Cocochita (Columbina inca) muerta por miasis. Foto: Unidad de Rescate de Fauna Silvestre del CU Costa Sur.

Unidad de rescate de fauna silvestre reporta casos de miasis en aves de la región

en Medio Ambiente/Región

Por: Mayra Vargas.

Autlán de Navarro, Jalisco. 28 de julio de 2020. (LF).- En una misma semana, la Unidad de Rescate de Fauna Silvestre del CU Costa Sur recibió tres casos de aves con miasis, enfermedad parasitaria ocasionada por larvas de una especie de mosca que se alimenta de los tejidos y órganos de vertebrados. Es la primera vez en doce años de rescates que identifican estos casos en la región.

En entrevista, Luis Eugenio Rivera Cervantes, profesor investigador en el CU Costa Sur y responsable de la Unidad de Rescate de Fauna Silvestre explicó, que esta enfermedad también puede afectar a humanos:

“La provocan algunas moscas, no todas, eso es muy importante porque luego vamos a querer hacer campañas de exterminio general y no es así, solamente son algunas moscas que depositan los huevecillos sobre los tejidos o algunos órganos que pudieran estar expuestos de animales vertebrados, en este caso estamos hablando prácticamente de anfibios, reptiles, aves y mamíferos, esto pues nos incluye a nosotros como especie humana”.

Las tres aves que recibió y atendió la Unidad de Rescate, fueron una cocochita (Columbina inca) y dos pichones de ticús (Crotophaga sulcirostris). La primera ave murió, de acuerdo con el profesor fue recogida en Tonaya, mientras que las otras dos aves fueron recogidas en diferentes zonas de Autlán y aunque ya se les extrajeron algunas larvas, permanecen con vida:

“Una sí murió, la cocochita llegó de Tonaya, una persona la había encontrado ya tenía días con ella, ya le había sacado una cantidad de larvas de mosca, la pasaron a otra persona a El Grullo y esa persona fue la que me contactó y me la mandó a la casa. El segundo y el tercero pichón de ticús y se le extrajeron entre tres y cuatro larvas, pero desconocemos si solo eran esas o todavía tiene más dentro del cuerpo. Obviamente la sobrevivencia de este tipo de aves va a depender de la infestación que puedan traer y de la resistencia que puedan tener esos animalitos”.

Aunque Dermatobia hominis es la especie de mosca especializada en este tipo de parásitos, el profesor aclaró desconocer hasta el momento si se trata de esta o de otra especie de mosca la que podría estar ocasionando esta situación:

“Lo que tendríamos que hacer es colectar las larvas, esperar a que entren a la fase de pupa y que después eclosionaran para poder identificar la especie, eso definitivamente no podemos hacerlo no porque no queramos, sino por falta de tiempo, esta ya es una investigación más a fondo”.

Para Cervantes Rivera, también se tendría que hacer algún tipo de investigación para saber exactamente cuál es el impacto que está teniendo en la fauna silvestre la presencia de este tipo de parasitosis, pues de acuerdo con él esta enfermedad es más común en mamíferos que en aves:

“Es interesante, porque la literatura señala que es más común en mamíferos que en aves, pero en este momento de más de 60, 70 tlacuachitos rescatados, ninguno presenta o ha presentado problema de miasis, sin embargo, nos llama la atención esta cuestión de las aves”.

Señaló que otro aspecto importante a considerar, es que una gran población de este tipo de moscas parasitarias podría afectar severamente a nivel ecológico:

“Sobre todo imagínate, si nosotros tenemos algunas especies de aves que se encuentren bajo riesgo o en peligro de extinción, entonces aumentaría el peligro de que estas especies de aves desapareciera, pero por infestaciones de este tipo de moscas”.

Manifestó, que en esta región se abre un espacio para hacer alguna investigación y poder evaluar el impacto real de estos insectos cuya biología es esa, alimentarse de fluidos o del tejido de vertebrados. Además de cuáles especies de aves son más susceptibles a ello, pues por ejemplo en este año se han rescatado al menos 25 pichones de tecolote pigmeo (Glaucidium brasilianum) y ninguna presentó el parásito.

El responsable de la Unidad de Rescate de Fauna manifestó, que existen dos aspectos que pueden propiciar un mayor aumento en esta enfermedad parasitaria. Uno es el proceso que se da en la naturaleza, principalmente en países tropicales o neo tropicales:

“Es decir, donde hay un clima cálido o húmedo o sub húmedo, es propicio para que haya ese tipo de moscas y sobre todo al inicio de la temporada de lluvias, cuando hay lluvias nosotros aquí lo estamos observando que empieza a haber una gran cantidad de moscas, entonces la lluvia es, parece, el factor desencadenante para que haya una mayor población de moscas. Pero también en la fauna silvestre muchas especies de mamíferos y de aves esperan la temporada de lluvias para tener a sus crías, entonces parece que está todo muy sincronizado, empiezan las lluvias, hay más alimento, más vegetación”.

El otro aspecto, pero ya en los humanos, tiene que ver con una mala higiene o poco aseo personal. Incluso personas que llegan a tener un tipo de herida y esta se infecta son factores de riesgo.

Entre las recomendaciones de Rivera Cervantes para las personas, es que, si ven aves silvestres o aves de corral con comportamiento raro, como somnolencia o que se caiga a cada rato, comunicarse con la Unidad de Rescate de Fauna Silvestre o llevarlo con un veterinario, pero al hacerlo usar guantes de látex, para evitar en caso de traer huevecillos que estos se queden pegados en las manos y termine en ingesta involuntaria, lo que podría causar un problema de salud delicado.

M/E

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Egresada de la Licenciatura en Periodismo del Centro Universitario del Sur, de la Universidad de Guadalajara. Ganó el Premio Especial James Rowe al Periodismo de Investigación 2015, en la categoría estudiantes universitarios, otorgado por el Foro de Periodismo Argentino, en Buenos Aires. Recibió mención honorífica en el 2do. Hackatón de Periodismo Científico e Innovación, organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en Guadalajara, Jalisco, también en 2015. Ha publicado trabajos en diversos medios como Aristegui Noticias, en la revista digital Votán MX y Zona Docs. Desde 2017 es miembro de la Red Mexicana de Periodistas de Ciencia (Red MPC), con sede en la Ciudad de México y es miembro activo del Capítulo Juvenil Costa Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco (BSGEEJ) desde junio de 2018. Ganó el Premio Juventud 2019 en Autlán, Jalisco. Periodista en Letra Fría desde 2013.

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio