Agenda Ciudadana | El PRI en su tinta

Columnas y Opinión

Por: David Chávez Camacho.

La semana pasada fue también evidencia periodística de la decadencia apresurada en la que se encuentra el PRI, como partido y como gobierno, en Jalisco.

El viernes, el PRI tuvo sesión de su consejo político estatal. Se impuso ahí una lista de candidatos a diputados plurinominales y ocurrió lo previsible, la imposición de candidatos allegados al gobernador del estado, Aristóteles Sandoval. Eso causó enojo en no pocos priistas, incluido Francisco Ayón, ex secretario de Educación, quien fue excluido de esa lista en la que ya se hacía. El ánimo previo a tal sesión era tal que el ingreso fue controlado, ya que temían violencia provocada por esa nefasta lista.

Entre los molestos se hallaban los candidatos de ese partido a presidentes municipales, quienes ven cómo el gobernador socava posibles apoyos de los priistas más activos, a quienes se mantiene en el exilio interno del desprecio. No hay ninguna sorpresa en ello, pues se trata de la cultura priista, abusiva con sus militantes y simpatizantes. Los candidatos, dicen los mismos priistas, prevén mayor desencanto interno cuando el gobernador imponga a sus allegados, a sus amigos, en las planillas municipales.

La desbandada de priistas a otros partidos continuará, eso es también previsible y síntoma del desprecio que reciben, es un problema que enfrentan ahora los partidos tradicionales que se quedaron en el pasado.

Los analistas en los medios jaliscienses coinciden en un vaticinio que suena lógico, el de que el PRI podría sufrir una de sus mayores derrotas en las próximas elecciones federales, estatales y municipales. A las disfunciones e impotencias del otro partido de masas se suma el asomo ya de los fracasos del gobierno estatal que lo representa.

Hace días, el gobernador reconoció su fracaso en materia de seguridad pública, diciendo que la situación no mejorará. Terrible declaración. Sin embargo, de tal fracaso todos los jaliscienses ya sabíamos y no porque nos lo hubiera dicho el gobernador, sino porque lo sufrimos a diario. Ante ese problema, al gobierno del estado se le ocurrió una simulación, una acción dirigida a la opinión pública, a la que ha querido siempre manipular, con la toma y desarme de la policía de Tlaquepaque, con el débil e indebido argumento de que se sospecha esté contaminado por el crimen organizado y al final, tan sólo para ofrecer capacitación a los policías tlaquepaquenses.

Otro fracaso derrumba un eslogan del gobierno estatal, que ha presumido más de lo debido, el de Capital de la Innovación. Ya ha habido señalamientos de que el gobierno estatal confunde innovación tecnológica con negocios inmobiliarios. Pues ahora, además, gracias a una investigación periodística sabemos que la SIOP contrató a una empresa fantasma para el proyecto Ciudad Creativa Digital, contrato por nada menos que 100 millones de pesos. Más lo que se acumule, vale decir.

Otro fracaso analizado por los medios, tan sólo durante la semana pasada, refiere la anunciada extinción de Servicios y Transportes, empresa que arrastra deudas por casi mil 500 millones de pesos. Antes ya se había liquidado al SISTECOZOME por problemas idénticos. Mientras tanto, los habitantes de la Zona Metropolitana de Guadalajara y de Autlán sufren un servicio de transporte público pésimo.

Aún hay más, pero luego continuamos. Dosifiquemos las malas noticias.

 

* Este contenido es la opinión del autor y no necesariamente la de Letra Fría *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *