/

Agua limpia, pescados sanos…dieta saludable

Davidnia García nos habla de la importancia de comer pescado, sin embargo, llama a verificar la fuente de origen de este producto, si es de mar, de río o de criadero, debido a la contaminación que puede existir en estos espacios. Aunque en muchas ocasiones es complicado saber el origen del pescado que vamos a consumir, existen recomendaciones que nos pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades.

Imagen: Archivo de Letra Fría.

Por: Davidnia García | Nutrición Sana

Autlán de Navarro, Jalisco.- El consumo de carnes blancas, en especial el pescado, es una de las recomendaciones que podemos escuchar frecuentemente en consulta con un especialista en la salud, consumir este alimento nos aporta grandes beneficios, como son la disminución de riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad. El pescado un alimento estrella, ya que aporta pocas calorías, es rico en grasas buenas (omega 3 y 6), contiene minerales y vitaminas (calcio, fósforo, potasio, vitaminas del complejo B, vitaminas A y D, etc).

Anuncios

MEJORAVIT

Nuestra región es afortunada, ya que tenemos a nuestro alcance diferentes fuentes que proveen a la región de pescados frescos y de buena calidad. De forma general, se recomienda que se consuma fresco. Es importante identificar características físicas que nos indiquen su frescura, entre estas podemos resaltar: ojos brillantes y trasparentes, branquias rosadas-rojas intensas y brillantes, piel y músculos firmes, olor agradable. Si no observamos estas características, es probable que el pescado que estamos comprando ni sea fresco, ni de calidad.

Por otro lado, un tema que poco abordamos es la fuente de donde proviene nuestro pescado, si es de mar, de río o de criadero. Esto es muy importante, dado que, el estado en el que se encuentre el agua donde viven los peces, es importantísima para la calidad final del mismo, que es cuando ya lo tenemos en nuestro plato para su consumo.

Lamentablemente cada día existe un aumento en la contaminación de nuestros ríos y arroyos, ya sea con aguas negras, industrias que vierten contaminantes, basura, agroquímicos, derrames, etc. Esto provoca que los seres vivos que se alimentan de estos ríos y arroyos, adquieran estos contaminantes y probablemente enfermen (peces, aves, insectos, plantas). En el caso de los peces, podemos observar que en casos severos de contaminación orgánica, estos se quedan sin oxígeno o enferman y mueren.

Anuncios

APYSA

Los peces de ríos y arroyos contaminados pueden tener virus, bacterias, metales pesados (como plomo, arsénico, altamente tóxicos), parásitos, agroquímicos, PFAS (sustancias perfluroalquiladas y polifluoroalquiladas), que si las personas lo consumimos frecuentemente podemos incrementar el riesgo de cáncer, malformaciones, daños al hígado, problemas gastrointestinales, entre otros.

Un estudio realizado en el lago del estado de Michigan en Estados Unidos, el cual pertenece a uno de los cinco grandes lagos de Norteamérica, se encontró que los peces contenían altas concentraciones de tóxicos, especialmente PFAS. Sin embargo en las poblaciones donde se trataban las aguas residuales, esta concentración en los peces era menor. Lo que indica que la contaminación en las fuentes de agua, están relacionadas con el tratamiento que les dé el gobierno a las aguas residuales y al cuidado que le den también sus pobladores.

Debido a todas estas cosas, lo apropiado sería verificar la fuente de origen de nuestros pescados, sin embargo, al ser esto en muchas ocasiones complicado, existen recomendaciones que nos pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades, entre las que encontramos:

  • De preferencia seleccionemos aquellos peces jóvenes, y si es posible evitemos aquellos peces que comen peces más pequeños, ya que puede existir una bioacumulación de sustancias tóxicas.
  • Elijamos los pescados que tienen las características de un pescado fresco, que tenga buen aspecto (olor, color, textura).
  • Limpiar correctamente el pescado, removiendo la cabeza, piel, grasa, intestinos, hígado y riñones, ya que en estas áreas existe una mayor concentración de contaminantes.
  • Tener una correcta técnica de cocción (cocerlos bien), debemos de evitar consumirlos crudos, ya que algunas bacterias, virus y parásitos son susceptibles al calor.
  • Evitar consumir el pescado frito, ya que algunas de las sustancias contaminantes se adhieren a las grasas del pescado y si lo freímos, estaríamos realizando como un sellado de las mismas. Optemos por consumirlos cocidos o asados.

Es importante mencionar que en algunas ocasiones es complicado saber a simple vista si un pescado proviene de un río contaminado, o si tiene alguna enfermedad. Sin embargo, como lo mencioné al inicio, los peces son carnes de buena calidad, por lo que no debemos de eliminarlos de nuestra dieta. Lo que sí debemos de considerar es estar atentos y exigir peces de calidad al momento de comprarlos.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, debemos de reflexionar que al contaminar nuestro planeta no solo le hacemos daño a los demás seres vivos, sino que, nos estamos haciendo daño a nosotros mismos. Y lamentablemente si no creamos conciencia y tratamos de producir un cambio, algo tan sencillo como encontrar un alimento sano será prácticamente imposible.

Páginas consultadas:

*United States Environmental Protection Agengy (EPA). (2014) ¿Debo comer los peces que yo pesco?

*United States Environmental Protection Agengy (EPA). Recuperado el 17 de mayo del 2023 de: https://www.epa.gov/sites/default/files/2015-07/documents/spanish_updated_fishbrochurespanish.pdf.

*Yan Lin, Staci L. Capozzi, Li Lin, Lisa A. Rodenburg. (2021). Source apportionment of perfluoroalkyl substances in Great Lakes fish. Environmental Pollution, 290 (1). 

*Secretaria de Salud, Gobierno de México. (2017). Consumo de pescados y mariscos previene enfermedades crónicas no transmisibles. Consultado el 17 de mayo del 2023: https://www.gob.mx/salud/prensa/481-consumo-de-pescados-y-mariscos-previene-enfermedades-cronicas-no-trasmisibles#:~:text=Beneficios%20en%20salud%20del%20consumo,sobrepeso%20y%20diabetes%2C%20entre%20otras.

*Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos. (2023). Información básica sobre PFAS. Consultado el 18 de mayo del 2023: https://espanol.epa.gov/espanol/informacion-basica-sobre-pfas.

MV

En su carrera profesional se ha enfocado en nutrición e investigación científica. Egresó de la Licenciatura en Nutrición del Centro Universitario de la Costa Sur, Universidad de Guadalajara, posteriormente realizó su servicio social en el Hospital Civil de Guadalajara “Juan I. Menchaca” en el que rotó por diferentes áreas (medicina interna, rehabilitación cardiaca y servicio de endocrinología). Es egresada de la Maestría en Ciencias de la Nutrición de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos. Su trabajo de investigación lo llevó a cabo en el Instituto Nacional de Rehabilitación “Luis Guillermo Ibarra Ibarra” en la Ciudad de México, enfocado en variables como estilo de vida y genética como factores de riesgo en mujeres mexicanas con osteoporosis y fractura de cadera. Ha participado en diferentes estudios de investigación, tanto del área de nutrición como de biología. Como resultados de los proyectos de investigación se han derivado publicaciones científicas y presentaciones en congresos nacionales e internacionales. Actualmente se desempeña como coordinadora del Capítulo Juvenil del Capítulo Costa Sur de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado de Jalisco.
Correo: nutri.davi@gmail.com

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad