Agenda ciudadana | MORENA frente al espejo

en Plumas

Esta semana, David Chávez Camacho comenta la reciente renuncia de los regidores de MORENA en Autlán, Walter Méndez y Rosa Cervantes, como un reflejo de la situación del partido a nivel nacional.

Por: David Chávez Camacho

Autlán de Navarro, Jalisco. 4 de febrero de 2020. (Letra Fría) La gran votación que obtuvo MORENA en las elecciones recientes debe ser motivo de respeto, porque se trata del voto de ciudadanos mexicanos. Es una actitud debida en quienes creemos en la democracia, se haya o no votado por ese partido. En el voto de un ciudadano no hay equívoco; al fin y al cabo, se trata de un acto de fe, y en todo caso quien puede fallar es el votado, así como las dirigencias partidistas.

Lo mismo se puede decir respecto a MC y a cualquier otro partido. Pero en este momento llama la atención lo que ocurre en MORENA, ya que el partido del presidente de la República parece ya no importarle al mismo dirigente, aunque lo necesite para colocar a sus afines en puestos legislativos y ejecutivos. El asunto es que, como Jefe del Ejecutivo Federal, tiene ya la capacidad de mover otros hilos del poder público; el presupuesto, por ejemplo.

Sin embargo, MORENA emergió como un formidable partido y es de notar la rapidez con la que sus dirigentes y líderes lo convierten en un ring de contradicciones. Igual ocurre en la dirigencia nacional que en la estatal o en los ayuntamientos con mayoría para tal partido.

En Autlán, por ejemplo, tenemos la reciente renuncia a la fracción de Morena de los ahora regidores independientes Rosa Cervantes y Walter Méndez, quienes lanzaron culpas enormes a la fracción que abandonan, y las culpas incluyen al presidente municipal, Miguel Ángel Íñiguez Brambila.

Leamos lo escrito por Walter Méndez a través de sus redes sociales:

“El día de hoy presenté mi renuncia ante el H. Pleno de Ayuntamiento, a la coalición ‘juntos haremos historia’, así como también a la Fracción Edilicia de Morena en el Municipio de Autlán. Con base en diferencias e ideologías que van contra mis principios personales de no robar, no mentir y no traicionar, sobre todo a aquellos ciudadanos que depositaron su confianza en un servidor para cambiar un municipio que requiere cambios reales y necesarios para el bienestar común. Soy Regidor al servicio de los ciudadanos y respeto las ideologías personales de cada individuo, mas no soy comparsa de situaciones que atenten contra el bien común!” (sic).

Ahora, lo dicho por Rosa Cervantes:

“Dejar ir no es decir adiós… Dejar ir es una fiesta de bienvenida para lo nuevo que vendrá a mi vida, quizá vendrá algo mejor!!! (sic) El día de hoy decidí renunciar a la coalición Juntos Haremos Historia y por ende a la fracción edilicia de MORENA, me declaro Regidora Independiente, no es bueno forzar o permanecer en las relaciones laborales y/o de equipo (ups! nunca hubo equipo), definitivamente cuando hay arrogancia, protagonismo en alguno de los compañeros es mejor alejarse y mantener distancia con regidores tóxicos. Me quedo con grandes experiencias, momentos y personas que conocí en esta etapa de mi vida”.

Lo dicho por Méndez no puede ser ignorado, pues acusa a la Fracción de MORENA en el gobierno municipal de robar, mentir y traicionar a los ciudadanos. Tampoco se puede ignorar lo acusado por Cervantes, quien señala a sus compañeros y excorreligionarios de arrogantes y tóxicos. Por lo visto, no hay peor adversario para un miembro de MORENA que otro miembro de tal partido.

“MORENA está tomando actitudes iguales o peores que las del PRI”, dijo hace días uno de sus más notables miembros, el diputado federal Porfirio Muñoz Ledo, a quienes impidieron hacer uso de la voz sus propios compañeros de partido.

Ni siquiera hace falta agregar comentarios.

LL/LL

*Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor y la fuente. Se prohíbe su reproducción si es con fines comerciales.

Deja un comentario

Latest from

Hacia Arriba Inicio