/

Los árboles, son los pulmones de nuestro planeta

Claudia Irene Ortiz Arrona nos recuerda que los árboles son esenciales en la conservación del medio ambiente, por lo que resulta preocupante observar en el entorno del valle Autlán- El Grullo la deforestación que está ocurriendo debido a  la creciente agavización, es decir, al monocultivo de agave que ha ido ocupando las laderas de los cerros que antes estaban cubiertas por bosque tropical caducifolio.

Foto: Enya Roseli

Por: Claudia Irene Ortiz-Arrona | Entre ríos y riberas

Autlán de Navarro.- Los árboles son los pulmones de nuestro planeta, ya que son vitales para que el ser humano y otras especies podamos sobrevivir. El Día del Árbol a nivel mundial se celebra el 28 de junio, aunque en México se conmemora el segundo jueves de julio de cada año.

Anuncios

MEJORAVIT

Los árboles tienen múltiples funciones con las que participan en la naturaleza y aportan numerosos servicios ambientales y beneficios sociales. Se encargan de liberar oxígeno y transformar el dióxido de carbono (CO2) aminorando el calentamiento del planeta.

Los árboles captan el agua y protegen de erosión el suelo al evitar la erosión, nos ayudan a regular los ciclos hidrológicos reduciendo así el riesgo de inundaciones y, son la fuente de materia prima para la producción de medicinas  y otros recursos naturales. Además, conservan la biodiversidad y el hábitat  para miles de especies de animales y plantas.

Los árboles también son de gran valor en zonas urbanas, ya que protegen del ruido, regulan la temperatura, son barreras contra el viento, dan sombra y privacidad, mejoran el paisaje, retienen contaminantes.

Sin embargo, la acción humana ha destruido cerca del 78% de los bosques primarios del planeta y el 22% restante ya se ha visto afectado por la extracción de madera (https://www.fundacionaquae.org/dia-forestal-mundial-dia-del-arbol/). La degradación ambiental de estos entornos tiene un efecto directo no solo con nuestro medo ambiente, con la emisión de CO2 a la atmósfera, sino  también con nuestra biodiversidad, llegando incluso a que miles de especies estén al borde de la desaparición.

Agave en las riberas del Arroyo El Cangrejo, Autlán, Jalisco. Foto: Enya R. Enriquez Brambila

México posee 138 millones de hectáreas de vegetación natural terrestre, que representan 70 por ciento de la extensión del territorio nacional. De acuerdo a la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR 2022) la tasa de deforestación promedio anual es de 208,850 hectáreas por año, siendo las bosques tropicales cálido-húmedas y caducifolios los más afectados. En el libro rojo mexicano de las categorías de riesgo de las especies, conocida como la NOM-059-SEMARNAT-2010, se registran que 535 especies de flora y fauna silvestres se encuentran en peligro de extinción en nuestro país, muchas de las cuales forman parte de la identidad y cultura de México.

Los árboles son esenciales en la conservación del medio ambiente, y resulta muy preocupante observar en el entorno del valle Autlán- El Grullo la deforestación que está ocurriendo debido a  la creciente agavización , que se refiere al monocultivo de agave,  que ha ido ocupando las laderas de los cerros que antes estaban cubiertas por bosque tropical caducifolio, y que se ha extendido hacia las tierras planas y con riego disponible del valle agrícola de Autlán y El Grullo, que va sustituyendo áreas extensas de caña de azúcar. Esa inercia extensiva del cultivo de agave también está ocupando las zonas ribereñas de los arroyos de Autlán, por ejemplo en las riberas de los Arroyos El Cangrejo  y  La Yerbabuena, donde  los  parches de árboles  se van transformando en árboles aislados y luego se pierden por tala o “quemas de limpieza” de los terrenos ribereños para cultivo agrícola. Y es que los beneficios de cuidar los bosques  y arboles ribereños son muchos, son importantes para descanso y recreación de la población urbana y rural,  porque se mantienen frescos y húmedos durante la época seca.

Agave en las riberas del Arroyo El Cangrejo, Autlán, Jalisco. Foto: Enya R. Enriquez Brambila

Otro servicio es que trasforman los contaminantes que llegan desde parcelas hacia los arroyos, como es el caso del exceso de fertilizantes o agroquímicos, gracias a las bacterias benéficas que trabajan el suelo. Además, previenen que el suelo se erosione con la lluvia y las crecientes, reduciendo con ello la erosión de las parcelas y ayudando a mantener tierras productivas y el agua de los arroyos limpia. Todo esto indica que el mantener a  los arboles ribereños nos asegura que las riberas están protegiendo los cuerpos de agua, y pone en la mesa de discusión la urgente necesidad de proteger las zonas de ribera de los ríos y arroyos de la región, y parar su destrucción.

Este 13 de julio, Día del Árbol en México, esperando que los suelos se encuentren húmedos  y favorecidos por las lluvias que se avecinan en nuestra región, participemos en las acciones individuales o de los grupos ciudadanos para plantar árboles en las riberas de los arroyos, zonas rurales o urbanas, con las especies adecuadas para cada condición.

Fuentes:

Diario Oficial de la Federación (DOF). (2010). NOM-059-SEMARNAT-2010. Lista de especies en riesgo, publicada el 30 de diciembre de 2010. México.

Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) / Sistema Nacional de Monitoreo Forestal (SNMF). (2022). Deforestación. https://snmf.cnf.gob.mx/deforestacion/

Fundación Aquae. https://www.fundacionaquae.org/dia-forestal-mundial-dia-del-arbol/

MV

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad