¿Quién hace posible el futuro? Segunda parte

en Plumas

Por: Oswaldo Ramos

Tanto las regiones como la urbe tienen un gran potencial para realizar un cambio significativo dentro de la política estatal y lo estamos demostrando. Aquí es donde quisiera reconocer a esas personas que desde sus trincheras luchan todos los días por transformar su realidad con esfuerzos organizados y con los que aún no nos hemos encontrado.

San Gabriel, Jalisco; 20 de agosto de 2019. (Letra Fría) Hace una semana escribí en este mismo espacio lo que significaba hacer un partido político en tiempos de desesperanza y decepción por la política. Después de una cruda electoral que ha dejado ariscas a muchas personas cabe preguntarse qué estamos haciendo desde nuestras trincheras políticas para redignificar estos espacios de incidencia en la toma de decisiones de la vida pública, es decir, ¿De verdad estamos haciéndolos accesibles para todas las personas?

Construir una alternativa política desde las regiones es claramente un reto por las diferentes situaciones que caracterizan a los municipios, sin embargo, se hace posible gracias a la iniciativa propia de los habitantes que se organizan o han organizado con anterioridad para algún otro fin. En el caso de los entornos urbanos la dinámica suele cambiar bastante no solo por la marginación de algunas zonas, también por lo despolitizados que suelen estar los espacios que habitan.

Las urbes como Guadalajara tienen miles de realidades que se aglutinan en un solo espacio donde el “protagonismo” de las problemáticas se lo llevan las que son más mediáticas, esas que sí indignan pero no desagradan a primera vista, por eso hablar de la desigualdad rampante que se vive “de la calzada para allá” dejó de tomar importancia o protagonismo hace un buen tiempo, además de caer en cierto grado de normalización.

Nuestra organización política ha demostrado que es posible construir con una variedad inmensa de perfiles que reflejan las vivencias de espacios claramente desprotegidos y en algunos casos olvidados por la autoridad, hemos dejado claro que la política no es únicamente para los señores empresarios privilegiados que tienen la lana suficiente para comprar candidaturas o dirigencias partidistas.

El reto de una organización política que está en proceso de estructuración va más allá de si se asume como izquierdista o de derechas, tiene que demostrar cuán congruente es en el ser y hacer, que vaya más allá del discurso para asentar acciones concretas que incidan en el entorno inmediato para generar las condiciones óptimas de inclusión para todos los perfiles que busquen integrarse al proyecto sin importar su clase social, orientación sexual o credo. Futuro apuesta por esto, por una igualdad sustantiva que destierre las malas prácticas partidistas, esas que terminan asfixiando a las organizaciones y su militancia.

Tanto las regiones como la urbe tienen un gran potencial para realizar un cambio significativo dentro de la política estatal y lo estamos demostrando. Aquí es donde quisiera reconocer a esas personas que desde sus trincheras luchan todos los días por transformar su realidad con esfuerzos organizados y con los que aún no nos hemos encontrado. A ustedes les digo que el futuro se construye con ustedes, con ustedes amas de casa, estudiantes, profesoras, albañiles, comerciantes, agricultores, artesanas y doctoras, de ustedes es el futuro y con ustedes lo haremos posible.

MA/AC

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. No se autoriza su reproducción si es con fines comerciales.

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio