/

Enrique, El Despiadado

Jesús Medina García narra la anécdota de Pedro, un estudiante de 13 años de edad, y sus compañeros de clase, quienes realizaron su primer viaje a FIL; el viaje que no fue frustrado, aunque así lo hubiera deseado Enrique, El Despiadado.

Por José D. Medina García | Simpatía por el débil

Autlán de Navarro, Jalisco. 04 de diciembre de 2022. (Letra Fría).- Pedro era un buen muchacho de 13 años de edad que iba a una secundaria pública de Autlán. Desde el mes de octubre, Lázaro, su profesor de literatura le había informado al grupo que después de dos años de pandemia, la Feria Internacional del Libro se iba a llevar a cabo de manera presencial y que gracias a su importancia como una actividad de aprendizaje social y lúdica, los iba a llevar.

Todos se pusieron muy contentos, de inmediato los alumnos les informaron a sus familiares. El itinerario señalaba salir de Autlán a las 5 de la mañana, considerando el terrible tráfico que ya casi a todas horas se presenta a la entrada a Guadalajara: Podían llevar lonche, aunque también se consideraba una escala en Tecolotlán para llegarle a los famosos taquitos de balde, que son deliciosos, económicos y parte de la identidad de esa comunidad.

Breviario cultural

El “taco de balde” en Tecolotlán, Jalisco, se remonta a mediados del siglo XX, cuando la señora Apolinar Flores Sánchez comenzó a vender los deliciosos tacos de balde a bordo de la carretera Guadalajara-Barra de Navidad, los tacos de aquel entonces eran sólo de picadillo, papa y frijol. 

Fue en el año 1954 cuando la sobrina de la señora Apolinar, la niña Eva Preciado Sánchez teniendo solo 7 años de edad comenzó a trabajar vendiendo “tacos de balde” con el fin de contribuir a la economía de su familia. Actualmente Eva Preciado Sánchez es una señora de 73 años de edad y sigue ejerciendo el mismo oficio, sin duda sus 66 años dedicada a este bonito oficio la convierten en la gran pionera del tradicional y representativo “taco de balde”. 

Asimismo, destaca “El original taco Ramón” fundado hace más de 30 años por el Sr. Ramón Hernández Aguilar y su esposa Rosalba Bustos Silva quienes crearon sus propios guisos especialmente en cuaresma. Actualmente junto con sus 4 hijos emplean más de diez vendedores. Por su parte el Sr. Ignacio Mendieta Martínez menciona tener aproximadamente 35 años vendiendo los tacos, de los cuales calcula vender dos mil al día. 

En el año 2018 se realizó la primera feria donde se regalaron más de mil órdenes, en esta edición participaron 10 empresas taqueras. En el año 2019 el Gobierno Municipal de Tecolotlán, organizó la segunda edición de la Feria del Taco de Balde los días 2 y 3 de agosto, en dicha feria se regalaron en dos días 2,145 órdenes de tacos y participaron 17 empresas taqueras 

 En la actualidad se preparan de picadillo, papa, frijol, chicharrón y rajas, ha sido tanto la demanda, que ahora este manjar popular se distribuye en municipios como: Juchitlán, Unión de Tvla, Autlán de Navarro, San Martin de Hidalgo y Cocula e incluso en otros estados de la República Mexicana. 

Se cuenta con 20 empresas que se dedican a la producción y venta del “taco de balde”, cada una genera empleos directos, iniciando sus labores de preparación artesanal desde las 3 de la mañana, para iniciar la venta aproximadamente a las 6 de la mañana a bordo de la carretera Guadalajara-Barra de Navidad o en los municipios antes mencionados, con un aproximado de 3,000 órdenes diarias, cada orden tiene 5 tacos y un costo de $25.00 pesos. Estas pequeñas empresas generan mensualmente una derrama económica de más de $600,000.00.

Datos tomados del libro: Historia y Patrimonio de Tecolotlán. ( 2021) Ed. Amate

De nuevo con Pedro

Después de la parada en Tecolotlán, llegarían a las instalaciones de la FIL, , el profe ya les había reservado participar en un taller de elaboración de videos de contenido cultural mediante divertidas aplicaciones, la asistencia a un concierto de música árabe, finalizando con un recorrido por la misma. Comerían en Cocula contemplando llegar a Autlán aproximadamente a las 9 de la noche. Y todo con un costo de $300.00 que podrían ir pagando en abonos.

Los alumnos estaban felices, entusiasmados, motivados, después del confinamiento salir a un evento de esta naturaleza, la adrenalina, las bromas, el entusiasmo juvenil a flor de piel.

Pero un día antes, llegó un oficio que el gobernador Enrique Alfaro, a través del secretario de educación estatal, indicaba amenazante, sin explicar los motivos, que por ninguna razón se permitiría asistir a nadie a la FIL.

Ya se imaginarán la rabia, frustración y tristeza de los miles de niños, adolescentes, docentes y familiares de estos estudiantes, porque ese nefasto oficio se distribuyó en todo Jalisco.

El profesor Pedro, habló con el director diciéndole que, si podía hacer una excepción, que ya estaba todo pagado, que comprendiera la frustración que representaría esa cancelación de última hora. Fue tanta la insistencia del profe, casi al borde de las lágrimas, que el director le dijo:

– Haremos una excepción, siempre has sido un buen educador y… espero no me vaya a costar la chamba…

– Gracias, gracias señor director, a nombre mío y de todos los muchachos se lo agradezco y seremos discretos para evitarle represalias-

El viaje resultó de lo más exitoso, se cumplieron todos los objetivos. Bueno, menos el del actual gobernador Enrique, El Despiadado. Ni modo. Como dicen en Cuba “chivo que rompe tambor… con su pellejo lo paga”.

Historiador y escritor. Ha publicado en diversas revistas, medios y modalidades. Es profesor investigador titular de la Universidad de Guadalajara.

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad