Agenda Ciudadana | El cesto del PAN

Por: David Chávez Camacho

Autlán de Navarro, Jalisco. 18 de enero de 2021. (Letra Fría) En el PAN se carece de pudor. Lo perdieron hace muchos años, cuando los panistas se convirtieron en neopanistas, una generación de jóvenes ambiciosos de poder político que avergonzaron a sus maestros, aquellos que sustentaron una tradición que si bien siempre fue de derecha, también tenían doctrina respetada con sentido del honor.

Los neopanistas no, ellos fueron y son pragmáticos al estilo Groucho Marx, el humorista estadounidense, quien dijo: “estos son mis principios, y si no le gustan, tengo otros”.  Marx era humorista, y por tanto un crítico de la cultura. Pero estos neopanistas son políticos, y al actuar así se convierten en cómicos involuntarios.

Tal es el papel del actual presidente nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza, con su maniaca idea de aliarse hasta con el diablo con tal de valer aunque sea poco como oposición, y cayendo en los brazos del PRI y del PRD, en una alianza ilegítima.

El Partido Acción Nacional lamentablemente se ha especializado en dejar malos recuerdos, igual desde los gobiernos municipales que desde los estatales y del federal. Ahora parecieron querer causar vergüenza como oposición, traicionando sus propios principios, los que ya sólo son letra muerta. Los únicos panistas cuerdos son los que abandonan el PAN.

El problema con políticos que desde la oposición traicionan sus principios, es que no garantizan nada como gobernantes, de hecho auguran gobiernos que traicionarían su responsabilidad, traicionarían a la población y cuanto se les pusiera enfrente.

El único principio visible del PAN ahora es el cinismo, la desvergüenza total, la administración de su infidelidad doctrinal y de su fracaso gubernamental. Lo anterior se nota muy visiblemente en el pobre nivel discursivo de un dirigente panista como Marko Cortés.

Bien dijo el senador Cemente Castañeda, de MC: «Ahora resulta que Acción Nacional (Marko Cortés) viene a Jalisco a dar clases de cómo ser oposición. No sé qué lamentar más, si la ignorancia de la historia reciente de Jalisco o el cinismo para intentar justificar una alianza con el PRI Nacional».

Afortunadamente, las y los ciudadanos de Jalisco tienen memoria, conocieron a los panistas tradicionales con principios y sentido del honor, pero también ya sufrieron los gobiernos neopanistas de quienes traicionaron aquellos principios y se volvieron en comerciantes de la política.

Hoy vemos un PAN aliándose con el PRI y con PRD, es decir, aliándose con aquellos a quienes decían combatir y no tolerar. Este es al PAN impresentable, ocupando un lugar en el que se acomodan festivamente: el del basurero de la historia.

MA/MA

*Queda prohibida la reproducción total o parcial. El contenido es propiedad de Letra Fría*

Deja una respuesta