/

Entrevista | «La fortaleza del corazón de un voluntario»

Foto: Cortesía

El 5 de diciembre se celebra el día del voluntario. Para conmemorar la fecha, la periodista Darinka Rodríguez conversó con Juan Edduardo Betanzos Simón, un joven de 28 años de edad, originario de Villa Comaltitlán, Chiapas, quien es uno de los 30 voluntarios que laboran la base de Protección Civil y Bomberos de Autlán.

Por: Darinka Rodríguez

(Foto: Esther Armenta)

Los voluntarios están entre nosotros como héroes silenciosos. De acuerdo con la definición que brinda la Organización Mundial de las Naciones Unidas, un voluntario es «una persona que ofrece sus capacidades para ayudar a los menos favorecidos y colabora para cumplir los objetivos mundiales, que actualmente son las metas de desarrollo sostenible, contribuyendo así con la paz del mundo». Las y los voluntarios con su espíritu de solidaridad han trascendido a través de todas las épocas, pero es a partir del año 1986, que se establece a manera de reconocimiento el 5 de diciembre como el Día Internacional de los Voluntarios.

Los tipos de voluntariado son tan diversos como las y los mismos voluntarios alrededor del mundo. Sin embargo uno de los más conocidos es el «Voluntariado en Protección Civil». Este tipo de voluntarios apoyan a la población tanto en emergencias cotidianas como accidentes automovilísticos, incendios o problemas médicos, como en desastres naturales, llámense terremotos, tornados, inundaciones o sequías.

La Unidad de Protección Civil y Bomberos de Autlán, también cuenta con un cuerpo de voluntarios apoyando en la base. De acuerdo con el director de la Coordinación Municipal de Protección Civil y Bomberos Autlán, Juan Ignacio Arroyo Verástegui, actualmente hay un total de 30 voluntarios apoyando en la unidad. A todos ellos, el próximo 8 de diciembre se les entregará un reconocimiento por su labor en conmemoración al «Día Internacional del Voluntario», durante una ceremonia en la sede de la base 3 de la Unidad de Protección Civil Autlán, en la colonia IPEVI.

Un ejemplo de voluntad y altruismo es sin duda  Juan Edduardo Betanzos Simón, un joven de 28 años de edad, originario de Villa Comaltitlán, Chiapas, quien llegó a la base de Protección Civil y Bomberos Autlán aproximadamente hace dos meses, con unas ganas enormes de ayudar a todas las personas del municipio y de aprender cosas nuevas. Letra Fría tuvo la oportunidad de realizarle una entrevista y esto fue lo que nos compartió.

¿Por qué quisiste ser voluntario y por qué elegiste precisamente incorporarte a Protección Civil y Bomberos Autlán?

Te cuento un poco, yo soy originario del estado de Chiapas, sin embargo, yo me encuentro trabajando con un proyecto internacional aquí en Jalisco en el tema de la ganadería sustentable, entonces por la carga laboral que tengo sobre mi trabajo de lunes y viernes siento yo que Protección Civil y Bomberos puede ser un espacio para hacer un cambio de actividades para poder apoyar a la ciudadanía de Autlán ¿Verdad? Yo tengo ya un par de años por acá por Autlán y cuando me preguntan por qué estás en Protección Civil y Bomberos, yo siempre respondo que estoy ahí para devolverle a Autlán lo mucho que me ha dado.

Juan Eduardo a bordo de la ambulancia de Protección Civil y Bomberos Autlán (Foto: Cortesía)

¿Cuáles son las actividades que realizas como voluntario en PC?

Bueno como voluntario son diversas actividades que tenemos que hacer, nos toca hacer básicamente de todo, desde por ejemplo lavar las unidades, ordenar la base, abastecer los botiquines, hacer recorridos con los compañeros a eventos que se tienen organizados, en algunas ocasiones nos toca acompañar traslados de pacientes de sus casas a las clínicas u hospitales que están aquí en Autlán. También nos toca intervenir en temas de accidentes, me ha tocado ir a brindar primeros auxilios a las personas que se encuentran lesionadas.

¿Cuáles son los principales retos a los que te has enfrentado como voluntario?

El principal reto es que, pues mi formación no es en el área de salud, mi formación es agronómica, estoy enfocado al tema de cultivos, del ganado, etc. Entonces ese es el principal reto, no solo mío sino de todo voluntario que ingresa a la unidad; que desconoces por ejemplo los materiales que se manejan, las funciones de cada equipo e instrumento con los que se cuenta en la unidad. El primer reto es aprenderse básicamente o conocer todo el equipo que se maneja dentro de una ambulancia, las claves por radio, etc.

Foto: Esther Armenta

Pero intuyo por tu entusiasmo que te ha gustado aprender cosas fuera de tu área profesional ¿Verdad?

Sí, definitivamente. Esto para mí es una nueva experiencia, es algo que siempre había deseado hacer. Honestamente creo que me tarde en ingresar a la corporación, pero bueno nunca es tarde, me dieron la oportunidad y actualmente le estoy metiendo todos los kilos para aprender lo más que pueda y quizá en un futuro aplicarlo en mi lugar de origen, en Chiapas.

¿Qué ha sido para ti lo más gratificante de ser voluntario?

Lo más gratificante para mi es tener más compañeros aquí en Autlán, son compañeros excelentes que siempre te dan la mano y que tienen la mejor disposición para enseñarte, no hay ese celo de no quererte compartir lo que ellos saben. Esas son todas las bondades que he podido tener de la Unidad de Protección Civil.

El 8 de diciembre habrá un evento en donde se les entregará un reconocimiento a los voluntarios de la Unidad de Protección Civil y me contaron que tú vas a dar un mensaje en la ceremonia ¿Cómo te sientes con esa oportunidad?

Honestamente me siento muy contento y emocionado por tener esa oportunidad. Considero que dentro de la unidad hay varios voluntarios, y para mí es un orgullo y una gran satisfacción el poder ser el afortunado de emitir este mensaje a la sociedad sobre la relevancia de lo que hacemos lo voluntarios, y espero que con este mensaje se sumen más personas, más jóvenes que puedan asistir a la unidad y capacitarse para apoyar.

(Foto: Esther Armenta)

¿Para ti cuál es el espíritu del voluntario? ¿Qué lo distingue?

Lo que nos distingue a todos los voluntarios siempre lo he dicho es el espíritu de ayudar porque estamos comprometidos a hacer todo a cambio de nada más que la satisfacción personal de poder ayudar a alguien. Hace un par de días yo citaba una frase de un coronel en la que decía que no hay nada más fuerte en el mundo que el corazón de un voluntario, porque uno hace todo a cambio de un gracias.

Por último Juan, me gustaría preguntarte ¿Tú crees que el voluntariado ejerce un efecto domino sobre las personas, es decir que inspira a otros a también querer ayudar a su comunidad?

Definitivamente, considero que el voluntario ejerce un efecto domino cobre toda la población. En mi caso honestamente lo he visto, muchas personas con las cuales tengo contacto en diferentes comunidades, cuando me ven ellos se sienten motivados, me cuestionan por qué estoy ahí, me preguntan qué hago, me felicitan, me comentan que les gustaría estar ahí, entonces yo ya les he dicho que se acerquen que existe la posibilidad para todos nosotros de poder estar en la corporación.

Ceremonia de abanderamiento y reconocimientos en el marco del «Día del Bombero» en Autlán. (Foto: Esther Armenta)

DR/EA

*Queda prohibida la reproducción total o parcial. El contenido es propiedad de Letra Fría*

Egresada de la Licenciatura en Periodismo del Centro Universitario del Sur de la Universidad de Guadalajara. Colaboró como reportera para Radio Universidad de Guadalajara Ciudad Guzmán, y en el periódico mensual El Puente. Apasionada de las letras y la defensa de los Derechos Humanos.

Deja una respuesta