Realidad Alterna | Anotaciones útiles para un candidato confiado

Lourdes Cano Vázquez

Por: Lourdes Cano Vázquez.

Movimiento Ciudadano existe en el mapa político del país porque es una fuerza importante en nuestro Estado, básicamente porque Enrique Alfaro es la base de donde parte toda su estructura; una especie de mesías regional, que un poco como la campaña permanente de Andrés Manuel López Obrador, mantiene su ambición de llegar a la gubernatura del Estado desde aproximadamente 2009, al menos públicamente cuando iniciaba su camino como candidato a la presidencia municipal de Tlajomulco.

 

Hoy, Alfaro está mas cerca que nunca de conseguir el gobierno del Estado, no existen rivales fuertes a su lado y no parece haber escándalos que le afecten en los números, lo que parece tener un efecto de excesiva confianza al pensar que la victoria está ya en la bolsa sin siquiera haber iniciado las campañas.

Ese exceso de confianza me hace recordar al Andrés Manuel López Obrador de 2006; el que decía que iba a colgar su ropa interior de los balcones de Palacio Nacional, que no le fueran a maltratar su silla presidencial, ese mismo que con tal seguridad lanzaba un “cállate chachalaca” y decidió no asistir a un debate presidencial, el que confiaba en sus números ciegamente y terminó perdiendo.

El dicho que reza que del plato a la boca se cae la sopa, debe estar muy presente dentro del cuarto de guerra de Alfaro, sabiendo que si no es todo miel sobre ojuelas, es porque evidentemente algo no está funcionando; si la separación de su coordinador Alberto Uribe es o no una simulación, lo que sí es cien por ciento seguro, es que las fichas se mueven en maneras que por ahora no tienen sentido, pero que en unos meses lo tendrán.

Debe estar más que claro que ni un candidato mesiánico, ni una canción pegadiza hacen las victorias electorales, y aunque ayudan mucho, es claro que la gente lo que busca de un gobierno, es su capacidad de reacción y soluciones a los problemas cotidianos, no si tienen el carisma para poder cantar a dueto con un pequeño ataviado de traje típico Wixarica, de otro modo no sabrán resolver las situaciones del día a día.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *