/

Todo comienza con el agua

Dejemos de culpar a la naturaleza y dejemos de victimizarnos. Seamos testigos y aliados de la naturaleza y no sus irresponsables verdugos prejuiciosos. Todo comienza con el agua y el agua tiene memoria. A nuestra sociedad actual se le olvidó.

Foto: Enya Roseli
Río ayuquila foto Enya Roseli

Todo comienza con el agua.

En ella se gesta la vida y evoluciona en vertientes diversas desde donde nace, por donde transita y hasta su destino final que es infinito. 

Anuncios

MEJORAVIT

A su flujo y ausencia las plantas, los insectos, la fauna y la vida humana se han adaptado. Sus dinámicos cauces originan y son fuente de múltiples formas de vida y coexistencia. Aunque en los últimos años la sociedad parece no entender su comportamiento. 

A veces imponente y en ocasiones mansa y apacible como los mismos ciclos geológicos e hidrológicos, el agua nos colma de mensajes. Cuando se desborda aturde y agita, remueve, purifica, reacomoda. Cuando se calma nos da paz, claridad, sabiduría, nos sana.  

El agua se manifiesta en quietud profunda de manantial y en colosal río que se desborda. Así es y ha sido durante millones de años. Los arroyos y los ríos son las venas de la madre tierra y, como las venas mismas, cuando el pulso se agita, por sus conductos aumenta el flujo sanguíneo para purificar el cuerpo y, cuando el corazón se calma, el flujo de nuestras venas disminuye. 

Anuncios

APYSA

Agua bendita y perfecta

Periodos hídricos benditos y perfectos. Nuestro territorio ha sido dibujado por el flujo del agua que, a través del tiempo, a pulido y esculpido montañas, cañadas, laderas y consigo a arrastrado suelo sano para fertilizar los valles y cubrir de buen sustrato los territorios que inunda haciendo germinar a la vida con mayor nutrición y con diferentes expresiones. 

Somos una especie que prueba su suerte en este mundo a costa de todas las demás. Y peor, a costa del paisaje, sus relieves naturales, sus caudales y topografía natural.

En algún momento nos perdimos y buscamos amoldar la naturaleza a nuestro antojo modificando ecosistemas, cuencas e interacciones bióticas. En ese frenesí, deterioramos los bosques que antes captaban y contenían el agua para que se infiltrara aguas arriba. Y aguas abajo, aniquilamos la sinuosidad de los ríos arroyos para convertirlos en canales desenfrenados. 

Ya no hay remansos, playitas, parajes a donde de niños amábamos ir a jugar, chapotear y convivir. Los arroyos son viles canales que motivan la velocidad de la escorrentía hídrica y el arrastre de lo que a su paso encuentra. 

Reaccionemos

Los ríos y arroyos, antes de haber sido alterados, nos traían suelo, tierra fértil, humedad, semillas. Ahora no nos dejan nada, porque todo se llevan. Las crecidas nos traían algo, ahora todo se llevan, lo arrastran. Hoy en día, el territorio y agua, nos están obligando a tomar una pausa y buscar una manera distinta de percibir la vida y sus manifestaciones. 

No podemos seguir peleando con la naturaleza. Apremia entenderla y aprender de sus mensajes. Los ríos y arroyos nos hablan. Pulsan y palpitan evidenciando su lenguaje. Urge escucharlos y romper la narrativa antropocéntrica y material.

La inundación y el desborde son maravillosos. Quítate que hay te voy dicen los arroyos. Pero la reacción humana es agresiva y los reduce a la uniformidad rectilínea. Sin saber que con ello aumentará el riesgo. 

A esto se suma la eliminación de la vegetación ribereña y el estrechamiento de sus cauces. La irracional necedad humana de querer controlar todo está haciendo que el mismo todo aumente su descontrol.

Priorizar el respeto por el flujo del agua es urgente.

Basta echar práctica de la observación a detalle por donde el agua pasa, por donde el agua inunda, por el dónde el río se desborda, ¿qué descubrimos? ¿Qué pasa días después en los suelos que fueron inundados? ¿Qué vegetación, que fauna, que clima, que energías sentimos por donde pasa el agua? 

Dejemos de culpar a la naturaleza y dejemos de victimizarnos. Seamos testigos y aliados de la naturaleza y no sus irresponsables verdugos prejuiciosos. Todo comienza con el agua y el agua tiene memoria. A nuestra sociedad actual se le olvidó. Urge recuperar nuestro respeto por esa memoria, abrazarla y aceparla como venga, mientras venga.

Porque no si el agua deja de venir. . .

Neocampesino de la nueva masculinidad, Ingeniero en Recursos Naturales y Agropecuarios (IRNA, por el Centro Universitario de la Costa Sur de la Universidad de Guadalajara. Maestro en Agroecología, Cultura y Desarrollo Endógeno Sostenible por la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), Centro Universitario Agroecología Universidad Cochabamba (AGRUCO,) en Bolivia. Asesor, acompañante y tejedor de procesos agroecológicos desacademizados con perspectiva de género y descolonización epistémica.
Pedagogo popular, amo de casa con paternidad responsable, jornalero, peón de albañil y asistente técnico bioconstructor. Borracho, poeta y loco. Ocioso por el puro placer, intento de deportista. Estudiante de la especialidad en Soberanías Alimentarias y Gestión de Incidencia Local Estratégica. Fracasador constante exitóso en rebeldía.
Correo: rodorganico@hotmail.com

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad