Agenda Ciudadana | Especulaciones Electorales

Las elecciones intermedias de 2021 serán interesantes, como todas lo son por una razón u otra. Por lo que respecta a estas, ya próximas, vale la pena preguntarse qué aspectos influirán en la decisión de los votantes. Aún es temprano para adelantar vísperas, pero a la vez ya es tarde para quienes a estas alturas del calendario no lograron posicionarse. 

Por: David Chávez Camacho

Autlán de Navarro, Jalisco. 28 de septiembre de 2020. (Letra Fría) Las elecciones intermedias de 2021 serán interesantes, como todas lo son por una razón u otra. Por lo que respecta a estas, ya próximas, vale la pena preguntarse qué aspectos influirán en la decisión de los votantes.

Uno primero, digamos que obvio, es el de los efectos del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador. Las elecciones serán una especie de encuesta al respecto y muy seguramente la evaluación que los votantes harán al respecto no será ideológica, sino económica.

La izquierda suele hundir su percepción de la realidad en el pantano de lo ideológico. Pero los izquierdistas tendrían que tomar en cuenta la indiferencia de las mayorías respecto a los discursos de la transformación. Esa largueza histórica, esas miras tan largas no suenan en los bolsillos. A las mayorías les importa más la despensa sobre la mesa que Juárez o Madero en su memoria.

Al margen de las intenciones de López Obrador, que aunque fuesen buenas carecen de importancia frente a las consecuencias de su gobierno, lo económico registra los efectos de la pandemia de COVID-19, por no citar sus efectos en la salud física y psicológica, que han sido tremendos.

Por supuesto, la pandemia y sus efectos no tuvieron causa biológica en ningún gobierno, pero sí en sus capacidades de respuesta. Como sea, esos efectos son también en el estado de ánimo y éste es muy importante en toda elección.

Otro aspecto respecto a López Obrador es su sobreexposición mediática, que a la larga no pareciera serle del todo positiva. El mismo presidente acaba de informar del 66 por ciento de las columnas en los grandes periódicos, que le han sido adversas. Se puede entender que tales medios responden a otros intereses económicos y políticos, pero tenerlos siempre en contra revela una incapacidad política, de cabildeo, en su equipo.

Y otro elemento que refiere a López Obrador, es MORENA, el partido que creó para ganar la presidencia de la república, pero obviamente no para gobernar. MORENA hizo recordar al viejo PRI, pero no alcanza aquella capacidad priista de organizar y sistematizar a todos los sectores de la sociedad. MORENA resulta ser decepcionante como partido de larga vida.

Las próximas elecciones servirán para observar hasta qué grado los morenistas dañaron a MORENA, pues hay otro aspecto respecto a López Obrador en tales comicios y es el hecho de que su nombre no aparecerá en las boletas electorales. A ello hay que sumar que en Jalisco, MORENA no pudo desarrollar liderazgos ni políticos carismáticos ni confiables.

Por supuesto, habría que observar otros partidos en Jalisco. Obviamente, Movimiento Ciudadano será el gran actor, porque es el que gobierna el estado y tiene el reto de conservar el control del Congreso local. Al observar objetivamente la situación, parece más fácil que MC obtenga resultados positivos incluso en los municipios que gobierna.

El resto de los partidos serán satelitales y jugarán a aliarse con MC o con MORENA.

La expectativa, en todo caso, la generará Futuro, el partido de Pedro Kumamoto, una aventura de juventud que no ha permeado suficientemente en la población en general. Futuro será observable más en términos de discurso e imagen, eficaz sobre todo entre los jóvenes universitarios, un sector nada subestimable en la actualidad.

Aún es temprano para adelantar vísperas, pero a la vez ya es tarde para quienes a estas alturas del calendario no lograron posicionarse. 

MA/MA

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Deja una respuesta