Agenda ciudadana | Mezquindad oficial en días de solidaridad social

en Plumas

Este lunes, David Chávez Camacho recuerda la necesidad de apoyar a la Cruz Roja, institución no gubernamental que depende de la solidaridad de la población para subsistir y brindar servicios de salud.

Por: David Chávez Camacho

Autlán de Navarro, Jalisco. 1 de junio de 2020. (Letra Fría) La población de Autlán recordará el desfile del Entierro del Mal Humor, ocurrido en febrero de este año, lo accidentado que resultó con un caballo desbocado que generó pánico y atropellos, así como lesiones a 40 personas o más, algunas con fracturas.

Las personas corrían hacia donde podían, tratando de refugiarse de las embestidas del animal. Algunas cayeron y fueron pisoteadas, así que aquel desfile resultó muy malhumorado. Los lesionados fueron trasladados al IMSS, al Hospital Regional y a un hospital particular, pero la gran mayoría fueron atendidos en el lugar de los hechos por miembros de la Cruz Roja.

Durante varios días, por redes sociales abundaron los agradecimientos al personal de esta organización humanitaria a la que mucho se debe agradecer por todos los municipios de Jalisco, por todo México y por todo el mundo.

Mucha gente piensa erróneamente que la Cruz Roja es una institución del gobierno, y por  ello le exigen atenciones gratuitas y se niegan a apoyarla. Lo cierto es que la Cruz Roja es una organización humanitaria no gubernamental, que no cuenta con presupuesto público y que depende de las aportaciones que recibe de la población, de empresas o de otras instituciones. Bien se dice que la Cruz Roja es la sociedad ayudándose a sí misma.

Las personas, pues, se equivocan al negarse a hacer donativos a la Cruz Roja, a la que confunden, supongo, con la Cruz Verde, que sí es gubernamental y que existe sólo en municipios como los de la Zona Metropolitana de Guadalajara, y gracias al presupuesto público. A pesar de ello, en muchos municipios de interior del estado, la Cruz Roja es la única organización que atiende accidentes, emergencias, urgencias, enfermedades.

Ojo, porque no se trata de un asunto menor. Por todo Jalisco, la Cruz Roja brinda un promedio de 500 mil servicios anualmente, y es evidente para todos que por las carreteras es la Cruz Roja la que atiende accidentes y hechos violentos. Tampoco se debe olvidar que, en casos de desastres naturales, la Cruz Roja siempre está ahí para ayudar.

Por supuesto, hay algunos servicios que esta organización de asistencia privada cobra, aquellos en los que la vida no corre peligro; una radiografía, una consulta o un certificado médico, por poner algunos ejemplos. Las cobra porque necesita hacerlo, muchas veces a precios bajos.

Pero la Cruz Roja hace más. Por estos días reunió desinfectante, cloro, jabón y jergas en presentación de marca para empacar y distribuir kits sanitarios preventivos de COVID-19 entre las familias más vulnerables de Jalisco.

Para multiplicar este apoyo a decenas de miles de familias, la Cruz Roja ha solicitado a los gobiernos municipales que adquieran tales kits sanitarios a bajo precio, para que éstos los distribuyan gratuitamente a la población más necesitada.

Lamentablemente, muchos gobiernos municipales han respondido con indiferencia. Nos preguntamos si tal es el caso de Autlán y si ante el humanitarismo y la solidaridad social que tanto requiere una nueva normalidad, los gobiernos responderán con mezquindad.

LL/LL

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio