/

Investigadora del CUCSur recibe premio “Partners in Flight” en Conferencia Ornitológica de Norte América

Dra. Sarahy Contreras Martínez, durante la NAOC VII. (Captura de pantalla).

Sarahy Contreras-Martínez comenzó a trabajar con aves hace 28 años. Ella es profesora investigadora en el Centro Universitario de la Costa Sur de la Universidad de Guadalajara, en el Departamento de Ecología y Recursos Naturales. Este viernes recibió el premio “Partners in Flight” en la categoría de Investigación individual, en el marco de la Séptima Conferencia Ornitológica de Norte América (NAOC VII).

Por: Mayra Vargas.

Autlán de Navarro, Jalisco. 14 de agosto de 2020. (LF).- Aquí les compartimos una entrevista acerca de este premio y de la trayectoria de la Dra. Sarahy Contreras Martínez como ornitóloga en esta región del país:

M: ¿Qué es Partners in Flight y por qué otorgan este premio?

S: “Es una red de conservación para las aves, que abarca todo el continente americano, desde Alaska hasta la Patagonia y están involucradas alrededor de 300 instituciones, entre la academia, manejadores de áreas, ONGs otras más, entonces el premio lo otorgan en diferentes categorías y el que recibí fue en la categoría de investigación individual, en el que están reconociendo la contribución en el campo de la conservación de las aves terrestres del continente americano, pero desde aquí desde Autlán, desde el oeste de México”.

M: ¿Cuáles son algunas investigaciones que usted ha desarrollado en esta región?

S: “Yo empecé en los 90 a aprender de aves y en 1991 hice mi tesis de licenciatura con efectos de incendios forestales sobre todas las comunidades terrestres de aves aquí en la región y he tenido una trayectoria donde se envuelve siempre las perturbaciones humanas y el efecto que tienen sobre las aves, sobre todo las aves terrestres, estamos hablando de trabajos relacionados por ejemplo con el agave, con la ganadería, los incendios forestales, la agricultura, al deforestación, la sucesión forestal y todo esto en aves de montaña”.

“Principalmente mi trabajo ha sido desarrollado en la Reserva de la Biosfera Sierra de Manantlán, pero también atiendo las necesidades que cada municipio tiene, es decir, he tenido la satisfacción de trabajar en planes de manejo, en colaboración con mis compañeros, donde formamos grupos interdisciplinarios y ver para dar recomendaciones, por ejemplo para el manejo del río Ayuquila con el ingenio Melchor Ocampo, o también con el trabajo que nos solicitó en alguna ocasión el ayuntamiento de Tonaya, esto ha sido en relación a trabajar atendiendo estas necesidades que nuestra población local nos solicita y pues desde universidad estamos trabajando y sobre todo estos trabajos que me van acompañando en una línea de tiempo con muchos compañeros y bastantes estudiantes, que a través de sus tesis, nosotros que permanecemos por tiempo indefinido en la universidad hacemos esta conexión de espacios y de tiempo, para poder tener un mejor panorama de cómo la están pasando las aves, en sus hábitats y a su vez dar recomendaciones de manejo a diferentes escalas”.

“Eso es lo que me ha gustado mucho de mi trabajo, porque va desde atender las necesidades locales que nos van requiriendo, pero también estas necesidades locales las veo que las tenemos a nivel internacional a otras escalas mucho más grandes y que esto me ha permitido en la visión de viajar de lo local a algo más regional, a una escala mucho mayor pues el de participar con compañeros por ejemplo con la Red de Colibríes del Oeste de América del Norte, que yo soy una de las fundadoras y hemos trabajado en los últimos doce años en crear mejores hábitats para las aves”.

M: ¿Se trata entonces de un reconocimiento a todo el trabajo que ha desarrollado?

S: “Sí, es a esa trayectoria que me ha permitido conectarme con la gente, con las comunidades, con la educación desde CUCSur, con la investigación, con el monitoreo y con toda la gente, entonces estas tres partes de investigación, monitoreo, el trabajar con las comunidades a través de los festivales, atendiendo a través de evaluaciones de impacto ambiental o alguna necesidad con las comunidades, igual los municipios y los gobiernos pues estamos ahí. No quiero dejar de mencionar a los programas tan bonitos que me invitan a trabajar, como el programa de Amigos Alados, que es sumamente importante este programa de educación ambiental, que me ha dado la oportunidad de que yo crezca y hacer crecer el grupo. En Cuzalapa con las mujeres también el trabajo con ellas y que son granitos de arena, pero vamos avanzando con mucho cariño”.

M: ¿Qué importancia tiene para usted esta distinción?

S: “Es el reconocimiento que nos otorga otro país a una escala internacional y que reconoce la calidad del trabajo, la seriedad, disciplina, el estar ahí, de no dar marcha atrás, el de no darse por vencida, porque siempre hay diversas situaciones y debo mantenerme firme, con convicciones y seguir adelante. Entonces esto también hace que tenga un momento de reflexión, de estar en la tierra, plantar los pies y decir dónde estoy parada, voltear atrás y ver qué más necesitamos hacer, porque esto creo que es lo más bonito que me deja a mi este premio, el tener esa reflexión de dónde estoy parada, de ver mi línea de tiempo hacia atrás en la que me han acompañado mi esposo, familia, papás, tíos, hermanos, mis hijos, mis compañeros de trabajo y también la sociedad”.

M: ¿Por qué dedicarles su premio a las mujeres ornitólogas?

S: “Es muy importante la participación de la mujer en la ciencia y pareciera como que está sesgada, casi siempre los roles de género están más encaminados a que la parte masculina desarrolle la ciencia o quizá el que no nos reconozcan el trabajo también, entonces yo por eso quise dedicarlo a este grupo que se está formando recientemente, un grupo de ornitólogas, de pajarólogas, de mujeres que se dedican a estudios de las aves y también quienes transmiten el conocimiento las que son educadoras, ellas están formando una red y a mi me invitaron para asesorarlas, todas somos mexicanas y aparte todas son muy jovencitas, entonces eso me motiva mucho porque ellas quieren crecer».

«El hecho de que estemos unidas nos permite compartir experiencias, atender problemáticas y dar una solución, pero a la vez motivar a las mujeres en la ciencia y en el trabajo del campo, dentro de la que es también ciencia ciudadana con las aves, por eso quise dedicar este premio a todas estas mujeres que están dentro de la ciencia, que son jóvenes la mayoría y siento que soy parte de poder abrir el camino como una mujer ornitóloga, científica de México y que vienen varias jovencitas y qué más me gustaría que dedicarles este premio para que inicien con el pie derecho”.

M/E

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Egresada de la Licenciatura en Periodismo del Centro Universitario del Sur, de la Universidad de Guadalajara. Ganó el Premio Especial James Rowe al Periodismo de Investigación 2015, en la categoría estudiantes universitarios, otorgado por el Foro de Periodismo Argentino, en Buenos Aires.

Recibió mención honorífica en el 2do. Hackatón de Periodismo Científico e Innovación, organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en Guadalajara, Jalisco, también en 2015.

Ha publicado trabajos en diversos medios como Aristegui Noticias, en la revista digital Votán MX y Zona Docs.

Desde 2017 es miembro de la Red Mexicana de Periodistas de Ciencia (Red MPC), con sede en la Ciudad de México y es miembro activo del Capítulo Juvenil Costa Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco (BSGEEJ) desde junio de 2018.

Ganó el Premio Juventud 2019 en Autlán, Jalisco.

Periodista en Letra Fría desde 2013.

Deja una respuesta