/

Agua y aire, contaminados por plaguicidas

(Foto: Mayra Vargas)

En el marco del Día Internacional del No Uso de Plaguicidas, conmemorado el tres de diciembre, el investigador Luis Manuel Martínez Rivera habla sobre el estado del agua, el aire y la salud humana en Autlán, El Grullo y El Limón, como resultado de la aplicación de plaguicidas en los monocultivos que se ensanchan en la tierra de la región Sierra de Amula.

Por: Esther Armenta

Autlán de Navarro, Jalisco. 3 de diciembre del 2021. (Letra Fría).- El uso de plaguicidas comenzó en los años sesentas y desde entonces, han permanecido en este valle conformado por los municipios de Autlán, El Grullo y El Limón, donde la calidad del agua y el aire se han sacrificado a cambio de agricultura masiva. Aunque aún faltan estudios que comprueben el impacto negativo de los agroquímicos en la región, una cosa es segura: el valle están contaminado, así lo asegura el profesor e investigador del Centro Universitario de la Costa Sur, Luis Manuel Martínez Rivera.

En el marco del Día Internacional del No Uso de Plaguicidas, conmemorado el tres de diciembre, Martínez Rivera habló sobre el estado del agua, el aire y la salud humana como resultado de la aplicación de plaguicidas en los monocultivos que se ensanchan en la tierra de la región Sierra de Amula.

“Lo que sí hemos registrado, es que en todo el valle, en toda la zona de Autlán, El Grullo y El Limón, las aguas subterráneas traen productos químicos, traen no solo plaguicidas, traen también fertilizantes y nitratos en el agua. Necesitamos más tiempo, en esta temporada de lluvias hicimos monitoreo, tenemos que hacerlo durante la temporada de seca donde hay más aplicación porque ahorita la caña está creciendo, ya no se aplica mucho, pero una vez que se corta se hace aplicación intensiva, entonces veremos los cambios entre temporadas”, dijo en entrevista a Letra Fría.

De acuerdo con el investigador, se necesita más tiempo para saber cómo se mueven los plaguicidas en el agua, y cuáles son las zonas más expuestas, pues hasta ahora no tienen datos exactos sobre la profundidad que alcanzan los plaguicidas, pero lo que sí han comprobado es que el valle está contaminado.

En el marco de la XXV Semana Cultural Universitaria del Centro Universitario de la Costa Sur en octubre de 2019, se organizó el coloquio: “Plaguicidas, salud pública y medio ambiente”. (Foto: Esther Armenta)

Sobre la cuestión de si eliminar o regular su uso, Luis Manuel Martínez señala que en México ya existe la regulación de plaguicidas, pero no ha sido suficiente, por lo que por un lado habría que analizar qué dice la norma mexicana, y por otro lado, asegurar que las plantaciones agrícolas se encuentren a por lo menos 500 metros de distancia de asentamientos humanos, aunque la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco recomienda que sea a 300 metros.

“Ya está regulado su uso, la mayoría de los productos que se aplican están legalmente aprobados por COFEPRIS, aunque algunos que en otros países ya están restringidos pues aquí están aprobados, podríamos iniciar con eso. Eliminarlos sería demasiado ilusorio, pensar que podemos eliminarlos de un día para otro. Yo creo que son etapas, necesitamos ir haciendo una transformación de la forma como se hace agricultura, pero yo partiría de que lo primero que tenemos que hacer es proteger los centros urbanos, las áreas de población”, abundó.

De entre todos los daños que causan los agroquímicos, el de mayor impacto está en los cuerpos de quienes habitan la región, pero hasta ahora tampoco hay un estudio que demuestre hasta donde inciden los plaguicidas en la salud de los hombres y mujeres de los municipios del valle.

 “El más preocupante (el daño) es en la salud. Todavía no tenemos registrado, porque es complicado, pero sabemos que algunos productos pueden ser potencialmente cancerígenos, obviamente es difícil demostrar cuando algún producto está generando el cáncer, pero se pueden ver las estadísticas regionales y pueden encontrar que hay municipios con incidencia alta de algunas enfermedades. Es un proyecto que queremos hacer, lo estamos planteando para CONACYT”, compartió el investigador.

Foto: Mayra Vargas

La declaración anterior toma nitidez al consultar los datos de la Jurisdicción Sanitaria VII, de la que forman parte El Grullo, El Limón y Autlán. Para este año -2021- de enero a julio, enfermedades como padecimientos pulmonares obstructivos crónicos, bronquitis crónica, enfisema y asma, distintos tipos de cáncer, insuficiencia renal y malformaciones congénitas y anomalías, se ubicaron entre las principales causas de muerte de la población de esta zona de Jalisco.

En los tres municipios en mención, cada año se utilizan más de 30 mil litros de glifosato, 15 mil litros de insecticida y 6 mil toneladas de fertilizantes nitrogenados.

Existen por los menos dos antecedentes científicos que comprueban la mala calidad del aire como resultado de la agroindustria y la presencia de plaguicidas en los habitantes. Este último fue evidenciado por el hallazgo del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) Occidente en 2019, cuando detectaron cuatro plaguicidas en la orina de adolescentes estudiantes de la telesecundaria Venustiano Carranza, ubicada en la localidad de El Mentidero en el municipio de Autlán de Navarro.

La otra evidencia y más reciente, fue documentada por Tanya Flores Mejía en su tesis de la licenciatura en Gestión y Economía Ambiental de la Universidad de Guadalajara. Flores Mejía comprobó a principios del 2021 que en la misma localidad, El Mentidero, se rebasan los límites establecidos de contaminantes en el aire por la Organización Mundial de la Salud y la NOM-172-SEMARNAT-2019, pues se encontraron contaminantes como partículas gruesas (PM10), partículas finas (PM2.5) y ozono (O3) en el aire.

Aquí el reportaje sobre la tesis:

EA/EA

*Queda prohibida la reproducción total o parcial. El contenido es propiedad de Letra Fría.*

Periodista egresada de la Licenciatura en Periodismo en el Centro Universitario del Sur de la Universidad de Guadalajara. Afinidad por el periodismo de investigación, narrativo y derechos humanos. Reportera en Letra Fría a partir de mayo del 2019. Conductora de Matutino LF, el noticiero de Letra Fría.

Deja una respuesta