Había una vez, una niña llamada Francia…

Francia encontró nuevas familias de insectos acuáticos en la región durante sus investigaciones en las cuencas de los ríos. También desarrolló una herramienta útil y necesaria para la caracterización de los cuerpos de agua. ¡Conoce su historia!

Foto: Cortesía de Francia Rodríguez.

Por: Jhoseline Ramírez

Autlán de Navarro, Jalisco. 27 de marzo de 2023. (Letra Fría).- La doctora Francia Elizabeth Rodríguez Contreras tiene 38 años de edad, nació en Tonaya pero hizo del municipio de Autlán su segunda casa. Tiene el cabello castaño oscuro, una sonrisa amable y ojos grandes que desbordan curiosidad. Es esta cualidad la que la encaminó a encontrarse con la ciencia, ya que desde muy pequeña sentía esta inquietud por explorar y descubrir lo desconocido.

Francia no recuerda exactamente cuál fue su primer acercamiento con esta rama del saber humano, sin embargo, tiene presente sus días en la escuela primaria «Benito Juárez» en Tonaya, donde sus maestros le hablaban sobre descubrimientos e inventos tecnológicos que habían marcado la historia, como las vacunas o curas para ciertas enfermedades.

Anuncios

JRA PROMOTORES INMOBILIARIOS

Fue ahí donde se dio cuenta de que existía la ciencia y lo que se podía hacer con ella, entonces comenzó a formar su propio concepto sobre lo que hacen los científicos y científicas.

Para Francia, la ciencia, además de ser una forma de explicar lo que acontece, también es una manera de advertir las causas de las cosas que pasan a nuestro alrededor y también es una puerta que permite que se generen propuestas sólidas a problemas determinados, por ejemplo, de salud o medio ambiente.

Anuncios

APYSA

En sus días como estudiante de primaria, alentada por las historias de sus maestros, Francia soñaba con inventar o descubrir algo importante para la humanidad – me lo cuenta con mucho cariño y puedo percibir su sonrisa a través del altavoz. Yo también sonrío.

Personalmente admiro mucho su trabajo como científica y escuchar la historia de cómo esa niña se volvió “la doctora Francia”, me emociona y puedo percibir que a ella le entusiasma también.

Anuncios

Cuipala

Sin embargo, me cuenta que por cuestiones personales en el transcurso de la infancia a su adolescencia, algo cambió y sus sueños de descubrir o inventar se pusieron en pausa.

Fue cuando llegó a su edad adulta, con la conciencia de la situación actual ambiental, la sobreexplotación y el mal manejo de los recursos naturales, cuando volvieron esos deseos de descubrir un “cómo” podría aportar algo para mejorar la situación a la que todos nos enfrentamos en cuestión medioambiental. Aunque se formó como administradora fue este pensamiento el que la impulsó a adentrarse en el mundo de la ciencia.

La línea principal de investigación de Francia es el manejo de cuencas. Este está relacionado a los ríos y su territorio. Actualmente trabaja en la hidroecología, la rama de la ciencia ecológica que estudia las interacciones entre los procesos hidrológicos y los sistemas ecológicos a diferentes escalas espacio-temporales.

Es posdoctorante en el Doctorado en Ciencias en Biosistemática, Ecología y Manejo de Recursos Naturales y Agrícolas (BEMARENA) del Centro Universitario de la Costa Sur (CUCSUR), donde capacita a voluntarios y estudiantes para colectar y monitorear la calidad del agua a través de los insectos acuáticos que ahí habitan. Además es candidata al SNI.

El objetivo del SNI (Sistema Nacional de Investigadores) es promover y fortalecer, a través de la evaluación, la calidad de la investigación científica y tecnológica, y la innovación que se produce en el país.

También forma parte del laboratorio HIPATIA AC desde el año 2020, donde participa actualmente con temas agroecológicos.

La niña cumplió su sueño; ahora es la doctora Francia

La doctora Francia en una salida a campo con jóvenes universitarios. (Foto: Francia Rodríguez)

Estaba reviviendo la parte de la entrevista donde la científica me comentó que de niña soñaba con inventar o descubrir algo importante para la humanidad, sin embargo, tiempo después por razones personales se distanció de esta idea, pero al ver el mal manejo de los recursos naturales, su inquietud por hacer algo regresó. Entonces tomé el teléfono y le llamé, para hacerle unas preguntas finales:

¿Qué siente ahora que mira hacia atrás y ve sus pasos? ¿Qué sentiría esa niña que soñaba con hacer un descubrimiento importante al ver que se ha convertido en la doctora Francia, que no solo es posdoctorante en el Doctorado en Ciencias en Biosistemática, Ecología y Manejo de Recursos Naturales y Agrícolas (BEMARENA) del Centro Universitario de la Costa Sur, sino que también es miembro del laboratorio HIPATIA y además, es candidata al Sistema Nacional de Investigadores?, le pregunté.

Me siento muy orgullosa de mi misma y con agradecimiento a las personas que desde mi familia, profesores y amistades me han acompañado en este proceso de formación. También con admiración a las demás personas que han fungido como ejemplo a seguir, tanto científicas como no científicas. Otro sentimiento que me surge es el de ver a las niñas y niños con esos sueños y poder ser un empuje y ejemplo para decir que sí se pueden alcanzar, con su debido esfuerzo, claro”.

Doctora Francia Elizabeth Rodríguez.

Francia también ha tenido que enfrentarse a varios obstáculos, el principal que ella identifica es la falta de estabilidad laboral regional, ya que esto limita proponer líneas de investigación a largo plazo. Ella señala que al no tener estabilidad laboral es más complicado hacer proyectos de largo aliento e incluso se complica el crecimiento profesional:

Con todo y los desafíos, Francia cumplió su sueño de la infancia al encontrar nuevas familias de insectos acuáticos en la región durante sus investigaciones en las cuencas de los ríos y también desarrolló una herramienta útil y necesaria para la caracterización de los cuerpos de agua: El índice multimétrico en específico de la cuenca Ayuquila – Armería que está pensado para utilizarse en la región con insectos acuáticos.

“No tengo en mis recuerdos eso de que «no se puede» o que «para qué», no sé si porque no les di importancia y no los registré en mi memoria, pero no tengo algún recuerdo en particular de esos comentarios”.

Doctora Francia Elizabeth Rodríguez.

Los aportes que realizan las investigaciones de la doctora Francia generan información base relacionada a la biodiversidad acuática en la región y por otro lado, también trabaja la incidencia con grupos comunitarios, enseñando a jóvenes a monitorear la calidad de sus ríos por medio de los insectos acuáticos que lo habitan, con materiales caseros como un colador.

Esta también es una forma de acercarlos directamente a la ciencia y esto para Francia es muy importante, ya que por este medio se genera información fiable sobre cualquier tema y abre la posibilidad de brindar soluciones certeras o generar propuestas viables y sustentables a largo plazo. Puede proyectar lo que pasa o va a pasar desde diferentes enfoques y líneas de investigación.

Utilizan insectos acuáticos para monitorear la calidad del agua de los ríos

Utilizar insectos acuáticos para determinar la calidad del agua es sencillo y su costo es muy bajo. (Foto: Francia Rodríguez)

Francia Rodríguez lleva a cabo el proyecto «Monitoreo científico y comunitario con insectos acuáticos en los ríos Cuitzmala y Purificación para implementar reservas de agua» con estudiantes y voluntarios. A su vez este programa forma parte del proyecto «Ecohidrología para la sustentabilidad y gobernanza del agua cuencas para el bien común.»

«Este proyecto a nivel nacional lo que busca es ampliar información, para que se implementen reservas de agua, esto quiere decir que se le deje agua al río, que no lo sequen completamente como pasa en algunas partes, que no debería ser así».

Doctora Francia Elizabeth Rodríguez

¿Cuál es la función de los insectos?

(Foto: Francia Rodríguez)

Dentro del río, estos insectos tienen diferentes funciones, como limpiar la materia orgánica que cae al agua, por ejemplo, la hojarasca del río. Otros se comen algunos organismos considerados como plagas, también sirven como alimento para los peces, chacales, aves, reptiles o anfibios que ahí habitan.

Así como en la tierra los insectos son abundantes y diversos, también los que viven en el río tienen altos niveles de sensibilidad. Unos son muy resistentes y aguantan niveles de contaminación o alteración a su hábitat y hay otros muy sensibles, que ante cualquier cambio de la calidad o del sustrato, van a desaparecer.

Francia Rodríguez explica que entre los mas tolerantes y los sensibles, se encuentran los intermedios.

En el proceso se toma una muestra de varios insectos, por lo general son 100 organismos, de ahí se utilizan unos índices bióticos. Si la muestra incluye todos los insectos (resistencia alta, media y leve) se puede decir que el sitio tiene mejor calidad.

El monitoreo científico se esta realizando en diez sitios. El proyecto se ubica en cinco puntos en las cuencas del río Cuitzmala y cinco más en las de Purificación.

En cuanto al muestreo comunitario, la zona en la que se esta trabajando son en los municipios de Casimiro Castillo, Cihuatlán, Cuautitlán de García Barragán, La Huerta, Tomatlán y Villa Purificación. El proyecto planteó que la recolección fuera en tres sitios de cada río.

¿Las pruebas químicas del agua podrían ser sustituidas por insectos acuáticos?

Muestreo comunitario con alumnos de secundaria. (Foto: Francia Rodríguez) 

La doctora Francia Rodríguez dice que no. Sin embargo, explica que los insectos acuáticos nos pueden dar una visión de cómo está la calidad de un ecosistema en un mediano o corto plazo, es diferente a tomar análisis de agua. 

«Cuando tu tomas una muestra para hacerle análisis físico químicos, es como una fotografía, porque tú solamente tomas la muestra y la llevas al laboratorio, pero puede ser que cinco minutos después avienten una sustancia y entonces tú no te diste cuenta», dice la experta. 

Doctora Francia Elizabeth Rodríguez

Para explicarlo mejor, Francia pone de ejemplo las situaciones que pasan con los ingenios que a veces descargan aguas residuales en los ríos. Cuando esto pasa, hay mortandad de peces… Como ellos viven ahí al igual que los insectos, nos pueden reflejar qué es lo que pasa en un mediano plazo. 

«No es que sustituyan a los físico químicos porque no nos va a dar con tal precisión qué sustancias tiene el agua, sin embargo, nos puede decir a grandes rasgos si hay contaminación orgánica o alteración en el hábitat».

Doctora Francia Elizabeth Rodríguez

Supongamos que hacemos un muestreo con insectos y otro análisis físico químicos, ambos al mismo tiempo. Imaginemos que en el muestreo con insectos siempre encontramos los mismos organismos en el río y al mes o dos meses siguientes volvemos a ir y nuevamente se toman muestras. 

Los análisis físico químicos pueden mostrar que no hay alteraciones en el agua, sin embargo si el muestreo con insectos se altera esto indica que algo pasó. Los físico químicos nos dicen cómo está el agua en ese momento, pero el agua sigue corriendo.

Otra cuestión que resalta Francia es el hecho de que los análisis físico químicos tienen un costo y requieren aparatos. Este hecho complica que se les dé seguimiento a estos muestreos que tienen un costo. 

Utilizar insectos para determinar la calidad del agua es sencillo y barato, de hecho, como tal no tiene un costo ya que se pueden utilizar utensilios sencillos, por ejemplo un colador.

«Lo que sí se necesitan son las claves locales, porque existen muchas claves o libros que abarcan organismos o estos insectos acuáticos de otros países, entonces en lo que se esta trabajando, es en una guía con las familias en la orden de taxonomía de los insectos acuáticos que están acá en esta zona»

Doctora Francia Elizabeth Rodríguez

Actualmente la doctora Francia trabaja en esta guía, para que los voluntarios que harán un muestreo comunitario tengan previamente una capacitación.

Ventajas de trabajar con insectos acuáticos 

Utilizar estos organismos para monitorear la calidad de los sistemas acuáticos es algo común a nivel mundial, en algunos países incluso están considerados en las normas oficiales, como protocolo. 

Los peces también son utilizados como herramienta para monitorear la calidad de los ecosistemas acuáticos. La diferencia que tienen los peces de los insectos acuáticos, es que los peces, por su tamaño tienen un rango de movilidad mayor que los insectos acuáticos, por lo tanto si alguna sustancia extraña se vierte en el río es más probable que los peces puedan huir, a diferencia de los insectos.

Edición: Carmen Aggi Cabrera y Mayra Vargas

Queda prohibida la reproducción total o parcial. El contenido es propiedad de Letra Fría.

Jhoseline Ramírez es una conductora, editora y productora mexicana apasionada por la creación de contenido audiovisual y comunicación en temas culturales, artísticos, de entretenimiento, diversidad sexual, inclusión y feminismo. En Letra Fría se dedica a la realización de contenido audiovisual. Sus producciones más destacadas son: La serie gastronómica regional “¿Aquí que se come?”; Serie especial “CarnavalLF 2020”; Serie “AnimalLF”, un especio para ti y tu mascota (2019); “La Claqueta”, un espacio de cine; “Especial de Día de Muertos” (2019);
Es operadora técnica de los programas “Hablemos de emociones” y “EntrevistaLF”.
Es apasionada de su trabajo y cree que desde el periodismo se puede construir un mundo mejor para las personas.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad