///

Aguas residuales y pesticidas contaminan Océano Pacífico en la Costa Sur

Melaque, Cihuatlán. (Foto: Esther Armenta)

Aunque la salud ambiental en la costa sur no tiene una afectación severa, las prácticas agrícolas a base de pesticidas, el nulo tratamiento de aguas residuales y el mal manejo de residuos sólidos urbanos, amenazan el bienestar de esta parte del océano Pacífico, de acuerdo con el profesor investigador de la Universidad de Guadalajara, Enrique Godínez.

Por: Esther Armenta y Darinka Rodríguez

Autlán de Navarro, Jalisco. 08 de junio de 2021. (Letra Fría) Los océanos son el gran espejo del mundo. En su oleaje navega el reflejo de la cotidianidad en los asentamientos humanos, los cuales envían sus desechos al mayor productor de oxígeno del planeta y gran regulador del clima.

En el marco del Día Internacional de los Océanos, conmemorado el 8 de junio,  conversamos con el doctor Enrique Godínez Domínguez,  profesor investigador del Departamento para el Desarrollo Sustentable de Zonas Costeras (DEDSZC), del Centro Universitario de la Costa Sur (CUCSur), quien nos compartió la condición actual de la Costa Sur de Jalisco.

¿Por qué importan los océanos en el planeta tierra?

La verdad, el océano mundial como la masa de agua salada que circunda los continentes, constituye el mejor estabilizador climático, es decir, la temperatura de la tierra en buena medida depende, justamente, de los océanos (…) uno de los factores más importantes en este momento es que el océano produce la gran mayoría del oxígeno por fotosíntesis, el oxígeno que respiramos y que estamos tan decididamente a contaminarlo. No es la vegetación terrestre, sino los océanos y básicamente organismos microscópicos, como las micro algas, las que generan la gran mayoría del oxígeno que respiramos.

No solo la regulación climática, donde se genera la humedad que ahora iniciando el temporal de lluvias, esa humedad que se acarrea y es depositada en los continentes y genera el temporal de lluvias, es cada vez más importante y la región costera, en particular la costa sur, es una región que depende muchísimo en términos de regulación climática pero también de los ciclos hidrológicos que ahora están un poco alterados y al final toda esa agua y todos los problemas  acaban regresando al mar. El mar recibe un porcentaje muy alto de la basura, de la contaminación y  básicamente todos los desechos del hombre acaban por terminar al mar, de ahí una de las cosas importantes de relación crítica que tenemos con los océanos.

Playa de Punta Perula en La Huerta, Jalisco (Foto: Ángeles Claustro)

¿Cuál es la condición del océano pacífico en  la costa sur de Jalisco?

En la costa sur, en términos de contaminación, podríamos decir que se delimita a descargas domésticas sin tratamiento, es decir, los drenajes en la costa no existen, plantas de tratamiento  en toda la cosa sur hay muy pocas y entonces todas son regresadas a los causes sin tratamiento. Sin embargo, también en la costa sur no existe industria, de tal forma que muchos contaminantes que tipifica las descargas industriales no los tenemos, pero sí tenemos problemas de contaminación por lixiviados y también por agroquímicos. El uso indiscriminado de los agroquímicos con fines agrícolas cada vez es más intenso, cada vez se vierten más compuestos y son cada vez más nocivos y persistentes. Por su puesto que todas las lluvias y causes de ríos y arroyos lavan la zona agrícola y acaban llevando esta contaminación al mar, entonces ya existen evidencias a nivel de compuestos de pesticidas y agroquímicos en concentraciones muy altas en el mar, y también existen una gran cantidad de micro plásticos.

Estudios recientes han detectado en cuerpos costeros grandes concentraciones de paracetamol, anticonceptivos y de otros compuestos que denotan el gran consumo que tenemos en las poblaciones locales por medicamentos, sobre todo en algunos analgésicos y algunos ansiolíticos incluso, que están claramente identificados como parte de estas aguas.

Su estado actual, ¿puede considerarse alarmante o fuera de riesgo?

De hecho nuestra situación no es crítica a pesar de que la pesquería tiene a varias poblaciones o recursos pesqueros severamente explotados. No somos una población que haya causado un impacto tan grande todavía, y bueno, un ejemplo cercano lo tendríamos en el Puerto de Manzanillo, como un ejemplo de uso intensivo y una modificación importante y acelerada de los ecosistemas costeros naturales. En la Costa Sur de Jalisco, la verdad es que se caracteriza por su baja población, bajo desarrollo urbano, poca infraestructura costera, portuaria y demás, por eso podríamos decir que la Costa Sur de Jalisco no tiene una afectación severa.

La Paz, Baja California Sur (Foto: Daniela Rodríguez)

Si bien el uso del océano no es intensivo, sí se quiere proteger. ¿Cuál sería la recomendación o el ideal para disminuir ese impacto en el océano?

Bueno, en realidad tiene que ver con la planificación de las actividades económicas y del desarrollo económico regional. No existe mejor forma de cuidar nuestros océanos que planificar el desarrollo del turismo; que sea respetuoso, que no sea un turismo destructivo. Existen muchos ejemplos de lo inapropiado que pueden ser en términos económicos turismos que lleguen a destruir todas las bellezas y riquezas naturales -que por otro lado es el principal atractivo-, para construir grandes desarrollos que luego vemos son más inmobiliarios que otra cosa y sujetos a especulaciones, pero que no son sostenibles. Es decir los grandes desarrollos turísticos en México, están basados en valores un tanto obsoletos, en el cual el primer perjudicado es el entorno natural.

La agricultura también debe desarrollarse de una forma mucho más cuidadosa y respetuosa, sobre todo con la aplicación y el uso de agroquímicos. La pérdida de cubierta vegetal propicia una gran erosión, y acaba por azolvar lagunas costeras, y todos los cuerpos que están como interfaz entre el agua dulce y el océano, debido precisamente a procesos de erosión desencadenado por la pérdida de la cubierta vegetal original con fines agrícolas o agropecuarios.

Entonces por eso menciono que más que pensar medidas concretas en el océano, la mejor forma de cuidarlo es generando medidas y estrategias de desarrollo económico regional, ya sea de turismo, agrícola, de desarrollo urbano y demás, que sean respetuosas con el medio natural, y que sean económicamente sostenibles; porque la mayoría de las estrategias tienen un esquema de renta o de interés de beneficio a corto plazo. Luego por eso puertos o ciudades turísticas han tenido esos ciclos tan severos cuando se vienen abajo, eso ya lo han pasado en Vallarta y en otros lugares donde su desarrollo ha sido a costa de los ecosistemas naturales, y en detrimento de la calidad de vida. Entonces eso económicamente acaba mostrando que son estrategias inadecuadas.

Foto: Ángeles Claustro

Es como un reflejo de lo que estamos haciendo mal acá en tierra.

¡Claro! Entonces la mejor forma de cuidar los océanos por supuesto es planificando las actividades pesqueras, planificando mejor el desarrollo agropecuario de la región y sobre todo el desarrollo turístico que acaba siendo en las últimas décadas una de las actividades que más impacto tienen por el deterioro y la modificación severa de la línea costera.

¿Qué instituciones se encargan de proteger y estudiar el mar aquí en las Costas de Jalisco?

Bueno, básicamente la institución más importante para el estudio de los sistemas costeros y marinos en Costa Sur es la Universidad de Guadalajara a partir del Departamento para el Desarrollo Sustentable de Zonas Costeras (DEDSZC), es un departamento que pertenece al CUCSur con sede en Autlán, y que tiene ya por lo menos un par de décadas generando información orientada básicamente a generar estrategias y medidas de cuidado con base científica para los recursos costeros y marinos.

Playa Melaque, en Cihuatlán, Jalisco. (Foto: Esther Armenta)

De acuerdo con el doctor Enrique Godínez, la sociedad vive un momento trascedente para reivindicar su relación con el océano y otros ecosistemas para garantizar una buena calidad de vida. El investigador abunda en la necesidad de reflexionar la pandemia de COVID-19, como secuela del deterioro ambiental producido por el ser humano.

MA/MA

*Queda prohibida la reproducción total o parcial. El contenido es propiedad de Letra Fría*

Periodista egresada de la Licenciatura en Periodismo en el Centro Universitario del Sur de la Universidad de Guadalajara. Afinidad por el periodismo de investigación, narrativo y derechos humanos. Reportera en Letra Fría a partir de mayo del 2019. Conductora de Matutino LF, el noticiero de Letra Fría.

Deja una respuesta