/

Cuando los colores te molestan | Sexualidad

Por: Julio César López

Autlán de Navarro, Jalisco. 19 de junio de 2022. (Letra Fría) Estamos en el mes del Orgullo LGBT+ como se le conoce al mes de junio; han sido muchos años, décadas, incluso siglos de lucha por el reconocimiento y respeto de los derechos humanos de las personas que forman parte de esta población y hoy deseo hablar en este espacio de SexualidadEs sobre la importancia de visibilizar la Diversidad sexual y de género, sobre todo ante las reacciones que genera el que hablemos de este tema; reacciones que aun hoy, 2022, rayan en la censura, el estigma y la discriminación.

Anuncios

Hablar de diversidad no es solo hablar del hombre gay. Es visibilizar la existencia de las distintas realidades que vive esta población desde las diversas orientaciones sexuales, identidades y expresiones de género, así como las ideas discriminatorias y sexualizadoras generadas por la idea de una sociedad binaria y heteronormada. Es tomar conciencia del ataque a la bisexualidad, incluso por parte del mismo colectivo LGBT+, que su momento rechazaba su reconocimiento y existencia. Es también trabajar por visibilizar y apoyar en los procesos de las personas y las infancias trans, dentro del espectro binario y no binario; es hablar sobre la realidad de la intersexualidad y trabajar por los derechos humanos de quienes las viven; es desarrollar el respeto y la dignificación de las personas travestis; es conocer la asexualidad y su amplio espectro; es hablar de lo Queer y las personas de género No binario y un amplísimo y rico etcétera que es nuestra responsabilidad el conocer para evitar actos y discursos discriminatorios o la tergiversación de los conceptos.

Múltiples instituciones durante del Mes del Orgullo realizan acciones afirmativas desde sus espacios y programas para dar cabida a este diálogo, sin embargo, existen empresas que se suman durante este mes para mostrar sus políticas de inclusión, muchas de ellas se dicen amigables con la diversidad y que, incluso, ponen en sus logos la bandera de colores, pero desde una mirada crítica, éstas, en algunos de los casos solo lo llevan a cabo para sumar al mercado rosa en el que lucran con la causa. 

Las personas defensoras de los derechos humanos en este mes suman con muchas acciones que buscan reafirmar la lucha por los derechos humanos de la población LGBT+, acciones que, con pasos pequeños cada año se van logran avances significativos en pro del colectivo, pero pasos.

Sin embargo, aún quedan muchos lugares donde los colores que representan la diversidad MOLESTAN. Y si les molestan es por muchas razones: puede ser desde una clara ignorancia de lo que significa el respeto por la diversidad confundiéndola con “ideología y adoctrinamiento”, creyendo que los colores en un periódico mural que pueden confundir a las personas. No hay cosa más lejana a la realidad y más cercana a lo absurdo. Todas las personas que vivimos una sexualidad diversa no se nos adoctrinó al estar sometidos a la visión heterosexual o también llamada heteronormatividad de las películas, series, novelas y cuentos con los que se tuvo contacto desde la más temprana infancia; lastimosamente sólo surgía la pregunta de por qué lo que vivíamos no se reflejaba en ninguna de ellas; una pregunta que se ahogaba en el interior de nuestra cabeza, por temor a vivir la violencia que de muchas maneras amenazaba en el ambiente. Y recordar eso aún duele…

Si los colores les molestan es momento, como lo acaba de citar Eduardo Rubino, activista LGBTIQ+ y senador español, que es hora de mandar al “closet (armario)” a aquellos que se molestan por la diversidad, a aquellos que se niegan a hablar de las realidades sexuales desde la ignorancia, a aquellos que se escudan en una fe para condenar a los que piensan y viven diferente.

El respeto ha de ser en ambas vías, pero también es nuestra responsabilidad como sociedad el encaminarnos hacia una Educación Sexual Integral (ESI) la cual tiene que ser parte de nuestra agenda educativa: una educación sexual basada en información actualizada y científica, no justificada en opiniones personales, ni en falsas conceptos aprendidos por siglos que agreden y violentan a las personas, por vivir su intimidad y su expresión de manera diversa, libre y abierta.

El mes del orgullo LGBT+ es la oportunidad de mostrar los colores de la vida, que las personas podamos seguir trabajando por los derechos de todas las personas y por la capacidad de vivir en libertad y en respeto en una sociedad basada en el buen trato y en el reconocimiento de la diversidad, de tal forma que un arcoíris no asuste a susconciencias, sino que se celebre la vida, y como escuché hace unos días, el PRIDE, es la fiesta de los que no éramos invitados a la fiesta. Feliz vida llena de colores.

MA/MA

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad