La Grilla | El Efecto Maximiliano: ¿El principio del fin?

Ilustración: Israel Aguilar

¿Qué tiene que ver el partido español VOX en la creación de FRENA y los movimiento del PAN en México? En la columna de esta semana, Eloy Chávez cuestiona la relación entre los dos partidos conservadores, plantea el resultado de esa comunicación y el fallo de su estrategia.

Por: Elden Eloy Chávez

Guadalajara, Jalisco. 20 de septiembre del 2021. (Letra Fría) El llamado del PAN a la unidad con el partido español de ideología de derecha extremista, VOX, no es una casualidad. Ante el actual escenario político-electoral, podría entenderse que como cabezas del proyecto de oposición, junto con el PRI y el PRD, el PAN ha hecho esfuerzos para posicionarse ante los proyectos alternos de gobierno que no solo están logrando desplazar a estos partidos, incluso, los han categorizado al interior de la opinión pública cómo “La Vieja Política”, de forma exitosa.

Los primeros intentos por reponerse se notaron con el movimiento “FRENA”, el cual buscaba posicionar agendas conservadoras, excluir a sectores progresistas y marcar una base electoral para la coalición “Va X México”. A pesar de la pérdida de legitimidad en este proyecto, los resultados electorales no han sido del todo negativos para el bloque opositor liderado por el PAN, probablemente, este buen paso les ha llevado a una agenda exterior que no inició con la participación de VOX en el senado, ya que existió una visita conjunta entre los tres presidentes de la coalición en la OEA, para señalar la participación del narcotráfico a favor de MORENA en elecciones locales, incluso se habló de la manipulación de estos grupos para proliferar violencia política con sus candidatos.

Entonces, ¿Qué motivó al PAN a pactar con VOX como parte de su agenda? Precisamente, la falta de legitimidad. Buscando reforzar el aspecto más desgastado de su coalición, intentaron contrastar en la opinión pública para reforzar una tendencia de derecha, la presencia de VOX en México ha sido desplegada por grupos afines a agendas católicas pro-vida, la garantía de los derechos sobre la propiedad privada y el “recalentado” discurso contra amenazas “socialistas y comunistas”; la realidad es que cualquier agenda, discurso, polémica o situación que plantee a las últimas formas de gobierno en México, es una verdad desfasada y trasnochada de un fenómeno que se encuentra lejos de ser real, no por que no existan corrientes sociales o bases políticas que busquen el posicionamiento del socialismo y comunismo, sino por la falta de representación de los mismos grupos, redes sociales organizadas que lleven estas agendas y grupos político-económicos que estén generando presión social en pro de estas corrientes políticas.

La irrupción de movimientos políticos como la “Cuarta transformación” de Morena y “La Refundación de Jalisco” por parte de Movimiento Ciudadano, pertenecen a una realidad en donde el populismo adopta distintas facetas, agendas y “luchas”. Morena y Movimiento Ciudadano han recurrido a recursos de comunicación con campañas similares a la de “Make America Great Again” de Trump y los republicanos. Estos movimientos políticos se encargan de formar un concepto tan vacío de significado que lo único que los distingue es su corte ideológico; las personas según su orientación ideológica le otorgan su propio significado, se apropian de la “lucha” o la “causa” y están dirigidos por la personalización del proyecto en figuras fuertes como lo son AMLO o Enrique Alfaro, en Jalisco.

¿Cuáles son las diferencias con el PAN y “Va X México”? Bueno, en principio el movimiento FRENA no logró generar una representación en esferas populares o proclamar causas como la lucha por el federalismo, fue un proyecto sucesor conservador y de liberalismo moderado, no asumía riesgos en agendas de gobierno y su limitación dio origen a una campaña externa que nos llevó a un desenlace con la visita de VOX a México.

Al ser cuestionados por amplios sectores populares, económicos, grupos o figuras políticas de oposición y del propio PAN, el partido no ha tenido alternativa más que de asumir el costo político, “deslindarse” de la agenda ultraderechista de VOX y pedir disculpas por darle espacio a este grupo en el Senado. Resulta sumamente curioso el desenlace de esta historia, similar a la del emperador austriaco, Maximiliano de Habsburgo, en donde la clase política conservadora hizo esfuerzos por traerlo al país para que lo protegiera y lo guiara hacia su reconstrucción ante la amenaza liberal de Juárez. La historia terminaría en el “deslindamiento” de los conservadores con el propio emperador y su abandono ante la derrota con los liberales… algo así sucedió con VOX; les llamaron, les pidieron ayuda contra el “comunismo”, los abandonaron, traicionaron y “cancelaron”.

Es un rasgo típico de las ideologías extremas recurrir a figuras externas para posicionarse. Su fracaso lleva al abandono y traición de lo externo como un acto de resistencia, un ejemplo claro de grupos que están por desaparecer.

EA/MA

Licenciado en Estudios Políticos y de Gobierno y Diplomado en Estudios Latinoamericanos por la Universidad de Guadalajara.

Temas de interés y de investigación: Partidos Políticos, Sistemas Electorales, Procesos de Institucionalización y Comunicación Política.

A partir del 1 de julio de 2021 forma parte de la Red de Columnistas de Letra Fría.

Deja una respuesta