenas de miles de soldados heridos y abandonados a su suerte, y conmovido, organizó a la población cercana para asistir a los lesionados de manera neutral, sin importar de qué bando o ejército fueran.

De tal idea se gestó la Cruz Roja, con siete principios que son de lo mejor en el mundo, entre ellos la imparcialidad, la neutralidad, humanidad y voluntariado. Bien podrían ser considerados valores universales aplicables a toda cultura y sociedad. Se trata de ayudar sin mirar a quién, sin importar nacionalidad, creencias, color de piel, etcétera.

En México, la Cruz Roja se fundó gracias a la iniciativa de la señora Luz González Cosío de López, un poco antes de estallar la Revolución Mexicana, para atender a la población tras inundaciones registradas en Monterrey, por el año 1909. Después, por supuesto, tuvo una actuación extraordinaria durante el movimiento armado, con su neutralidad reconocida. Luego ha atendido a la población en erupciones volcánicas, terremotos y esto y aquello, con un sentido humanitario que ninguna otra organización ha igualado.

Es cierto que #DarNoDuele, en la Cruz Roja lo saben bien, pues ellas y ellos dan… de hecho atienden siete de cada diez urgencias por todo México. Hay que agradecerles y corresponderles.

LL/LL                                                                                                                         

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio