Punto y aparte | Informe de la rectora

A raíz de este último informe, es normal ya que se suelte el juego de la rumorología en torno en quién recaerá el próximo nombramiento de Rector o Rectora, ojalá que en esta nueva designación en el perfil prevalezca el aspecto académico sobre el político; la historia del centro nos ha demostrado como nos ha ido cuando se preferencia esto último, y como nos fue cuando se preferencia lo primero.

Por: Horacio Saray Meza

Autlán de Navarro, Jalisco. 11 de abril de 2022. (Letra Fría) En días pasados, para ser exactos el día miércoles 30 de marzo, la Dra. Lilia Victoria Óliver Sánchez, rindió su último informe como rectora del Centro Universitario de la Costa Sur, después de seis años de estar al frente de una institución que ha sido referente no solo en el plano académico, sino parte esencial del desarrollo de Autlán y la región.

Anuncios

Este tipo de eventos, si bien su esencia parte de la reglamentación universitaria que obliga a la rendición de cuentas ante los distintos Consejos, en este caso en especial ante el Consejo de Centro, el cual es convocado para la celebración de una sesión solemne, por la importancia del acto y los actores que concurren, termina por convertirse en todo un acontecimiento que abarca aspectos sociales y políticos.

El informe de la Doctora Lilia, no podía estar exento de ello, si bien en cinco ocasiones anteriores lo había hecho, el de este año revestía una singular expectativa, no solo por tratarse de su despedida, o la presencia del Rector General, sino se sumaba también la incógnita de quién habrá de sustituir a la Rectora y a partir de mayo asumir el mando del Centro, de tal forma que la pasarela y las conjeturas se coinvirtieron en un ingrediente extra.

Ante ese panorama, ante la presencia de los integrantes del Consejo, teniendo como testigos de honor las autoridades de la Universidad encabezadas por Ricardo Villanueva, Rector General; del ciudadano presidente municipal Gustavo Robles Martínez, y ante un abarrotado auditorio conformado por la comunidad universitaria e invitados especiales; la Doctora Lilia tuvo a bien rendir un informe sui géneris, en contraposición de los tradicionales que vuelcan su información en datos, números, cifras, estadísticas, porcentajes; y tal como lo reconociera el mismo Rector General en su intervención un informe plagado de humanismo, un informe mostrando el rostro humano, que muchas veces al tan solo observarlo demuestra y hace realidad esa trillada frase que dice “vale más una imagen que mil palabras”.

No hubo necesidad de justificar con una estadística o una gráfica un logro, bastaba observar el rostro de un estudiante indígena, de un trabajador, de un maestro, de un directivo, ver una actividad en un laboratorio, en un aula, en una actividad científica, cultural o artística, escuchar testimoniales para percibir y constatar los sustanciales beneficios que aporta la Universidad de Guadalajara a través del CUCSur a nuestro municipio y la región costa sur del estado.

La sencillez en su expresión, la claridad y honestidad en sus palabras, el reconocimiento a sus debilidades como a las fortalezas de sus compañeros universitarios, muestran lo que ha sido en estos seis años la actuación de la Rectora, en el mismo tenor se ha conducido, lo que le ha permitido ganarse no solo el respeto sino el aprecio de muchas personas. Su formación académica, la trasladó en su función como Rectora, sus raíces familiares en Autlán la comprometieron a trabajar con denuedo, pero sobre todo su amor por la Universidad que la formó fue el acicate para dejar un legado que se tradujera en crecimiento y desarrollo.

Hoy más que nunca podemos decir de la Dra. Lilia Óliver “misión cumplida”, que lástima que termina este ciclo, pero que esperanzador fue la respuesta del Rector General, ante la solicitud que se le realizara para no dejar y echar al olvido ese proyecto que iniciara la Rectora en el predio de “Las Urracas” y la culminación del llamado Museo de La Grana, lo que permitirá acrecentar el conocimiento del Autlán prehispánico, que ha sido la pasión como historiadora de la Doctora; el compromiso no solo de preservar el proyecto sino de comprometerla a seguir siendo partícipe de él, nos hace vislumbrar que tendremos todavía por mucho rato entre nosotros a Lilia Óliver Sánchez.

A raíz de este último informe, es normal ya que se suelte el juego de la rumorología en torno en quién recaerá el próximo nombramiento de Rector o Rectora, ojalá que en esta nueva designación en el perfil prevalezca el aspecto académico sobre el político; la historia del centro nos ha demostrado como nos ha ido cuando se preferencia esto último, y como nos fue cuando se preferencia lo primero. 

Con esto, más que ser un artículo, son comentarios, damos inicio en esta etapa de colaboración con “Letra Fría”, a quién por conducto de su codirectora Carmen, reconocemos la tenacidad informativa y la brega que han realizado en este campo periodístico, pero sobre todo su profesionalismo, que es el factor que hace que uno se sienta orgullo de participar en este proyecto de la Red de Columnistas. Sin más, punto y aparte.

MA/MA

Queda prohibida su reproducción total o parcial. El contenido es propiedad de Letra Fría.

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad