/

Zona Pop | ¿Murió alguien en esta serie de Netflix?

Por: Guillermo Solórzano

Autlán de Navarro, Jalisco. 10 de noviembre de 2020. (Letra Fría) “Alguien tiene que morir” (2020) es la nueva producción audiovisual del director mexicano Manolo Caro en el cual se podría considerar que es lo más experimental que ha hecho a lo largo de su carrera. Se trata de una miniserie que consta de tres episodios con una duración de 50 minutos, donde la trama gira entorno al thriller.

La historia está ambientada en una España franquista de los años 50´s. Seguimos la vida del joven español Gabino, interpretado por Alejandro Speitzer, quien después de vivir un largo tiempo en tierras mexicanas decide volver a su patria junto con su amigo mexicano Lázaro, actuado por el bailarín tapatío Isaac Hernández, que al llegar juntos generan gran controversia ya que los habitantes de la localidad española comienzan a creer que hay una relación más allá que la amistad.

“Alguien tiene que morir” es el primer audiovisual y guion hecho por él mismo donde el personaje principal es homosexual desde que dirigió la obra teatral “Straight” de los dramaturgos Scott Elmegreen y Drew Fornarola. O como cuando dirigió “La Casa de las Flores”, “Elvira, te daría mi vida pero la estoy usando” y “No sé si cortarme las venas o dejármelas largas”, en donde la trama principal no se centre en personajes y/o situaciones de la comunidad.

Pero ¿realmente es buena la miniserie? Yo soy seguidor fiel de Manolo Caro desde que vi por primera vez “No sé si cortarme las venas o dejármelas largas” y “Amor de mis amores”, sé el potencial que tiene el director pero considero que esta vez se quedó corto. No me malinterpreten, la historia es buena solo que hubo “detallitos” que no se supieron abordar.

Comencemos por lo bueno: la historia relata cómo era vivir en una familia acomodada dentro de la dictadura de Francisco Franco y sobre como si eras homosexual, artista, extranjero o contrario a las ideas de los franquistas te podía meter en problemas a tal grado de recibir torturas por parte del gobierno. Aunque suene contrario a lo positivo, fue una buena manera retratar lo que se vivía para poder no replicarlo. Otro punto a favor de esta miniserie fue la calidad en la imagen, la ambientación y vestuarios de la época.

Lo malo: algunas de las actuaciones no me hacían creerle al personaje las situaciones que estaban pasando. Eso me pasó con la actuación de Isaac Hernández a la hora de recibir el beso de un personaje y reaccionara de una forma “acartonada”, y entiendo el porque fue así, es una de las primeras actuaciones del bailarín y necesita más práctica.

Al igual que con Alejandro Speitzer; esto es un pequeño spoiler; que a la hora de narrar su primer encuentro sexual con un hombre no le daba la entonación de alguien que lo haya disfrutado cuando su discurso decía que realmente fue así. Algo con lo que concordamos las personas que vimos los tres capítulos fue el hecho que el capitulo final cierra abruptamente dejando varios cabos sueltos, esto puede ser por cuestiones de guion, tiempo, la falta de otro capítulo o todos. Además de una historia que parecía innecesaria, ya que solo servía para contextualizar al inicio de la trama y que no tenía relevancia alguna a lo largo del eje central.    

Sin embargo, el mensaje que dejó en mi esta historia es fuerte. Ya que nos recuerda como estos actos de odio hacia la comunidad LGBT+, conflictos de intereses políticos, a los extranjeros y a ejercer el arte –cuando a Lázaro lo denigran en la sociedad española por ser mexicano y bailarín– han ido reduciéndose al pasar los años, pero que esto tiene que acabar por completo y que tenemos que aceptarnos tal cual somos. Es un camino largo, pero sé que algún día llegaremos a ello.

Y si te preguntas si alguien murió y quién era, pues, te invito a descubrirlo viendo los tres capítulos de “Alguien tiene que morir”, que se encuentran disponible en Netflix y también algunos de los audiovisuales dirigidos por Manolo Caro.

Esta miniserie fue rodada en su totalidad en España y su elenco está conformado por Alejandro Speitzer, Isaac Hernández y Cecilia Suarez de México; Ester Expósito, Carlos Cuevas, Ernesto Alterio, Mariola Fuentes y Carmen de España.

MA/MA

*Los medios de comunicación, blogs, sitios web, grupos, perfiles o páginas de Facebook que deseen compartir nuestro contenido en sus plataformas, deberán solicitarlo por escrito a Letra Fría. No basta con citar la fuente y al autor, su reproducción total o parcial debe ser autorizada de forma expresa*.

Deja una respuesta