/

Sombras de esperanza 

Marche Garciroja nos habla de la audio serie titulada Sombras de esperanza, presentada en El Grullo junto con Edgar Silva. Este trabajo sonoro está basado en hechos reales, "donde una maleta con escuetos recuerdos que polvo son y en polvo se convertirán narran los objetos y su atmosfera, Luz Esperanza su protagonista ante el reflejo de su ser en aquel espejo", nos detalla nuestra columnista.

Por: Marche Garciroja | Tierra color grana

Florilegio y almanaque de una vívida espectadora 

Autlán de Navarro, Jalisco. 25 de enero de 2023. (Letra Fría).- Tremendo gusto embriagador avasalló la tarde del 15 enero en la hermana república de El Grullo con su fortísima comunidad, gente que por un lustro mantiene activo un escenario disímil para dignificar la gestión cultural y la creación artística regional. En el distópico 2020 con la posibilidad de Venecia sin agua, y Madrid sin gente estuvimos en este mismo marco Edgar Silva y yo presentando Carmesí: antología poética del valle del Autlán con el orgullo de haber formado un impecable binomio de letras, él escribe y yo edito, conjugación que asumimos por el puro placer de ser y de estar. Tres años después con un nuevo orden mundial volvemos con una innovadora propuesta literaria. 

La audio serie titulada Sombras de esperanza, basada en hechos reales, donde una maleta con escuetos recuerdos que polvo son y en polvo se convertirán narran los objetos y su atmosfera, Luz Esperanza su protagonista ante el reflejo de su ser en aquel espejo, consumida por la irrealidad en la que fue obligada a vivir se cuenta como la historia de su vida que le negaron, que le arrebataron es ahora aquella ruina circulare. De escenario Nicaragua y de fondo el Malinche con un sistema radicular agresivo, acaparador de espacio para expandir sus raíces, resístete a los periodos de sequía. 

La guerra contra las mujeres apremiante es, los tiempos convulsos para nosotras no cesa, no dejan tregua alguna en el bélico enfrentamiento, caos, confusión, desalojo del ser, exposición mediática, escarnio, vulneración, manipulación, mentiras, sobre todo ésta es una gran protagonista ante el desafío de lograr el real reconocimiento de los derechos humanos de las féminas que buscamos incidir en este mundo sesgado, frívolo, frágil y precario. Este mundo es cruel, además de ser esplendido. Hemos de alumbrar constantemente nuestros pensamientos con nuestro dolor y darles maternalmente cuanto poseemos. Todo cuanto somos significa para nosotros lo que la vida, transfiguración en luz y llama. El mundo de ahora en las profundidades del dolor que impera, damos por hecho y desconocemos si llegado el final seremos mejores o peores de lo que antes éramos.  

Sófocles en su poética obra nos enseña que para habitar el mundo se necesita vincular con el pasado que nos habita, que habrá que reconocernos a través de la gramática que nos ordena. Ya nos lo sugirió Albert Camus en el mito de Sísifo. Habitar el mundo es enfrentar siempre la disyuntiva. No sabemos a dónde vamos, pero sí de dónde venimos. Si somos seres en el mundo es porque somos seres de sombras. 

Judith Butler cita que Cortázar creía que debemos ser conscientes del lenguaje que empleamos a la hora de describir el mundo, pues está plagado de significados inconscientes historias sociales un legado de lucha y sometimiento. Puede que el lenguaje que más claro nos resulte se acabe revelando como el más opaco, e incluso engañoso, cuando empezamos a excavar en la historia. ¿Cuáles son esas vidas que si se pierden no se consideran en absoluto una perdida? ¿Es posible que algunas de nuestras vidas se consideren llorables y otras no? 

El viento de caricia profusa abanica la elevación natural del terreno de poca altura en medio del llano, extendido al horizonte, desde acá se pueden mirar las raíces marginares, éstas se ensanchan por encima y por debajo del suelo; de forma que no superen su presión admisible ni produzcan cargas zonales; son el estribo. La tarde está por caer, su arrebol destellante asume estoicamente el fin, la promesa del mañana recorre los circuitos vasculares.  

Mi ociosa existencia… 

Lectura recomendada || Sin miedo: Formas de resistencia a la violencia de hoy 

Autora|| Judith Butler

MV

Marche Garciroja es hispanista, lectora sin tiempo y espacio, de escritura intertextual y fragmentada. Se licenció en letras hispánicas por la Universidad de Guadalajara. Coordina el Programa de Desarrollo de Habilidades Lectoras de la Biblioteca Antonio Alatorre dentro del Plan de Fomento, Promoción y Animación de la Lectura.
Correo: garciroja@gmail.com

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad