Agenda ciudadana | A enfermedad social, receta social

Por: David Chávez Camacho

Autlán de Navarro, Jalisco. 03 de noviembre del 2020. (Letra Fría).- A partir de este viernes, 30 de octubre, y hasta el 13 de noviembre, aplica en Jalisco el llamado Botón de Emergencia, acción con la que el Gobierno del Estado busca reducir los niveles de contagio de COVID19.

Esta es una medida que vale la pena reflexionar socialmente. Lo primero por recordar es que enfermedades como COVID19 son de carácter social, lo que significa un grave problema en un mundo globalizado, con relaciones económicas y sociales intensas.

Se debe entender que, así como ocurrió durante la época de la industrialización y de la urbanización por el mundo, de nuevo se redescubre la necesidad de instituir y aplicar políticas de salud pública.

Me temo que, para los más jóvenes, los nacidos a partir de la década de los 80 del siglo XX, lo público, sus instituciones y políticas, no gozan de prestigio. Los nacidos y crecidos durante el periodo neoliberal -que al margen de lo ideológico sí existió y sí tuvo efectos de pensamiento, de cultura y economía-, han de creer y sentir que lo público es sinónimo necesariamente de pasado apolillado y de pobreza.

A los más jóvenes se les metió en la cabeza que todo problema y toda solución se hallaban en el individuo, al margen de la sociedad. Eso, por supuesto, es un error. La verdad es que no hay ser humano que nazca y crezca en absoluto aislamiento, salvo que sea una excepción antropológica en alguna selva del mundo.

El resultado de tal exceso de pensamiento, el de observar sólo lo individual, generó personas antisociales, en la escala que va del nerd extraño al indiferente de lo social, hasta el criminal franco.

Sin embargo, la época actual urge a recuperar el sentido de lo social y de lo público, con la urgencia que ocasiona una pandemia como la de COVID19. El asunto, para resumir, es el de elegir de qué nos vamos a contagiar, si de responsabilidad y solidaridad, o de indiferencia y de virus.

Es necesario observar que, en países orientales, Japón, por ejemplo, lo que los gobiernos expresan a sus poblaciones es la realidad. Y la realidad es que tenemos que hacernos a la idea de que cohabitaremos en este mundo con el nuevo coronavirus, y en consecuencia con el cubrebocas, la sana distancia y la desinfección. Quien no lo entienda se dañará y dañará a otros.

Es claro que lo anterior implica una readaptación social y económica que tiene costos personales, familiares, comunitarios, sociales. De ahí la necesidad de que los gobiernos de los tres órdenes sean pertinentes, pero también la necesidad de que la población sea creativa, muy creativa y muy responsable.

El Botón de Emergencia del Gobierno del Estado de Jalisco suspende actividades económicas, culturales, recreativas, deportivas, religiosas y de transporte público, durante la tarde y noche, de lunes a viernes, y durante todo el día por dos fines de semana en todo Jalisco. Esto se puede conocer en detalle en la página web del gobierno estatal.

Pero hay algo aún más importante en términos sanitarios preventivos, la prohibición de reuniones de más de diez personas y de eventos sociales privados, las fiestas familiares y de amigos que se convirtieron en fuente principal de contagio.

Todo lo anterior trata de un asunto de vida o muerte. Así de simple. Así de fuerte.

MA/JE

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Deja una respuesta