/

En el marco de la Vigilia Internacional 2022 del vih/sida

¿Por qué nuestra sociedad a una persona con algún tipo de cáncer le da palabras de aliento, de ánimo, de esperanza, se le dice "eres fuerte", "eres valiente", "tú puedes", pero a una persona con vih se le repudia, se le señala, se le condena, y murmuran "mira eso le pasó por...", "ahí tiene las consecuencias por andar de..."; "no te le acerques, no lo toques, tiene sida"?

Por: Álvaro Díaz

Autlán de Navarro, Jalisco. 16 de mayo de 2022. (Letra Fría) Este domingo fue una fecha importante y sensible. No me refiero al día del maestro. Me refiero a la conmemoración de la Vigilia Internacional 2022 en memoria de todas las personas que perdieron la batalla por complicaciones de vih/Sida desde el brote de la epidemia hace ya más de 40 años.

Anuncios

Hasta que alguien cercano te da la confianza y te confiesa que vive con vih, o hasta que un ser querido pierde la vida por esta causa es cuando tomamos conciencia, cuando nos damos cuenta que somos tan ignorantes del tema… y que la sociedad es tan injustamente cruel especialmente con esta enfermedad.

Y es lamentable tener que verlo de muy cerca para poder ser empáticos y conscientes. Y es que son toneladas de ignorancia, prejuicios, estigma, rechazo, repudio los que se vierten todavía sobre el tema del vih/sida.

• Vih y sida NO SON LO MISMO•

El vih ya no es una sentencia de muerte. Si se detecta a tiempo es totalmente controlable, podría decirse que como una diabetes.

La vía más recurrente de transmisión es sexual, pero no por eso una persona que adquiere el virus es un degenerado, promiscuo, sucio, pecador, etc. Es simplemente UN SER HUMANO con la misma necesidad de afecto físico como cualquier otro. Sería como señalar y condenar a alguien que contrajo covid «por andar respirando».

Una persona que vive con vih y está en control con su tratamiento, es una persona NORMAL, sana, que vive, sueña, siente, con todos los derechos, que puede enamorarse, trabajar con normalidad como todos.

INDETECTABLE, grabémonos todos esa palabra. «Indetectable» es el estado óptimo de una persona vih+ que ha respondido exitosamente a su tratamiento, lleva una vida normal como cualquier persona y YA NO PUEDE TRANSMITIR el virus.

El vih ya no mata a las personas, desafortunadamente suele ser más agresiva la estigmatización de la enfermedad que la condición misma. Muchas personas han superado una etapa de sida, se han adherido a su tratamiento y llegan a ser indetectables, pero el peso del rechazo, del repudio, de la ignorancia, de los señalamientos, de conocidos y desconocidos, incluso de familiares, eso es lo que los vuelve a tumbar, los lleva a la depresión, los invade la tristeza, el miedo, la incertidumbre… dejan su tratamiento… y pierden la batalla.

¿Por qué nuestra sociedad a una persona con algún tipo de cáncer le da palabras de aliento, de ánimo, de esperanza, se le dice «eres fuerte», «eres valiente», «tú puedes», pero a una persona con vih se le repudia, se le señala, se le condena, y murmuran «mira eso le pasó por…», «ahí tiene las consecuencias por andar de…»; «no te le acerques, no lo toques, tiene sida»?

Somos ignorantes, somos crueles, somos injustos y no nos damos cuenta.

Cuanto más nos informamos responsablemente sobre el tema del vih/Sida más podemos ser verdaderamente EMPÁTICOS con nuestros hermanos.

MA/MA

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad