Agenda ciudadana | Greta Thumberg vs el cambio climático

en Plumas

David Chávez Camacho comparte sus reflexiones a propósito de la joven activista Greta Thumberg y las luchas contra el cambio climático.

Por: David Chávez Camacho

Autlán de Navarro, Jalisco. 30 de septiembre de 2019 (Letra Fría) Durante los últimos meses, la ahora mundialmente famosa adolescente sueca de 16 años, Greta Thumberg, se ha convertido en un símbolo de lucha contra el cambio climático. Le han recibido y escuchado los líderes con más poder político, por lo menos.

Thumberg ha sido celebrada por unos y revisada por otros. Tal polémica debe observarse como fenómeno de opinión pública, con las formas y los contenidos correspondientes. El asunto del cambio climático califica también en esa categoría, ubicado inevitablemente en la zona de las creencias, por lo menos para quienes no pueden verificarle, es decir, casi todos. Por lo tanto, este tema aparece así en la cara oculta del pensamiento, como la ida a la luna, mientras que Greta se asemeja a John Lennon cuando pretendía simbolizar la paz.

El problema con tales “símbolos” es que personifican todas las otras luchas e invisibilizan a todos los otros luchadores.  Como son “símbolos”, sus victorias son simbólicas, psicológicas, y tras invisibilizar a otros luchadores globales y locales, se convierten en modelos a imitar, con protestas simbólicas también.

En Guadalajara y en Autlán, por citar, ya habido protestas de jóvenes contra el cambio climático, lo que no es de desestimar; pero así, bajo el genérico “cambio climático”, se desdibujan asuntos muy concretos, la contaminación y privatización de playas, la deforestación industrial, los daños generados por empresas mineras, el despojo de tierras, el uso de pesticidas prohibidos, el vertido de residuos químicos en ríos, etcétera.

A lo largo de toda Latinoamérica, hay y ha habido miles de luchadores por la preservación de la naturaleza; muchos han pagado con su vida su resistencia ante empresas nacionales y extranjeras, estas casi siempre de países desarrollados.  Es frecuente verles luchar a solas, sin que los medios de comunicación ni sus conciudadanos les apoyen, y suelen ser indígenas o ejidatarios. Andan por ahí, molestos para el tráfico vehicular según las quejas, vulnerables y fuera de moda. No son rubios ni vienen de Europa.

Otro aspecto de la opinión pública es lo efímero de sus temas. Los jóvenes que no hace mucho paseaban satisfechos de su bien vivir con agua en botellas plásticas, son los que ahora urgen a medio mundo a desgarrarse las vestiduras porque los mares están contaminados de plástico. Tienen razón, pero cambian su enfoque con mucha rapidez.

No se crea que en esta columna se desestima el esfuerzo de Greta Thumberg, ojalá provoque cambios positivos, pero sí se indica la inconveniencia de que los temas globales de opinión pública borren los asuntos locales reales y las luchan que nos tocan en lo cercano. Es en lo local donde el mundo existe.

LL/LL

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio