Pobladores de Cuyutlán y Armería rechazan instalación de empresa Presforza

La comunidad rechaza esta planta, principalmente debido a la escasez de agua en la cuenca del acuífero de Armería-Tecomán -Periquillos y al alto consumo del recurso natural que implicaría la producción de prefabricados de concreto.

Armería, Colima.- Habitantes del municipio de Armería y la comunidad de Cuyutlán interpondrán una denuncia ciudadana ante el Instituto del Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable del Estado de Colima (Imades), para señalar el funcionamiento anticipado y sin los permisos correspondientes de la empresa de prefabricados de concreto Presforza, que pretende instalarse cerca de la carretera libre Armería-Manzanillo.

Los pobladores de esta zona están en contra de la instalación de empresas industriales de alto impacto y riesgo, que buscan establecerse en las cercanías de la laguna, uno de los humedales más importantes de México, de acuerdo a un comunicado compartido por la organización Agua y Vida para Cuyutlán y Armería (Avica).

Anuncios

MEJORAVIT

“Desde la expansión del puerto de Manzanillo, la región se ha convertido en un objetivo para varias empresas que buscan aprovechar su proximidad al puerto y al agua de la laguna”, se lee en el documento.

Además del interés de la empresa Fermachem -denunciada a principios de año por los pobladores- la comunidad ha dado cuenta de que existen otras iniciativas industriales como Presforza que pretenden instalarse en este espacio.

Existen evidencias fotográficas de que Presforza ya comenzó con movimientos de suelo, despalme, y construcciones de obra civil en la obra donde busca instalarse, sin los permisos correspondientes.

Reuniones sin sustento legal

Los pobladores rechazan la manera en la que el gobierno municipal ha convocado a reuniones, para que la comunidad en votaciones a mano alzada apruebe la instalación de empresas, sin que se presente la descripción a detalle del proyecto completo y la documentación necesaria de los permisos requeridos.

La primera de estas reuniones ocurrió el lunes 25 de febrero pasado, convocada por la presidenta municipal de Armería, Diana Xally Yael Zepeda Figueroa y el presidente de la junta municipal de Cuyutlán, Francisco Aguirre, así como personal del ayuntamiento, para tomar la opinión de los pobladores sobre la operación de la planta Presforza, pidiendo su aprobación o rechazo.

“No es la manera de aprobar o no un proyecto que requiere el cumplimiento de leyes, normas ambientales y urbanas”, argumentó la bióloga y consultora ambiental, Lourdes Gutiérrez González quien ha acompañado a la población en esta defensa por el territorio.

En esta reunión, la población manifestó su oposición a autorizar la operación de empresas de alto impacto y riesgo alto, así como más cambios de uso de suelo.

Además, solicitaron en varias ocasiones que se revierta el cambio de uso de suelo industrial de alto impacto (que inicialmente era para un puerto seco y acabó aprovechando Fermachem la circunstancia) a suelo agrícola; así se lee en el comunicado compartido por la sociedad civil organizada.

En este encuentro (25 de febrero), se acordó que para la próxima ocasión debía presentarse personal de la empresa Presforza para dar a conocer el proyecto.

Rechazan industria por escasez de agua

La reunión siguiente ocurrió el 4 de marzo pasado -por parte de la empresa estuvo presente el ingeniero Enrique Flores- así como personal de la Dirección de Desarrollo Urbano del municipio.

De acuerdo a lo que expresó la población, la explicación de la empresa sobre el proyecto estuvo muy pobre, por parte del representante de la empresa, dijeron que el agua “ellos la traerían”, pero no dijeron de dónde ni cómo.

Los asistentes a la convocatoria, argumentaron que esperarán a que las dependencias correspondientes a nivel municipal y estatal evalúen a través de los estudios correspondientes la viabilidad del proyecto y en su momento emitirían su respectiva opinión.

De entrada, la comunidad rechaza esta planta principalmente debido a la escasez de agua en la cuenca del acuífero de Armería-Tecomán -Periquillos y al alto consumo de agua que implicaría la producción de prefabricados.

A decir de la bióloga Lourdes Gutiérrez, existe un estudio elaborado por la Conagua en el 2023 donde señala que este acuífero presenta un déficit de agua, por lo que resulta un riesgo grande autorizar la operación de industrias que necesitaran volúmenes importantes de este líquido.

Obligaciones de las industrias para instalarse

Los estudios y documentos con los que deben contar los proyectos industriales en Colima, según la bióloga Lourdes Gutiérrez, son los siguientes:

  • Dictamen de congruencia con el Ordenamiento Ecológico del Territorio
  • Estudio de Impacto Ambiental obligatorio, competencia del Imades
  • El vocacionamiento de uso de suelo
  • El Plan Parcial de Urbanización
  • El Proyecto Ejecutivo
  • Licencias de construcción y operación de competencia municipal y estatal

De acuerdo a la Ley de asentamientos humanos, ordenamiento territorial y desarrollo urbano del estado de Colima aplicable en Armería, así como del reglamento de zonificación del estado de Colima.

Los impactos ambientales que generan las plantas de prefabricados son: afectación de la calidad del aire por la generación de polvos y gases; aumento de los niveles de ruido en las áreas cercanas; afectación de la calidad de las aguas por descargas de efluentes, es decir desecho de aguas sucias; generación de desechos peligrosos (grasas, aceites) que se generan por el mantenimiento de la maquinaria que se utiliza y de los camiones en la planta. 

Cansancio en Cuyutlán y Armería

Los habitantes de Cuyutlán y Armería expresan su cansancio ante estos encuentros, los interesados llegan tarde, no se realizan consultas formales, los proyectos carecen de análisis respaldados por documentos y papeles, y no se gestionan las consultas de manera oficial con una convocatoria formal y la debida notificación a todos los habitantes, dice el comunicado.

Rechazan realizar más cambios de uso de suelo que podrían convertir al pueblo en parte de un corredor industrial, transformándolo en un almacén de contenedores y desapareciendo actividades como la agricultura, la recolección de sal o la ganadería.

Ante esta situación, los habitantes de Cuyutlán y Armería se sienten desamparados, enfrentándose solos a las amenazas, ya que perciben que empresas y gobierno son una misma entidad.

La comunidad de Cuyutlán sigue en pie de lucha por la defensa de su territorio y es imperante que la población y las autoridades no la dejen sola, dice el documento.

Tengo más de veinte años contando historias -o quizá a estas alturas del partido ellas me cuentan a mi-. He trabajado para diferentes medios, casi todos escritos y algunos radiofónicos. Busco que el periodismo mueva algo en mí, en las demás personas, en la sociedad. Creo en el periodismo hiperlocal, este que hacemos aquí, que impacta.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad