Padre Paco alienta a auxiliar a quienes se encuentran en situaciones inhumanas

El rector de Catedral, Padre Francisco Méndez, alentó a los fieles a auxiliar a quienes se encuentran en situaciones inhumanas y a compartir las "riquezas" con el prójimo.

Vicario General de la Diócesis de Autlán, Francisco Méndez. (Foto: Padre Juan Carlos Peña Pelayo)

Por: Vianney Martínez Pérez

Autlán de Navarro, Jalisco. 26 de septiembre de 2022.-(Letra Fría) El rector de la Catedral de Autlán de Navarro, sacerdote Francisco Méndez, conocido como «Padre Paco» invitó a la feligresía a compartir las «riquezas» y a auxiliar a quienes se encuentran en situaciones inhumanas.

Anuncios

La celebración de la eucaristía del domingo número 26 del tiempo ordinario, fue celebrada en la Capilla del Santísimo de la Catedral de Autlán de Navarro, debido a los daños suscitados luego del temblor suscitado la semana pasada en el país.

Con una asistencia reducida de personas, el padre Paco comenzó la misa dominical explicando que el obispo de la Diócesis de Autlán, Rafael Sandoval Sandoval, no iba a poder oficiar la ceremonia del día, pero que «manda mucho saludos y bendiciones a todos».

Continuando con el evento religioso, el clérigo pidió que la misa fuera ofrecida por la Diócesis, así como por la paz mundial.

El protocolo de la eucaristía prosiguió, y después de leer el evangelio según Lucas, el religioso arrancó con su homilía:

“El domingo pasado se hablaba de no dejarse cautivar por las riquezas debido a sus consecuencias. Con este evangelio tenemos que comprender que el estilo de vida de Jesús debe de ser el estilo de vida de nosotros, de lo contrario llevaríamos una vida de indiferencia”, dijo el sacerdote.

Enfatizó que la búsqueda del beneficio propio conduce al ser humano a que se entregue a los placeres y a los gustos «desordenados» del mundo.

“Espero que impacte a nuestro corazón al evangelio, porque de ahí (el corazón) salen las cosas positivas, laudables y nobles, pero también del corazón salen los homicidios, los adulterios y todo lo que sea desorden en la vida”, expresó.

De acuerdo con Méndez, para «cultivar» el corazón es necesario poner en práctica la palabra de Dios, porque «Dios quiere que todos los hombres se salven y el camino es claro siguiendo a Cristo».

Para finalizar con su discurso, el padre explicó que las «riquezas» no solo consisten en lo material, sino en las capacidades humanas que posee cada personas.

“Hoy conocemos situaciones del mundo por los medios de comunicación y nosotros nos unimos al dolor de los que más sufren y están desamparados. Muchas veces no contamos con recursos económicos para auxiliar a los demás, pero el hecho de sentarse a platicar con alguien es suficiente. El evangelio nos invita a no tener miedo para auxiliar a quien está en el mundo viviendo situaciones inhumanas”, concluyó.

Antes de dar por terminada la misa, el padre Paco explicó que próximamente se habilitaría el espacio para eucaristías públicas en la Catedral. La Catedral después de ser evaluada por el personal de Protección Civil y Bomberos Autlán concluyó que no había peligro identificado en el lugar, por lo que solamente es necesario limpiar y reacomodar sitio.

A continuación, el evangelio analizado por el sacerdote Francisco Méndez:

Lc (16, 19-31)

En aquel tiempo, dijo Jesús a los fariseos:
«Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba cada día.
Y un mendigo llamado Lázaro estaba echado en su portal, cubierto de llagas, y con ganas de saciarse de lo que caía de la mesa del rico.
Y hasta los perros venían y le lamían las llagas.
Sucedió que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abrahán.
Murió también el rico y fue enterrado. Y, estando en el infierno, en medio de los tormentos, levantó los ojos y vio de lejos a Abrahán, y a Lázaro en su seno, y gritando, dijo:
“Padre Abrahán, ten piedad de mí y manda a Lázaro que moje en agua la punta del dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas”.
Pero Abrahán le dijo:
«Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro, a su vez, males: por eso ahora él es aquí consolado, mientras que tú eres atormentado.
Y, además, entre nosotros y vosotros se abre un abismo inmenso, para que los que quieran cruzar desde aquí hacia vosotros no puedan hacerlo, ni tampoco pasar de ahí hasta nosotros”.
Él dijo:
“Te ruego, entonces, padre, que le mandes a casa de mi padre, pues tengo cinco hermanos: que les dé testimonio de estas cosas, no sea que también ellos vengan a este lugar de tormento”.
Abrahán le dice:
“Tienen a Moisés y a los profetas: que los escuchen”. Pero él le dijo:
“No, padre Abrahán. Pero si un muerto va a ellos, se arrepentirán”.
Abrahán le dijo:
«Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no se convencerán ni aunque resucite un muerto”».

Edición: MV

Queda prohibida la reproducción total o parcial. El contenido es propiedad de Letra Fría.

Estudiante de la licenciatura en periodismo en el Centro Universitario del Sur, de la Universidad de Guadalajara, con afinidad al periodismo narrativo, de derechos humanos y fotoperiodismo. Corresponsal de Letra Fría en proceso electoral 2021.

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad