[Imagen: Letra Fría]

Realidad Alterna | Primera etapa: la negación

en Plumas

Decir que las cosas no son verdad y que no están sucediendo no es suficiente para evitar que sucedan; en política económica sobre todo, la especulación y el alejamiento de la realidad son especialmente preocupantes para una economía emergente con crisis migratoria y de violencia por el crimen organizado.

Es un tema bastante delicado el de la percepción del presidente ante las distintas problemáticas que aquejan al país; la opinión pública y en algunos frentes de la débil oposición que existe en estos momentos, las voces son de alarma debido a las formas del actual gobierno federal. Denostar instituciones a diestra y siniestra porque no opinan lo mismo que tú es evidentemente una negación de la realidad que lleva lógicamente a los desaciertos.

La crítica va en relación al rumbo que toma el país, es una invitación a abrir los ojos y corregir el rumbo, no es un ataque ni es ardor por una derrota electoral, hay que saber dejar el pasado en el pasado.

Ayer que el congreso de Baja California aprobó la ampliación del mandato del gobernador electo Jaime Bonilla, de dos a cinco años, es de vital importancia que la cordura y los frenos y contrapesos dignos de una democracia se impongan ante semejante aberración al estado de derecho.

Es el seguimiento al comportamiento del que ahora es un nuevo régimen, reprobar todo acto de autoritarismo y vejación a la ley, porque en democracia importan mucho más las instituciones, que las personas. Imponer una ampliación de mandato viola en muchas maneras a un Estado democrático como el que vivimos, para empezar, porque se violenta la voluntad popular que eligió un gobernador por dos años, no por cinco.

De las violaciones constitucionales mejor ni hablemos, después de un historial en los tribunales electorales, se intenta imponer poder bajo el pretexto de ahorrar dinero en elecciones, en un acto simplemente inaceptable que sin duda, abre una posibilidad que tienta a más de alguno a no hacer elecciones en cinco, diez o veinte años con tal de no gastar dinero; cuidado, no hay que olvidar que ésta es una democracia sustentada en la ley, estoy segura que este vergonzoso episodio no ha terminado.

MA/AJEM

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio